Inicio ASP Dr. Santiago Palacios (Samem): «Los nutracéuticos evitan tomar el fármaco hormonal en...

Dr. Santiago Palacios (Samem): «Los nutracéuticos evitan tomar el fármaco hormonal en el 60% de los casos con sintomatología leve»

Director de la Clínica Palacios y presidente del Congreso Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (Samem)

Nutracéuticos

..Ana González-Besada.
..Cristina Cebrián (Fotografía y vídeo)
Las dimensiones de salud de la mujer, la osteoporosis, los tratamientos no hormonales y la falta de adherencia, son algunos de los temas tratados en el XXII Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (Samem). En este sentido, el Dr. Santiago Palacios, presidente de Samem y director de la Clínica Palacios, ha comentado con iSanidad, que el objetivo principal del congreso consiste poner en relieve la importancia de la salud de la mujer, así como ofrecer la información necesaria para una mayor concienciación sobre las diferentes patologías relacionadas.

Asimismo, el especialista ha destacado el uso de los nutracéuticos, como primera medida para prevenir enfermedades e intentar prescindir de los tratamientos hormonales, especialmente en las pacientes con sintomatología leve o moderada, evitando «en un 60% de los casos» la toma de fármacos con sus posibles efectos secundarios.

Dr. Palacios: «Enfermedades que antes veíamos muy poco, ahora se están viendo demasiado»

En el XXII Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer se abordaron cinco dimensiones de salud de la mujer, ¿cuáles son?
Hay cinco grandes dimensiones, directas e indirectas, en la salud de la mujer: el bienestar físico, psíquico, social, económico y sexual. Este último es del que más se habló durante el congreso, sobre todo, de las enfermedades de transmisión sexual. Por ejemplo, la clamidia se ha disparado considerablemente. De hecho, en un centro público de la Comunidad de Madrid aseguran que, tanto la clamidia como el gonococo aumentan exponencialmente. No cabe la menor duda que enfermedades que antes veíamos muy poco, ahora se están viendo demasiado.

Por otra parte, se abordó la importancia del sida en la actualidad y los grandes progresos que ha habido en los últimos años. En concreto, en salud de la mujer, se ha puesto en relieve el valor de poder tomar un fármaco preventivo en casos de riesgo o, por ejemplo, en el caso de dar a luz. Es algo que puede prevenir de una manera tremenda. Me ha parecido un tema precioso y muy importante en el congreso.

«Solo una de cada cuatro mujeres que tienen una fractura osteoporótica se recupera completamente»

NutracéuticosUna de las enfermedades claves en la mujer, asociada sobre todo a la menopausia, es la osteoporosis. Teniendo en cuenta que ha crecido la esperanza de vida de la población, ¿cómo ha evolucionado la incidencia de esta enfermedad?
Estamos muy tristes porque no se está haciendo bien, posiblemente por una falta de políticas estructuradas respecto a la información a los pacientes, al diagnóstico y a los tratamientos. Este aspecto es fundamental dado que, al ser una enfermedad crónica, la importancia de esos tratamientos es el cumplimiento y la adherencia que tienen que tener las pacientes.

Por ello, quisimos hacer una llamada de atención al respecto ya que, evidentemente, sí está aumentado muchísimo la incidencia. En la población hay dos factores fundamentales en la osteoporosis: la edad y el sexo femenino. En este sentido, la población está envejeciendo significativamente, de tal manera que, en estos momentos, calculamos que hay unas 350.000 fracturas al año en España y se estima que dentro de ocho años serán 450.000 aproximadamente. Es decir, un crecimiento exponencial increíble con todo lo que conlleva de mortalidad, morbilidad, coste social y, desde luego, la pérdida de la calidad de vida. Solo una de cada cuatro mujeres que tienen una fractura osteoporótica se recupera completamente.

Asimismo, uno de los puntos que estamos queriendo resaltar es la ruta asistencial. Además, se habló de ello específicamente durante el congreso. ¿Qué significa? Que una mujer no sabe a dónde ir ni cómo ir si tiene riesgo o ha tenido una fractura. Y, por lo tanto, lo que tenemos que hacer es facilitar la ruta asistencial a las mujeres que tienen alto riesgo de fractura por osteoporosis.

