Inicio Actualidad La profesión sanitaria paga peor a las mujeres

La profesión sanitaria paga peor a las mujeres

Pese a que se realicen las mismas funciones en el puesto de trabajo, las mujeres continúan cobrando menores cifras en sus retribuciones, también en el sector sanitario. Esto ha indicado un estudio de UGT, donde se explica que el sueldo medio de una mujer en nuestro país podría llegar a corresponder al 77,01% del sueldo de un hombre.

El reciente estudio de UGT indica que además de obtener menor sueldo, las mujeres obtendrán, como consecuencia, menor pensión. El ritmo de trabajo y las funciones profesionales de las mujeres no son menores que la de los hombres. No obstante, el problema social existe en relación a la compensación del trabajo una vez éste haya sido realizado por una mujer u hombre. Tanto es así que en 2011, un hombre ganaba de media 25.667 euros, mientras que las mujeres un total de 19.767 euros.

En este sentido, las directivas sanitarias cobran casi 1.500 euros menos al año que los hombres, percibiendo las profesionales sanitarias una media de un salario anual de 35,043 euros, frente a los 36,480 euros de sus compañeros varones. Además, el paro también afecta de mayor medida a este sector, siendo el 86,6% del paro médico correspondiente a profesionales exclusivamente de género femenino.

El informe indica que la desproporción comienza desde los inicios con la inserción laboral. Las mujeres empiezan cobrando menores cantidades que lo hombres en el ámbito sanitario, y esto continúa durante toda su carrera profesional. Los aumentos de salario también se ven afectados por la condición de género que lleve a cabo dichas funciones profesionales. En este sentido, las mujeres se han visto afectadas por una media de aumento considerablemente menor que el de los hombres. Los varones reciben, según este estudio, una media de aumento de salario del 0,5%, mientras que las mujeres un a media del 0,16%.

La desproporción salarial entre hombres y mujeres sigue ocurriendo en tiempos de amplio desarrollo de la calidad de vida, donde todo el mundo dispone de un teléfono móvil o tablet, independientemente del género al que pertenezca. En relación a las cifras del informe, las mujeres tendrían que trabajar 84 días más para cobrar lo mismo que un hombre, y más del 1,7 millones de mujeres reciben ingresos inferiores a 612,9 euros al mes. Estas cifras no son tan solo desproporcionadas, sino que se encuentran por debajo del umbral de pobreza, y más de un millón de mujeres jubiladas en la actualidad están sufriendo las consecuencias de la discriminación salarial sufrida a lo largo de su carrera profesional.

El estudio demuestra que las aptitudes y capacidades para sacar adelante proyectos y trabajo no afecta en la retribución salarial del mismo modo que el género al que pertenezca el trabajador. Resalta que esta discriminación de género produce que «este país tenga un problema social y demográfico muy importante», afectando en la natalidad, el empleo y la riqueza, así como al desarrollo de nuestra sociedad en forma de un estado de bienestar.
..Débora Rey