Inicio ASP Sistema organizativo y proceso paciente: dos cuestiones nucleares imprescindibles en materia de...

Sistema organizativo y proceso paciente: dos cuestiones nucleares imprescindibles en materia de gestión de riesgos para la seguridad del paciente

Compartir

El pasado 23 de noviembre celebramos junto a la patronal de la Sanidad Privada, ASPE, una jornada formativa para debatir sobre la gestión de riesgos para la seguridad del paciente. Hay que trabajar mucho en este concepto.

El título que le pusimos no era casual. Tenía en si dos claves que por si mismas son retos: La visión sistema de la gestión de riesgos para la seguridad del paciente y la gestión por procesos de la misma. Dos cuestiones nucleares, que se convierten en requisitos esenciales, si se quiere tener una posibilidad de éxito en esto de la gestión de riesgos para la seguridad del paciente.

Hay que pasar de una visión de criterios clínicos y profesionales a otra donde los criterios sean compartidos

Primera reflexión propuesta: pasar de una visión de criterios clínicos y profesionales a otra donde los criterios sean compartidos y la forma y medios de entendimiento y trabajo conjunto estén claros y diáfanos para darle continuidad y lógica al proceso asistencial del paciente. Es decir, pasar del desempaño individual a la visión sistema de la organización. De esta manera, saber además conocer los posibles errores antes de que ocurran, que establezca las competencias profesionales necesarias, las estructuras organizativas necesarias para tal fin… En definitiva, conocer y trabajar los elementos del sistema para su mejora.

La única forma de hacer el ejercicio de conocer los riegos asociados en organizaciones complejas como son las sanitarias es seguir el proceso paciente

Segunda reflexión propuesta: la gestión de riesgos desde el proceso paciente, porque la única forma de hacer el ejercicio de conocer los riegos asociados en organizaciones complejas como son las sanitarias es seguir el proceso paciente. O lo que es lo mismo, siguiendo el itinerario del mismo desde el mismo síndrome, ya vaya al ambulatorio, a urgencias hospitalarias o a otros puntos asistenciales de la organización.

Enriquecedor fue analizar estas dos cuestiones nucleares desde la perspectiva normativa que aporta AENOR, desde el proyecto impulso que aporta el cómo plasmarlo, y desde la experiencia del hospital Universitario de Fuenlabrada. Si a eso añadimos el foro donde se realizó, la patronal de la sanidad privada, no podemos por menos que tener una más que satisfactoria sensación. La sensación de haber dado un pasito más en el debate para lograr que la gestión de riesgos para la seguridad del paciente, por su vital trascendencia, esté en el centro de la organización sanitaria todos los días, en todo momento.
..Antonio Burgueño Jerez