«Hemos calculado que con las unidades de coordinación de la fractura (FLS) podríamos evitar un total de 23.000 fracturas»

¿Hasta qué punto resultarían útiles en España la implantación de unidades de coordinación de la fractura?
Las unidades de coordinación de la fractura son fundamentales. En primer lugar, si una persona ha tenido ya una fractura, el riesgo de que vuelva a tener otra ese mismo año se multiplica por cuatro. Por tanto, son un grupo muy claro y de alto riesgo que los médicos priorizamos y, si una unidad multidisciplinaria hospitalaria toma cargo de esa paciente, las posibilidades de reducir el riesgo de tener otra fractura son tremendas.

Actualmente hay 70 unidades de cuidados de fractura multidisciplinares en España, las FLS que llamamos nosotros, y hemos calculado que podemos evitar en total 23.000 fracturas. Por tanto, estas unidades son fundamentales y lo que hay que hacer ahora es facilitar el camino para poder llegar a ellas, lo que hemos llamado antes, la ruta asistencial.

«Los nutracéuticos juegan un papel muy importante en los tres primeros meses para intentar evitar los fármacos»

Nutracéuticos¿Qué beneficios están aportando los tratamientos no hormonales para lossofocos producidos por la menopausia?
Otro de los temas vitales durante el encuentro han sido los tratamientos hormonales y no hormonales. Personalmente, siempre digo que es algo que está cambiando muchísimo. Hoy por hoy, creo que hay tres escalones importantes en casi todas las patologías o alteraciones. Uno son los cuidados de medidas higiénico dietéticas, es decir, el ejercicio y la dieta; el tercero serían los fármacos; y, entre ambas, este escalón del medio, son los nutracéuticos. Éstos son todos los productos que tenemos naturales, no son fármacos y, efectivamente, muchas veces resultan menos eficaces que los fármacos. No obstante, en un 60% de los casos van a evitar tomar el fármaco con sus posibles efectos secundarios, sobre todo, en la sintomatología leve o moderada.

Luego el concepto de estos tres escalones, empezar por las medidas higiénico dietéticas, añadir un nutracéutico y esperar tres meses para ver si es suficiente y actúa, puede hacer que no se necesite el tratamiento. En este sentido, aquella paciente o mujer que necesite el tratamiento, se ha dado cuenta de que primero hemos empezado, por decirlo de alguna manera, con medidas más naturales y que, en el caso de que sea necesario, le damos el tratamiento final. Por lo tanto, los nutracéuticos, para mi, juegan un papel muy importante en los tres primeros meses para intentar evitar los fármacos.

«La mezcla de medidas higiénico dietéticas y nutracéuticos deberían de aplicarse al mayor número de pacientes posibles»

¿Para qué perfil de pacientes estaría indicado esta mezcla de medidas higiénico dietéticas y nutracéuticos?
Prácticamente para todas como primera medida, para evitar, si es posible, en un 60% el fármaco. Pero, sobre todo, en las mujeres que se quejan de alteraciones en la calidad de vida en la menopausia, leves y moderadas, porque posiblemente las que tengan síntomas severos vayan a necesitar una terapia hormonal, es decir, un tratamiento más contundente, al menos durante un tiempo. Después, a lo mejor, se podrá hacer el cambio a un nutracéutico. Por tanto, creo que como primera medida, podría ser interesante aplicarlo en la mayoría de las pacientes y, desde luego, en todas las que tengan sintomatología leve o moderada.

«En España creo que somos muy buenos en tratamientos agudos pero en la prevención no tanto»

Otro de los grandes frentes es la salud cardiovascular, siendo esta enfermedad la mayor causa de muerte en la mujer, ¿cómo se pueden prevenir este tipo de enfermedades?
Es cierto que ya, por fin, ha quedado claro que la patología cardiovascular es la más importante y la que causa mayor número uno de mortalidad en la mujer y que, por lo tanto, tenemos que prestar una atención especial.

En España creo que somos muy buenos en tratamientos agudos. Por ejemplo, una persona tiene un infarto, va al hospital, le cuidan de una manera magnífica, nadie duda de la gran calidad que existe en España y lo mismo podría de una fractura osteoporótica. Sin embargo, en la prevención no tanto. En muchas ocasiones se dice, «yo era de tensión baja». En este aspecto, uno es de tensión baja hasta que es de tensión alta evidentemente. Muchas veces ni se creen que tengan la tensión alta y es el momento en el que hay que empezar a tratar, lo mismo digo con el colesterol.

