Investigadores de Galicia sintentizan y caracterizan una nueva molécula que puede causar la muerte de las células del cáncer

Los investigadores del estudio que hay sistentizado y caracterizado una nueva molécula contra el cáncer

..Redacción.
Se llama Ag5 y tiene solo cinco átomos de plata que causan la muerte de células del cáncer según se ha demostrado en experimentos con modelos animales, así es la nueva molécula cuyas acciones biológicas han caracterizado investigadores del Grupo Gallego de Investigaciones Oncológicas del CiMUS y han sintetizado sus compañeros del grupo Nanomag del iMATUS de la Universidad de Santiago de Compostela.

La molécula se llama Ag5 y tiene solo cinco átomos de plata que han mostrado actividad antitumoral en ratones con cáncer de pulmón metastásico

El trabajo se ha publicado en la revista científica Advanced Functional Materials y los investigadores continuarán estudiando el uso médico de moléculas de muy pocos atómos que tienen un potencial farmacológico. En el caso de la molécula Ag5, es capaz de causar la muerte de la célula «dependiendo del estado del metabolismo energético celular”, según explica Vanesa Porto, primera firmante del artículo.

Entre otras alteraciones, en las células tumorales el metabolismo energético está aumentado, es decir, se da un incremento de especies oxidantes. Su objetivo es sustentar de manera más eficaz la proliferación neoplásica. En cambio, en las células normales existe un equilibrio entre los oxidantes y antioxidantes celulares, lo que es fundamental para mantener las funciones y supervivencia. Las alteraciones en este balance darían lugar a la muerte celular por apoptosis. ¿Qué papel puede jugar la molécula de cinco átomos de plata Ag5?

La molécula de plata de cinco átomos provoca la muerte de las células del cáncer por su metabolismo energético 

Según explica Porto, «el metabolismo energético de las células tumorales está aumentado para mantener su gran proliferación. Como resultado, la generación de especies reactivas de oxígeno está incrementada en las mitocondrias de los tumores. Para contrarrestar la oxidación producida por estos altos niveles, estas mismas células están equipadas con una potente maquinaria antioxidante. Aquí es donde actúan los clústeres de plata de cinco átomos ya que catalizan la oxidación irreversible de estas proteínas provocando, por tanto, la muerte celular«.

El trabajo que han desarrollado demuestra la eficacia terapéutica de Ag5 en animales de
experimentación. Utilizando un modelo de cáncer de pulmón metastásico se mostró
que Ag5 inhibe el crecimiento tanto del tumor primario como de las metástasis en los
ganglios linfáticos. Estos hallazgos son de particular interés, porque los niveles altos de
especies oxidantes se han descrito tanto en células tumorales en proliferación como
en entornos metastásicos.

En el modelo de ratón se demostró que la molécula Ag5 inhibe el crecimiento tanto del tumor primario como de las metástasis en los ganglios linfáticos

La primera molécula con propiedades biológicas resultado de la colaboración entre los
grupos de Nanomag que lidera Arturo López Quintela y el de Fernando Domínguez en el CiMUS ha sido el clúster de plata de tres átomos. Esta molécula aumenta la
accesibilidad de fármacos que se unen al ADN tales como el cisplatino al disminuir la
compactación de la cromatina. De esta forma, cuando se combinan los cluster con la
quimioterapia mejora su eficacia terapéutica.

Pero estos clústeres no poseen actividad antitumoral por sí mismos. Sin embargo, y
como demuestra este nuevo trabajo, los clústeres de plata de cinco átomos, dos átomos más que en el estudio anterior, sí que poseen actividad antitumoral per se. «Esta actividad antitumoral se explica gracias a la excepcional actividad catalítica de estas moléculas» argumenta David Buceta, coautor del estudio.

La nanomedicina es una opción «prometedora» porque actúa de «manera muy precisa y dirigida al foco del problema»

Desde el CiMUS, con una larga experiencia en nanotecnología y nanomateriales, explican que la nanomedicina es una «prometedora» opción para el tratamiento del cáncer. «Utilizarla permite combatir la enfermedad de manera muy precisa y dirigida apuntando al foco del problema», señala la investigadora. Esta concreción, «facilita que el tratamiento sea especialmente destructivo con las células malignas, sin afectar ni dañar las células sanas”.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en