Inicio ASP A Rosa Fuster le «explotan» los líos al final de su legislatura

A Rosa Fuster le «explotan» los líos al final de su legislatura

El final de la etapa de Rosa Fuster en Colegio de Valencia está dejando en entredicho toda su legislatura porque ya no tiene suficientes manos para tapar los agujeros legales en los que se ha ido metiendo, como si fuera la dueña del tercer colegio más grande de España con más de 12.500 colegiados.

Ella misma está actuando sabiendo que los problemas no los pagará ella personalmente, los pagará el Colegio como colectivo.

Condena por competencia desleal
Rosa Fuster decidió saltarse los contratos en vigor que ella misma había firmado para contratar un nuevo seguro de Responsabilidad Civil para todos los colegiados. La empresa elegida por ella fue Howden Ibéria, una empresa que ha tenido varias condenas por «competencia desleal», la última ratificada por el Tribunal Supremo, con cuantías superiores al millón de euros.

Uno de los motivos para elegir a Howden Iberia como responsable de los seguros del Colegio seguramente no será que la hija del Gerente, Andrés Martínez (amigo personal de la presidenta con un amplísimo volumen de expedientes de reclamación de la Tesorería de la Seguridad Social, y Tributaria) empezara a trabajar en dicha empresa, pero suena un poco extraño.

Fuster imputada por revelación de secretos profesionales
Otro de los grandes escándalos que se han destapado al final de la legislatura ha sido la imputación por el juez por un delito de revelación de secretos personales a la propia presidenta. Aprovechando su cargo en el Colegio, junto con el del secretario Vicente Roglá, estuvieron investigando y copiando los ficheros de trabajo de varios abogados.

El final de este caso será, seguramente, la inhabilitación profesional de ambos para cargos públicos y para ejercer como médicos.

Seguros por omisión
La presidenta decidió que ella era la que debía elegir el seguros de cada uno de los médicos de Valencia, y por eso mandó una carta diciendo que al que no ejerciera su derecho de oposición sería cargado el seguro colectivo de Responsabilidad Civil, aprovechando que el Colegio dispone de la cuenta corriente de todos los colegiados.

El lío fue tan grande que intervino el Consejero de Salud de la Generalitat Valenciana, hubo que anular las órdenes, cambiar las cosas y finalmente otra empresa fue la encargada de avalar a los médicos para que no estuvieran desprotegidos.

Denuncia por suspender una asamblea ante un posible resultado adverso
También se encuentra en los juzgados los últimos hechos sucedidos en la asamblea de diciembre de 2013. La presidenta Rosa Fuster decidió suspender una asamblea porque el resultado de las votaciones parecía que no le iba a favorecer.

Un grupo de médicos, encabezados por el Dr. Rafael Cantó, del sindicato CSIF, la ha acusado por prevaricación en el juzgado y el auto dice que “los hechos que resultan de las anteriores actuaciones, presentan características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal».
..Alfonso González