Cardiólogos, nefrólogos y urgenciólogos reclaman una guía de actuación común para el abordaje multidisciplinar de la hiperpotasemia crónica

..Redacción.
Entre un 2-3% de la población mundial sufre de hiperpotasemia. Sin embargo, esta cifra es mucho más elevada en pacientes con enfermedad renal crónica (ERC), insuficiencia cardiaca, diabetes o hipertensión, los cuales presentan 2-3 veces mayor riesgo de padecer esta enfermedad. Sin embargo, todavía no existe una guía multidisciplinar para el abordaje de la hiperpotasemia crónica, salvo un documento de consenso elaborado por la Sociedad Española de Medicina de Urgencia y Emergencias (Semes), la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Sociedad Española de Nefrología (SEN). En este documento se han recomendaciones para el manejo de la hiperpotasemia en Urgencias. Así lo han puesto de manifiesto diferentes especialistas reunidos en el Foro de Transformación K+. Una iniciativa del Instituto por la Hiperkalemia organizado por AstraZeneca.

Entre un 2-3% de la población mundial sufre de hiperpotasemia, per esta cifra aumenta en pacientes con ERC, insuficiencia cardiaca, diabetes o hipertensión

En la práctica clínica, la ERC y algunos fármacos son los factores que más contribuyen al desarrollo de la hiperpotasemia. Sin embargo, su prevalencia y recurrencia aumenta con el número de comorbilidades del paciente. Por eso, cada vez es más frecuente entre enfermos polimedicados de edad avanzada, especialmente si presentan diabetes, EREC o IC. «La insuficiencia cardiaca puede llegar a disminuir el flujo de sangre a los riñones. Esto, a su vez, es causa de insuficiencia renal o hiperpotasemia», advierte el Dr. Julio Núñez Villota, coordinador de la Unidad de Fallo Cardiaco del Hospital Clínico  Universitario de Valencia. «Mejorar la atención del paciente con hiperpotasemia requiere una atención multidisciplinar integrada», añade.

Con este objetivo nace el Foro de Transformación K+. Esta iniciativa reúne a profesionales de diferentes especialidades implicadas en el manejo y control de la patología. «El evento surge de la necesidad de crear un espacio de encuentro y debate para mejorar la atención al paciente. Pero no de una forma unilateral, sino en colaboración con las diferentes especialidades involucradas, clave para promover una atención integrada multidisciplinar que responda a las necesidades de los pacientes. a mejorar los procesos asistenciales ayudándonos de las nuevas tecnologías en consonancia con las recomendaciones de las guías internacionales y de las nuevas opciones terapéuticas»,  subraya Ana Pérez, directora médica y de Asuntos Regulatorios de AstraZeneca España.

Dr. Julio Núñez Villota: «Mejorar la atención del paciente con hiperpotasemia requiere una atención multidisciplinar integrada»

Por su parte, Félix Rubial, director académico del programa, afirma que la dinámica que se ha aplicado en el Foro se ha vertebrado en torno a dos ejes: la participación activa de todos los participantes y la orientación práctica. «Todo ello ha permitido poner los cimientos para el abordaje interdisciplinar en cada uno de los centros de procedencia, desde la transformación organizativa y la gestión por procesos”, ha señalado Rubial.

«En la actualidad hay un abordaje de la hiperpotasemia crónica con matices de las distintas especialidades. Sería recomendable aunarlo bajo un criterio común para este tipo de pacientes, puesto que hasta no hace mucho tiempo se trataba de una patología más restringida a la Nefrología y hoy en día, dada la multidisciplinariedad que existen entre las distintas especialidades para poder abordar el problema del potasio, se deben incluir en el tratamiento de la hiperpotasemia”, advierte el Dr. Enrique Morales Ruiz, del Servicio de Nefrología del Hospital 12 de Octubre de Madrid.

Sin embargo, todavía no existe una guía multidisciplinar de manejo y tratamiento de la hiperpotasemia crónica

Desde la óptica de los Servicios de Urgencias la Dra. Esther Álvarez Rodríguez, responsable de la Unidad de Urgencias del Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés, señala que «aunque desde Urgencias tenemos mucha facilidad para el diagnóstico de la hiperpotasemia dado el rápido acceso que tenemos a la determinación analítica, incluso desde dispositivos en el propio lugar de la asistencia es necesario centrarse en la prevención de nuevos episodios de hiperpotasemia ya que se trata de un trastorno que recurre con frecuencia, así como asegurar un seguimiento posterior del proceso, preferiblemente en consultas especializadas», explica.

«La transformación llega de la mano de un cambio en el abordaje de la hiperpotasemia porque en ella la Nefrología convive con otras especialidades como Cardiología, Medicina Interna o Urgencias, entre otras. Del diálogo entre todas conseguiremos esta transformación en el seguimiento de la patología», matiza Ana Pérez.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en