Inicio ASP La botica en la expedición de la primera vuelta al mundo

La botica en la expedición de la primera vuelta al mundo

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof) ha organizado una exposición que recrea la ruta seguida por la expedición que partió de Sevilla en 1519 y muestra el inventario de los productos medicinales que componían la botica

botica-expedición-vuelta-mundo

..Redacción.
Sevilla ha acogido durante la última semana de manera conjunta el 80 Congreso de la Federación Internacional Farmacéutica (FIP), y el 22 Congreso Nacional Farmacéutico. En este contexto, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof) ha organizado la exposición La botica en la expedición de la primera vuelta al mundo, que recrea la ruta seguida por la expedición al partir de Sevilla en 1519. La presencia farmacéutica fue evidente a través de los productos medicinales que componían la botica embarcada.

El boticario sevillano Juan Bernal fue el encargado de preparar estos productos para las naves de la expedición española, comandada por Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, cuyo destino eran las tierras de la Especiería. El elemento central de la exposición es el manuscrito original del inventario de dichos productos farmacéuticos, dividiéndose en 3 zonas expositivas.

La Navegación
En la primera zona expositiva hay una visión general del arte de navegar y la náutica en tiempos de la expedición de Magallanes y Elcano. Además, cuenta con una maqueta a escala de la Nao Victoria, así como una fiel reproducción del Portulano o Mapa denominado de Jorge Reinel de 1519, coetáneo del viaje. También se muestra algún astrolabio y esfera armilar que corresponden a las artes de navegación contemporáneas de la expedición.

La presencia farmacéutica en la expedición de la primera vuelta al mundo fue evidente a través de los productos medicinales que componían la botica embarcada

La Botica
botica-expedición-vuelta-mundo En este segundo espacio expositivo se recrea la botica de abordo que incluye una caja de medicamentos como las usadas en la época, así como balanzas, pesos ponderales y tarros de farmacia, acompañados de la reproducción de un caimán para indicar la presencia de drogas exóticas y su relación con la alquimia.

Este espacio se completa con un facsímil del inventario de dicha botica donde quedan recogidas fielmente las drogas puestas a disposición de los cirujanos y barberos para tratar las enfermedades y heridas. Las hojas figuran en la documentación relativa al flete original y su datación es del día 29 de agosto de 1519, quince días antes de la partida de la expedición del muelle de las Mulas. Respecto a la economía de la expedición, se recoge un coste total de 3.100.000 euros. Además, se indica que el coste de la botica fue de 4.600 euros, «40 veces inferior al vino y 29 veces inferior al pan».

En la exposición se ha podido conocer la Nao Victoria, representada por una maqueta. También botámenes y plantas descubiertas en el viaje o el inventario que recoge todos los productos que viajaban en el barco

Las Especias
En esta tercera zona expositiva se muestran las especias que se trajeron al concluir el viaje. Se descargaron 27.000 kilogramos entre las siete de las especias más codiciadas que los expedicionarios pudieron adquirir por trueque en El Maluco (Islas Molucas): azafrán, nuez moscada, sándalo, jengibre, canela, clavo y pimienta negra.

Originarias de Oriente y conocidas como «el oro de la época», las especias, como las sedas y los perfumes, eran productos muy cotizados en los mercados europeos, donde llegaban a multiplicar por cinco su valor original. Tras la caída de Constantinopla, las especias, ya de por si caras, por su venida a través de Asia y Europa (la denominada Ruta de Marco Polo), incrementaron notablemente sus precios. Así, se convirtieron en los más cotizados artículos de lujo. Por ello, su uso habitualmente estaba reservado a las capas más influyentes de la sociedad: realeza y nobleza.

botica-expedición-vuelta-mundo

En la exposición también se ha podido consultar la obra La botica en la expedición de Magallanes y Elcano, editada conjuntamente por Academia de Farmacia de Castilla y León y la editorial Taberna Libraria, con el apoyo de la Academia Iberoamericana de Farmacia y el Cgcof.

La exposición fue inaugurada por Jesús Aguilar, presidente del Cgcof; Cecilio J. Venegas, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Badajoz y autor del libro La botica en la expedición de Magallanes y Elcano, y Antonio Ramos, también autor de la obra y profesor del departamento de historia de la farmacia en la facultad de farmacia de Sevilla.

Noticias complementarias