Inicio ASP La infección por herpesvirus puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes, según...

La infección por herpesvirus puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes, según un estudio

dapagliflozina-diabetes-tipo-2

..Redacción.
Dos herpesvirus comunes pueden contribuir a alterar el metabolismo de la glucosa y a aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 (DT2) entre las personas infectadas. Esta es la conclusión de un estudio publicado en Diabetología, la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD).

Los herpesvirus son uno de los virus más frecuentes en el ser humano, con ocho tipos conocidos en la actualidad: los virus del herpes simple (VHS) 1 y 2, el virus de la varicela-zóster (VZV), el virus de Epstein-Barr (EBV), el citomegalovirus (CMV) y los herpesvirus humanos (HHV) 6, 7 y 8. Todos ellos causan infecciones latentes de por vida en sus huéspedes tras una infección primaria inicial, generalmente leve o asintomática.

La diabetes tipo 2 es una de las enfermedades metabólicas más extendidas e importantes. Se estima que el 9,3% de la población mundial padecía esta enfermedad en 2019. Además, ejerce una elevada carga de mortalidad, principalmente debido a las enfermedades cardiovasculares resultantes. Se conocen muchos factores de riesgo conductuales, ambientales y genéticos para la DT2, pero hasta hace poco sólo se había propuesto que los virus desempeñaran un papel en el desarrollo de la diabetes de tipo 1, en la que el páncreas deja de producir suficiente insulina.

Dos herpesvirus comunes pueden contribuir a alterar el metabolismo de la glucosa y a aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 entre las personas infectadas

Se puede diagnosticar que una persona tiene prediabetes cuando presenta una alteración de la glucosa en ayunas (GAA) o una alteración de la tolerancia a la glucosa (ATG). Estudios anteriores han revelado que la tasa de incidencia de la DT2 es mucho mayor en las personas con prediabetes (7,6% por persona-año) que entre los individuos con tolerancia normal a la glucosa (0,6% por persona-año). La investigación se basó en los datos sanitarios de 1.967 individuos de la plataforma de investigación sanitaria basada en la población KORA (Investigación Sanitaria Cooperativa en la Región de Augsburgo), en el sur de Alemania.

La investigación se basó en los datos sanitarios de 1.967 individuos de la plataforma de investigación sanitaria basada en la población KORA

Los participantes se sometieron a exámenes de salud detallados al inicio (2006-2008) y en el seguimiento (2013-2014), que incluían pruebas para detectar la presencia de herpesvirus humanos, pruebas de tolerancia a la glucosa oral (OGTT) y medición de la hemoglobina glucosilada (HbA1c), una medida del control de la glucemia en los tres meses anteriores.

El grupo de estudio tenía una edad media de 54 años al inicio del estudio, 962 (49%) eran hombres y 999 (51%) eran mujeres. El análisis de la incidencia del desarrollo de prediabetes utilizó los datos de los 1.257 participantes con tolerancia normal a la glucosa al inicio del estudio con una edad media de 49 años, el 42% hombres y el 58% mujeres, 528 y 729 individuos, respectivamente.

Los participantes sin diagnóstico previo de DT2 se sometieron a una OGTT estándar. Así, se les asignó el estado de diabetes utilizando los umbrales recomendados por la Asociación Americana de Diabetes. Además, se realizaron análisis adicionales de las muestras de sangre para detectar la presencia de anticuerpos contra siete de los ocho herpesvirus humanos conocidos. Esto indicaría la presencia de infecciones tanto primarias como latentes.

Los autores descubrieron que la edad, el IMC, el tabaquismo y los años de educación estaban relacionados con el riesgo de desarrollar tanto prediabetes como diabetes tipo 2

También se evaluaron en la línea de base variables que se sabe que están asociadas con el riesgo de diabetes: sexo, edad, IMC, años de educación, haber fumado alguna vez, actividad física en el tiempo libre, diabetes de los padres e hipertensión (definida como presión arterial superior a 140/90mmHg).

