Inicio ASP Una enfermera para cada centro educativo

Una enfermera para cada centro educativo

Un trabajador cualquiera, cuando sufre un accidente, dispone de su servicio de prevención. En Madrid hay más de 1.000.000 madrileños que no tienen ese derecho: son niños y jóvenes y todo ello a pesar de que se encuentran en el lugar donde permanecen más tiempo cada día: su colegio.

El Sindicato de Enfermería ha reclamado la puesta en marcha de unas medidas consideradas por los profesionales de enfermería como básicas, siendo la primera de ellas que exista una enfermera en cada centro escolar de la región.

Muchos centros públicos cuentan con una población muy superior a la de un centro de trabajo y, sin embargo, carecen del profesional sanitario que pueda atenderles en caso de accidente, enfermedad, etc.”. Y donde si existe esta figura, la de la enfermera escolar, no cuenta ni con el espacio ni con los medios para ejercer su labor de forma correcta.

Esa ha sido una de las principales reivindicaciones que ha trasladado SATSE Madrid a la Consejería de Educación, “que exista una normativa autonómica para que todas las enfermeras dispongan de un espacio físico propio en los centros educativos y que se encuentre dotado con el mobiliario para poder realizar su labor asistencial (camilla, armario de medicación, de historias clínicas, etc.)”.

Las funciones de las enfermeras escolares son amplias pero desde SATSE Madrid se considera que es necesario unificarlas. Hasta ahora existe un vacío legal ya que no hay un documento que recoja cuáles son por lo que cada profesional “improvisa”.

Sin material sanitario básico
En la reunión con la Consejería también ha puesto en conocimiento de los responsables de la Consejería la realidad que viven cientos de enfermeras escolares: “carecen del material sanitario mínimo para poder desarrollar su trabajo por lo que hemos pedido que se establezca un botiquín básico (con gasas, antisépticos, tensiómetros, etc.) del que deberían disponer todas las enfermería escolares.