Dr. José Merino (Unilabs): «Los pacientes que vayan a recibir un tratamiento inmunosupresor deben hacerse una prueba de tuberculosis latente»

..Redacción.
La incidencia de la tuberculosis ha experimentado un descenso en lis últimos años. No obstante, resulta aún un problema de salud. En una entrevista con iSanidad con motivo del Día Mundial de esta enfermedad, el Dr. José Merino, especialista en Microbiología y Parasitología en Unilabs, considera necesario que cualquier paciente que vaya a recibir un tratamiento inmunosupresor se someta antes a una prueba de para la detección de tuberculosis latente como IGRA.

¿Cuál es la incidencia de la enfermedad y cómo ha evolucionado en los últimos años?
Según la OMS, en el mundo se detectan nueve millones de casos de tuberculosis al año y se producen 1,5 millones de muertes. En España, en 2019 se registraron 4.400 casos. La incidencia ha ido disminuyendo de forma progresiva desde los 20 por 100.000 casos en 2007 hasta un 9,39 por 100 000 en la actualidad.

¿Qué volumen de pacientes sin diagnosticar podría existir en España?
Gracias a los programas de vigilancia epidemiológica de las comunidades autónomas, que incluyen tanto el diagnóstico y tratamiento de los casos como el estudio de los contactos, actualmente en nuestro país quedan pocos casos sin diagnosticar.

La infección de tuberculosis se puede convertir en enfermedad (reactivación), sobre todo en ciertas situaciones, como el inicio de un tratamiento inmunosupsor

¿Qué obstáculos existen en nuestro país para el diagnóstico de esta enfermedad?
Desde el inicio de la pandemia se ha apreciado una disminución en el diagnóstico de los casos de tuberculosis, debido en gran medida a una menor asistencia a los centros de salud. De la misma manera, existen opiniones que abogan por que el uso de la mascarilla ha reducido de manera muy significativa la transmisión del bacilo.

¿Qué importancia juega en el pronóstico del paciente un diagnóstico precoz?
Un diagnóstico precoz juega un papel clave en el pronóstico del paciente. Su retraso influye en una presentación tardía de los cuadros, detectándose de esta manera formas más evolucionadas. Normalmente responden bien al tratamiento, excepto en pacientes con formas diseminadas, tal es el caso de inmunodeprimidos.

Una vez que existe un diagnóstico, ¿cómo debe abordarse a estos pacientes?
Un paciente ya diagnosticado debe cumplir un protocolo estándar de tratamiento: durante los dos primeros meses con un cocktail de cuatro fármacos (isoniacida, rifampicina, pirazinamida y etambutol), seguido de una segunda fase con únicamente isoniacida y rifampicina durante cuatro meses más. Asimismo, es de vital importancia llevar a cabo el estudio de contactos del paciente. Ello posibilita interrumpir la cadena de transmisión de la enfermedad.

Desde el inicio de la pandemia se ha apreciado una disminución en el diagnóstico de los casos de tuberculosis, debido en gran medida a una menor asistencia a los centros de salud

¿Qué riesgo supone esta bolsa de pacientes sin diagnosticar?
Los pacientes no diagnosticados representan un mayor riesgo de transmisión. Generalmente puede darse esta situación en la población con poco acceso al sistema sanitario o personas que viven en condiciones de hacinamiento.

¿Debería realizarse una prueba de detección de la tuberculosis a todos los pacientes que vayan a recibir un tratamiento inmunosupresor en España para evitar los riesgos de una tuberculosis latente?
Los pacientes que vayan a recibir un tratamiento inmunosupresor deben someterse a una prueba de detección de tuberculosis latente como el IGRA (ensayo de estimulación de interferón gamma). Se trata de una prueba de sangre que mide el grado de reacción del sistema inmunitario de una persona ante las bacterias de la tuberculosis.

De igual manera, es importante establecer la diferencia entre tuberculosis activa (enfermedad) y latente (infección) ya que esta última no es contagiosa y su frecuencia en la población varía según la edad, entre un 1% y un 20% en España. Por otra parte hay que destacar que la infección se puede convertir en enfermedad (reactivación), sobre todo en ciertas situaciones, como estados de inmunosupresión por fármacos, desnutrición y algunas enfermedades: diabetes, pacientes HIV positivos, etc.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en