La prevalencia de prediabetes (IFG e IGT) fue del 27,5% al inicio y del 36,2% en el seguimiento. Asimismo, la DT2 estaba presente en el 8,5% de los participantes al inicio y en el 14,6% en el seguimiento. De los 1.257 voluntarios con tolerancia normal a la glucosa al inicio del estudio, 364 desarrollaron prediabetes y 17 DT2 durante el periodo medio de seguimiento de 6,5 años. Los autores descubrieron que la edad, el IMC, el tabaquismo y los años de educación estaban relacionados con el riesgo de desarrollar tanto prediabetes como DT2.

Los análisis de sangre realizados al inicio del estudio revelaron que el VEB era el herpesvirus más prevalente, con un 98% del grupo de muestra seropositivo, seguido del VHS1 (88%), el VHV7 (85%), el VZV (79%), el CMV (46%), el VHV6 (39%) y el VHS2 (11%). Los participantes eran seropositivos para una media de 4,4 herpesvirus al inicio y 4,7 en el seguimiento. Alrededor de un tercio (34%) dio positivo a más virus al final del periodo de seguimiento, el 54% tenía el mismo número y solo el 12% dio positivo a menos virus que al principio.

El VEB era el herpesvirus más prevalente, con un 98% del grupo de muestra seropositivo, seguido del VHS1 (88%), el VHV7 (85%), el VZV (79%), el CMV (46%), el VHV6 (39%) y el VHS2 (11%)

Aunque los herpesvirus son persistentes en sus huéspedes, no siempre pueden ser detectados por los anticuerpos en sangre. La infección suele producirse en la primera infancia, pero puede tener lugar en etapas posteriores de la vida. Por ello, aunque las seroconversiones observadas pueden ser casos nuevos, es más probable que se deban a la respuesta inmunitaria a un virus no detectado anteriormente. Del mismo modo, una persona que pierde la seropositividad no puede considerarse libre del virus y es mucho más probable que se encuentre en un estado de latencia indetectable.

De los siete herpesvirus examinados, el VHS2 y el CMV se asociaron a la incidencia de prediabetes entre individuos con una tolerancia normal a la glucosa al inicio del estudio, independientemente de otros factores de riesgo. Los individuos con VHS2 tenían un 59% más de probabilidades de desarrollar prediabetes que los que eran seronegativos, mientras que la infección por CMV se asoció con un 33% más de incidencia de prediabetes.

El estudio descubrió que tanto el VHS2 como el CMV contribuían de forma consistente y complementaria al desarrollo de prediabetes, incluso después de tener en cuenta el sexo, la edad, el IMC, la educación, el tabaquismo, la actividad física, la diabetes de los padres, la hipertensión, los niveles de lípidos, la resistencia a la insulina y la glucosa en ayunas. El VHS2 también se asoció con los niveles de HbA1c, independientemente de otros factores de confusión y de la propia prevalencia de prediabetes.

Los individuos con VHS2 tenían un 59% más de probabilidades de desarrollar prediabetes que los que eran seronegativos, mientras que la infección por CMV se asoció con un 33% más de incidencia de prediabetes

«Nuestro estudio sugirió que mientras la incidencia de prediabetes se explicaba principalmente por la edad, el IMC, el colesterol y la glucosa en ayunas, tanto el VHS2 como el CMV añadían información de riesgo adicional y complementaria, a pesar de la alta prevalencia y coocurrencia viral», explican los autores de la Ludwig-Maximilians University and Helmholtz en Múnich (Alemania).

Los mecanismos por los que estos virus podrían contribuir al desarrollo de la prediabetes aún están por descubrir. Tanto el VHS2 como el CMV causan infecciones crónicas que podrían modular el sistema inmunitario estimulando o suprimiendo su actividad. Esto, a su vez, puede influir en la función del sistema endocrino (hormonal). Investigaciones anteriores han establecido que existen causas aún desconocidas de la DT2, además de las que implican el desarrollo del síndrome metabólico.

«Estos resultados ponen de manifiesto la relación entre los virus y la prediabetes, así como la necesidad de realizar más investigaciones que evalúen las estrategias de prevención vírica en el ámbito de la salud pública, incluyendo posiblemente el desarrollo de vacunas eficaces contra los herpesvirus», concluyen los autores de la investigación.

Noticias complementarias