Inicio ASP SEOM destaca los avances producidos en la supervivencia y calidad de...

SEOM destaca los avances producidos en la supervivencia y calidad de vida de pacientes con tumores neuroendocrinos

Compartir

En 2013, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) puso en marcha una campaña de comunicación que, bajo el lema ‘En Oncología cada AVANCE se escribe con MAYÚSCULAS’, tiene como objetivo dar a conocer la evolución y los avances médicos que se han sucedido en estas últimas décadas en el tratamiento de los diferentes tumores. Mensualmente y desde entonces, la SEOM emite notas de prensa con los hitos más destacados en las diferentes patologías oncológicas. Para el mes de diciembre, destaca los avances más importantes en Tumores Neuroendocrinos (TNEs).

Los TNEs constituyen un grupo heterogéneo de tumores de diferente pronóstico. Aunque son poco frecuentes, su incidencia está aumentando por un mejor diagnóstico, y es que se estiman en unos 7-8 casos por 100.000 habitantes/año. Aproximadamente dos tercios son de origen gastrointestinal o pancreático y, dentro de éstos, la localización más frecuente es el intestino delgado. La localización del tumor primario, la extensión de la enfermedad, el índice de proliferación, así como el grado de diferenciación representan los principales factores pronósticos. En la mayoría de los casos son de curso clínico indolente, sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, los pacientes desarrollan síntomas asociados al crecimiento local del tumor, metástasis a distancia o secreción hormonal.

El tratamiento integral de los TNEs constituye el paradigma del enfoque multidisciplinario en Oncología

El tratamiento integral de los TNEs representa el paradigma del enfoque multidisciplinario en Oncología. La cirugía sigue siendo la única alternativa curativa en la enfermedad localizada y una opción en pacientes con metástasis hepáticas limitadas.

La gran heterogeneidad de estos tumores y, que por ende hace que su pronóstico sea dispar, ha hecho que hasta ahora se dispusieran de pocos ensayos clínicos de calidad que permitan establecer protocolos estandarizados, sobre todo en el ámbito de la enfermedad metastásica irresecable.

El tratamiento del carcinoma neuroendocrino grado 3 metastásico se basa en el uso de quimioterapia con esquemas basados en Platino-Etopósido. Sin embargo, el uso de la quimioterapia en aquellos tumores de grado 1 y 2 está más discutida, sobre todo en los tumores no pancreáticos donde se suele reservar a casos donde otras alternativas disponibles no han funcionado.

Los análogos de la somatostatina, octreotide y lanreotide en sus formulaciones de liberación retardada, se han convertido en los tratamientos más frecuentemente empleados para el abordaje inicial de los tumores neuroendocrinos de grado 1 y 2 independientemente del origen. El estudio PROMID con octreotide para tumores de intestino medio, y el estudio CLARINET con lanreotide para tumores de intestinales y pancreáticos avala el empleo de estos fármacos como controladores de la progresión tumoral; a la progresión de los análogos de la somatostatina, se cuenta con la evidencia proporcionada por el estudio RADIANT-3 y el SUN-1111 para el empleo tanto de everolimus como de sunitinib respectivamente en aquellos tumores de origen pancreático de grado 1 y 2.

Dos nuevas alternativas al tratamiento de los tumores neuroendrocinos

En el caso de los tumores de origen intestinal y pulmonar, el fármaco mejor posicionado a día de hoy tras la progresión a los análogos de la somatostatina, merced a los datos del estudio RADIANT-4, parece ser everolimus.

Recientemente se han sumado dos nuevas alternativas al tratamiento y al manejo de estos pacientes. La primera, y sin duda más importante ya que se espera que cambie el paradigma de cómo se perciben estos tumores, es la entrada de los radionúclidos. Lutecio177 -DOTATATE es un radiofármaco que une el clásico octreotide con un átomo de lutecio radioactivo que permite liberar una radiación gamma y beta con una capacidad de penetrar en los tejidos de unos 2 mm en profundidad.

La segunda nueva alternativa disponible, recientemente aprobada, es telotristat etil, que es un inhibidor de la síntesis de serotonina que se encuentra directamente implicada en la etiología del síndrome carcinoide.

..Redacción

Compartir