Inicio ASP La dimensión humana de la medicina

La dimensión humana de la medicina

Compartir

Decía Pío Baroja: “Ante el recurso de las palabras… únicamente los hechos son el soporte de las ideas”. Pero las palabras son un hecho clave en la comunicación que desarrollamos los seres humanos y, por ello, son necesarias para comunicarnos, compartir y relacionarnos con los demás.

En el curso SEPAR de Liderazgo clínico en Neumología en 5 libros en el que los inolvidables Albert Jovell y Joan Escarrabill participaron con pasión (nada grande en el mundo se ha hecho sin pasión) propusimos diez puntos a modo de decálogo básico que, a nuestro modo de ver, puede servir de guía de reflexión para que cada uno los desarrolle en el ejercicio de una medicina más humanizada, una medicina centrada en los demás.

  1. Respeto a la vida y la dignidad de las personas.
  2. Asistencia y cuidados del enfermo y la comunidad.
  3. Rigor y competencia científica en el arte de la Medicina (Ciencia y Arte). Medicina basada en la evidencia… y algo más.
  4. Inteligencia emocional. Sentimientos, trato humano, empatía (el médico y el paciente “personas”). Medicina basada en la afectividad. Conocimientos y sentimientos.
  5. Principios éticos irrenunciables en la labor diaria.
  6. Humanismo. Ideas, valores y modos de expresión derivados de la ciencia, el arte y las letras.
  7. Vocación, compromiso y militancia. El “médico militante” (creyente y prácticamente) en su profesión, con los pacientes y la sociedad.
  8. Espíritu universitario. Formación permanente. Docencia, investigación, innovación.
  9. Humildad y trabajo en equipo.
  10. Generosidad-solidaridad.

A mi modo de ver, en esto se sustenta la medicina humanista. Una medicina que deja de lado una visión centrada únicamente en sus profesionales y en la ciencia para dar un paso adelante y centrarse en los demás, en quienes concentran la necesidad de la ciencia médica y en sus profesionales, los pacientes, estén donde estén. Pacientes, cuidadores, familiares, etc.

Sí, los hechos son el soporte de las ideas. Pero también quiero reivindicar la palabra. Con Ángel Gabilondo, en el Curso dibujamos un espacio de encuentro en el que la palabra fue protagonista (“Alguien con quien hablar”). Dice Ángel: “Sin afectos no hay conceptos” y añade:

“El ritmo de la vida, de la respiración, de la sangre, habita en cada palabra. Es la insurrección de la palabra. Son latidos de la palabra. Brotan en la espera de alguien con quien hablar, y si cabe, con afecto, decirnos”. Hay que hablar más: “Hablar con alguien es quererle”.

Ya hemos comentado que la medicina es ciencia y arte. Caminamos por la senda de la medicina basada en la evidencia. Pero también por la medicina basada en los afectos, en las personas, en la comunicación, en la relación interpersonal. Sí, ciencia, arte… y sentimiento.

El significado de las palabras

  • Arte: virtud, disposición y habilidad para hacer algo. Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.
  • Ciencia: conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales.
  • Compromiso: obligación contraída. Palabra dada.
  • Ética: recto, conforme a la moral. Parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre.
  • Generosidad: inclinación o propensión del ánimo a anteponer el decoro a la utilidad y al interés personal.
  • Humanidades: conjunto de estudios y disciplinas referentes a la literatura, el arte o las ciencias humanas.
  • Humanismo: doctrina o actitud vital basada en una concepción integradora de los valores humanos. Cultivo de las humanidades.
  • Humanización: ver www.fundacionhumans.com
  • Humildad: virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento.
  • Inteligencia emocional: capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados anímicos propios y ajenos.
  • Respeto: veneración, acatamiento que se hace a alguien. Miramiento, consideración, deferencia.
  • Solidaridad: adhesión a la causa o a la empresa de otros.
  • Vocación: inclinación “profunda y sincera” a cualquier estado, actividad o profesión.

..Dr. Julio Ancochea