Hay cuatro factores de riesgo que delimitan la prevención cardiovascular, en la mujer fundamentalmente, que tenemos que tener un especial cuidado. Estos son: la hipertensión, el colesterol, la obesidad y la diabetes. Estas cuatro patologías que son específicas, son las que elevan de una manera tremenda el riesgo cardiovascular en la mujer y es en donde deberíamos de insistir. Insistir no solo significa diagnosticar y tratar, sino también hacer un seguimiento porque, como en toda patología crónica, el abandono de los tratamientos es de un 50% al cabo de un año. Por ello tenemos que estar ahí y hacer un seguimiento en esa paciente y concienciarla.

«La toma de decisión compartida tiene como punto positivo la concienciación de la importancia del tratamiento y el seguimiento del mismo»

Uno de los temas que más bonitos e interesantes que me parecen ahora mismo, es la toma de decisión compartida. Esto implica que, aparte de que el médico tenga que informar mucho a la paciente y decirle las posibles opciones, tiene también como punto positivo la concienciación de la importancia del tratamiento y el seguimiento del tratamiento de la paciente. Claro, la paciente tiene que cumplir con esos criterios, pero la toma de decisión compartida creo que va a ser obligatorio en España, además de un tema apasionante.

Nutracéuticos¿Cuál es la causa principal de esa falta de adherencia al tratamiento? ¿Cómo se puede paliar?
Diría que hay muchos motivos por los que se produce la falta de adherencia. Primero, porque se aburren. Segundo, porque hay enfermedades, como puede ser por ejemplo, el colesterol, que la paciente no nota nada, es decir, no te duele. Cuando lo notas es cuando tienes un infarto. No es, como por ejemplo, la artrosis, que la rodilla te está recordando que te está doliendo continuamente e intentas tomar medidas, sino que son enfermedades silenciosas, lo mismo pasa con la osteoporosis. Por tanto, son temas que hay que tener en cuenta.

«Hay una bajada espectacular de la toma de fármacos en España durante los meses de julio y agosto»

Por otra parte, como anécdota curiosa, hay una bajada espectacular de la toma de fármacos en España durante los meses de julio y agosto. Parece que las vacaciones son también para el fármaco. Considero que esto se debe a que el paciente debería de ir al médico y, cuando está fuera, decide acudir a su médico al volver. Creo que el mensaje es claro, la concienciación del propio paciente hacia su enfermedad y esa concienciación viene dada a través de la información y formación para que ella misma asuma esa obligatoriedad de una buena adherencia al tratamiento. Es una de las cosas que más tenemos que mejorar en España.

Un amigo mío decía que hay otro motivo, que también es verdad, que es el teléfono, por decirlo de alguna manera. Es fundamental. ¿A qué me refiero? Si uno está tomando un fármaco y nota por ejemplo, molestias en el estómago, si tiene la opción de llamar directamente a su médico, este podrá adaptar el tratamiento, por lo que habría también menos abandonos. Por tanto, si no tiene la facilidad de poder contactar con ese médico, lo abandona. Y eso que ha mejorado mucho con la pandemia. Las posibilidades de comunicarte por otras vías nos ha facilitado mucho esa conexión, no todo ha sido negativo con la pandemia. En este sentido, las conexiones entre médicos y pacientes no presenciales se han disparado de una manera tremenda. Ojalá tengamos en cuenta esto y en el futuro podamos seguir haciéndolo.

«Cuando estemos concienciados de que la gravedad de un proceso agudo es igual en el hombre que en la mujer, podremos actuar rápidamente y mejorar»

En cuanto al proceso agudo en la enfermedad cardiovascular una vez que se produce, ¿hay diferencias en el abordaje entre hombre y mujer?
Muchas. Una de las grandes protestas que ha habido, pero creo que ya empieza a haber concienciación, es que si un hombre tiene un dolor precordial o torácico, automáticamente se toman unas medidas rápidas pensando que puede ser un infarto. Sin embargo, respecto a la mujer, es algo que ha tardado mucho más tiempo. Se pensaba que podría ser, por ejemplo, algo de estómago, angustia o ansiedad y, en consecuencia, se hacían diagnósticos y tratamientos tardíos. Por tanto, la gravedad de la enfermedad era mayor.

Hoy por hoy, se han realizado varios artículos en los que se ha llamado la atención sobre esta problemática y creo que ya estamos concienciados de que la causa número uno de muertes en procesos agudos de la mujer está ahí y que, por lo tanto, debemos de pensar en hombres y en mujeres de la misma manera. No obstante, creo que sí que está llegando y es algo que va a mejorar mucho la mortalidad, porque en el momento que estemos concienciados de que la posible gravedad de un proceso agudo, es igual en el hombre que en la mujer, podremos actuar rápidamente y mejorar.

Noticias complementarias: