Inicio ASP Eliminar a los maestros y tutores para caer en la mediocridad

Eliminar a los maestros y tutores para caer en la mediocridad

..Luis de Haro. director general de iSanidad.
La diferencia entre algunas de las sociedades del s. XXI es la posición que se tiene ante los maestros y tutores. Es muy interesante ver como algunas de las sociedades, que realmente sí son avanzadas, fomentan que los mejores también se dediquen a la formación. El refranero popular recuerda que “bien aprende quien buen maestro tiene”.

Dos de las sociedades principales de atención primaria acaban de pedir mayor presencia de la Medicina de Familia en la Universidad. Es evidente que si no hay buenos maestros y tutores, solo tenemos dos catedráticos de atención primaria en España, no habrá buenos alumnos. Si no se ayuda a que los mejores profesionales pasen a ser maestros y tutores de primaria, ¿de quién van a aprender los alumnos?, ¿de los mediocres? Hay que potenciar que los que tienen interés puedan aprendar de los mejores.

Si no se ayuda a que los mejores profesionales pasen a ser maestros y tutores de primaria, ¿de quién van a aprender los alumnos?, ¿de los mediocres?

Los buenos maestros y tutores tienen empatía y paciencia con los alumnos. Son capaces de ponerse en lugar de alumno y entender sus dificultades e inquietudes, y lo hacen con los más avezados y con los más lentos. Son ejemplo porque transmiten su interés, su entusiasmo y su afán de ampliar conocimientos, los propios y los de los alumnos. El buen maestro despierta la curiosidad ante lo que le rodea, con creatividad. Mejorar el sistema, mejorar la atención primaria o mejorar la odontología solo sucederá si tenemos a los mejores maestros y tutores.

Si queremos un sistema sanitario con médicos y odontólogos de primer orden, pongamos a los mejores al frente de la formación. Si tenemos que elegir un lugar para formarnos (grado, master o curso), elijamos al que tenga a los mejores. Pidamos a las universidades que atraigan talentos, pero pidamos a las administraciones que fomenten que los mejores sean maestros y tutores para esculpir a los futuros mejores profesionales.

Noticias complementarias