Inicio ASP La actividad electoral resuena en los enfermos de la Hepatitis C

La actividad electoral resuena en los enfermos de la Hepatitis C

La Hepatitis C ya es un problema para el Gobierno que el ministro de Sanidad Alfonso Alonso tiene que resolver. Con las elecciones autonómicas en pocos meses todos los grupos de la oposición han encontrado un aliado para desgastar al Partido Popular.

Por un lado la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C, que cumple ya casi veinte días de encierro en el Hospital Doce de Octubre, ha reclamado una partida extraordinaria de 800 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado de 2015 para tratar a los enfermos más graves de hepatitis C en España que permitirían tratar con los fármacos de última generación a entre 45.000 y 50.000 pacientes graves de esta enfermedad.

«No se puede dejar que los afectados lleguen a estar cirróticos o moribundos para darles la medicación, como está haciendo el Gobierno«, ha señalado Mario Cortés, portavoz de la Plataforma. Por eso ha solicitado una reunión urgente con Alonso, para exigirle «una solución real» a sus problemas e instarle a «presionar» a las farmacéuticas para abaratar el precio de los nuevos medicamentos contra la Hepatitis C.

La Plataforma propone que sean públicos los detalles de la negociación del Ministerio de Sanidad con los laboratorios para saber cómo se ha llegado al precio de 25.000 euros para financiar Sovaldi, el fármaco más avanzado contra la hepatitis C, ya que el mismo tratamiento cuesta 900 euros en Egipto y 600 en la India.

El próximo 10 de enero la Plataforma ha organizado una marcha desde el Hospital Doce de Octubre hasta el Palacio de La Moncloa para entregar un escrito dirigido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el objetivo de pedirle una partida presupuestaria extraordinaria para tratar a todos los enfermos de hepatitis C.

El PSOE propone un presupuesto específico
El partido socialista pide al gobierno la creación de un Plan acción del Sistema Nacional de Salud (SNS) frente a la hepatitis C. Ha registrado una iniciativa en el Congreso y ha pedido públicamente que este plan asegure la incorporación de una partida presupuestaria «en el Fondo de Cohesión Sanitaria», de manera que se garantice la aplicación del programa tanto «las medidas preventivas y de detección precoz, como el acceso a las nuevas terapias sin discriminación alguna para todas aquellas personas afectadas que cumplan los criterios incorporados en el protocolo clínico elaborado al efecto«.

Tomás Gómez, líder del PSM, ha ido un poco más lejos y ha anunciado que interpondrá una querella al Gobierno y al Ministerio de Sanidad si «en cinco días el próximo Consejo de Ministros no asegura el medicamento para todos los pacientes de hepatitis C que lo necesiten«.

Por otro lado, también Susan Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, ha asegurado, desde su cuenta de Twitter que en la comunidad que preside ningún enfermo de hepatitis C se va a quedar sin la medicación que necesita «por causas económicas«.

«El Grupo Parlamentario Socialista ha llevado adelante numerosas iniciativas tendentes a asegurar el acceso de todos los pacientes afectados por esta enfermedad que cumplen los criterios clínicos para ser tratados con las nuevas terapias«, ha dicho José Martínez Olmos, para después sostener que «en todas ellas, el Partido Popular ha votado en contra y ha provocado una situación de desigualdad en el acceso y de discriminación entre pacientes que tiene consecuencias en la salud y en la equidad sanitaria«.

UPyD pide rebajar el coste del medicamento
UPyD ha anunciado en un comunicado que participará el próximo 10 de enero en la marcha y ha hecho público que el presidente del Gobierno tendría que recibir y escuchar a los afectados ya que «debe ser el presidente de las personas» y comprometerse a que «no haya ni un solo afectado sin tratamiento«.

Ramón Marcos, que encabezará las listas del partido a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, ha recordado que «otros países» han emitido licencias para poder fabricar el medicamento como un genérico, y ha planteado que otra opción para atender a los enfermos sería que «el laboratorio bajase el precio del medicamento a niveles razonables de no más de cien euros«.

Izquierda Unida ataca desde Europa
Por su parte, la eurodiputada de Izquierda Unida Marina Albiol ha preguntado a la Comisión Europea si la negativa de las Comunidades Autónoma a suministrar sofosbuvir a los afectados no vulnera sus derechos. Para Albiol, «en la inmensa mayoría de los casos, el criterio económico se impone a los criterios médicos y, con el objetivo de ahorrar costes, el tratamiento con sofosbuvir se limita exclusivamente a aquellas personas que están a punto de fallecer«.

Por su parte Gaspar Llamazares, ha registrado dos iniciativas parlamentarias con el fin de que el Gobierno del PP ponga en marcha un «Comité de Crisis» como lo hizo en su día con la crisis del ébola.

Otros puntos de desgaste
Además de PSOE, IU y UPyD, otros partidos como Podemos o Ciudadanos, los sindicatos UGT y CCOO, así como las organizaciones sindicales del sector de la sanidad y movimientos sociales estudian su adhesión al documento que se entregará al presidente del Ejecutivo el día de la marcha.
..Alfonso González