La Marea Blanca vuelve para recriminar el cese de los cuatro directores de Centros de Atención Primaria

La vigésima edición de la Marea Blanca convocada por la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP) ha vuelto a salir para protestar contra el cese de los cuatro directores de Centros de Atención Primaria y la «descapitalización programada» de la sanidad pública madrileña.

Los convocantes lamentan «las formas, y sobre todo la incosistencia de dicha orden«. Desde que se conocieron estos ceses se ha insistido en que se trataba de una «acción ejemplarizante para tener sometidos a los profesionales de la Atención Primaria«. En mayo fueron comunicados los ceses de los centros de salud de General Ricardos, Paulino Cubero, Las Águilas, Monserrat Gónzález, Legazpi, Pilar Gómez, y Nuestra Señora de Fátima, Isabel Giraldez, por haber cometido una «desviación bastante importante» del presupuesto asignado al capítulo 1 de su presupuesto de 2013, el relativo al personal, que cifraban en más del doble de los fondos indicados.

Además del tema de los cuatro directores, la MEDSAP insiste en que los recortes son la imagen de un modelo ideológico que está destruyendo el sistema nacional de salud actual poniendo la salud en manos privadas con intereses especulativos.

«Se trata de dejar en entredicho a los profesionales que hemos liderado la parte de la Atención Primaria de las mareas blancas y descalificarnos ante el resto de compañeros para que en un futuro nadie se atreva a protestar«, ha asegurado Cubero.

A la Marea Blanca han acudido entre 300 y 400 personas que han ido detrás de una pancarta que decía «No a los recortes y privatizaciones, sí a la sanidad y a los servicios públicos». De nuevo se han escuchado consignas como «fuera las empresas de la sanidad», «queremos ser pacientes, no clientes», o «no queremos pagar su deuda con sanidad y educación».

Alrededor de 300 ó 400 personas han protagonizado, un domingo más, la ‘marea blanca’, tras la pancarta «No a los recortes y privatizaciones, sí a la sanidad y a los servicios públicos», donde se han escuchado consignas como «Fuera las empresas de la sanidad», «Queremos ser pacientes, no clientes», o «No queremos pagar su deuda con sanidad y educación».
Por su parte, los sindicatos han aprovechado la manifestación de la Marea Blanca para reclamar una sanidad «universal, pública y de calidad», y para denunciar que continua un plan de privatización «soterrado» por parte del Gobierno regional, mediante la derivación de servicios profesionales a empresas privadas.
..Alfonso González

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en