Inicio ASP ¿Qué ha perdido España con la marcha de la EMA a Ámsterdam?

¿Qué ha perdido España con la marcha de la EMA a Ámsterdam?

Compartir

Una pérdida económica, laboral, social, y una clara incidencia sobre la salud, la calidad de vida y la asistencia sanitaria. Es la conclusión generalizada que extrae el sector sanitario tras la no elección de Barcelona como sede de la EMA (Agencia Europea del Medicamento), en la ya calificada como: “Oportunidad histórica perdida”.

Primero se descartó Londres por el Brexit, después Barcelona y, finalmente, la EMA se marcha a Ámsterdam. Es hora de analizar de qué manera se hubiera podido beneficiar el país de no haber sufrido esta pérdida estratégica.

Eran 19 ciudades de Europa las candidatas a alcanzar la sede, y el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ya vaticinó unos resultados negativos para Barcelona, debido al escenario actual que atraviesa el contexto institucional catalán.

Desarrollo de nuevos negocios, atracción de talento e incremento del PIB: no pudo ser
La EMA se sitúa en el top de organismos europeos con mayor prestigio, y su llegada a España hubiera supuesto la acogida en la ciudad condal de hasta 1.000 empleados de la Agencia con un elevadísimo nivel técnico, y la creación de 5.000 puestos de trabajo indirectos, según el Círculo de Salud de Cataluña.

Este hecho, sin duda, hubiera repercutido muy positivamente en la economía y la sociedad, con el desarrollo de nuevos negocios, la atracción de personal muy cualificado y un incremento del PIB.

900 ensayos clínicos anuales no recibirán este importante empujón europeo
La llegada de la EMA hubiera supuesto un importante empujón para la investigación española, ya que en nuestro país se autorizan cerca de 900 ensayos clínicos anuales, y una quinta parte de aquellos que se llevan a cabo en Europa cuentan con la participación activa de hospitales y centros de investigación de España.

La investigación médica, concretamente, acoge a más de 200.000 trabajadores españoles. El aterrizaje de la EMA en Barcelona hubiera supuesto un gran impulso para este sector, incluso hubiera propiciado el liderazgo mundial del país en las áreas biomédica y biotecnológica. No cabe duda que esto se traduciría en una mejora para la salud pública, la calidad de vida y la asistencia sanitaria.

La ciudad condal cuenta con 230 laboratorios farmacéuticos
En Barcelona hay cerca de 230 laboratorios farmacéuticos y en este escenario, a nivel nacional, 26 de las grandes compañías farmacéuticas a nivel mundial se encuentran en suelo español. La llegada de la EMA hubiera fortalecido con creces este próspero contexto industrial.
..Redacción