Inicio ASP Profesionales sanitarios, comunicadores y pacientes deben trabajar coordinados contra los bulos sanitarios

Profesionales sanitarios, comunicadores y pacientes deben trabajar coordinados contra los bulos sanitarios

Compartir

Los bulos sanitarios son globales, viralizan con una rapidez asombrosa, suele haber intereses económicos detrás de su creación y encuentran su mejor caldo de cultivo en las redes sociales.  En el II Congreso Nacional de eSalud, que ha tenido lugar en Madrid organizado por la agencia COM SALUD y la Asociación de Investigadores en eSalud (AieSalud), uno de los principales temas de debate fue cómo combatir estos cada vez más frecuentes bulos sanitarios, potencialmente muy dañinos. Representantes de la blogosfera sanitaria nos reunimos en tres mesas de debate sectoriales (profesionales sanitarios, comunicadores y pacientes) para llegar a un consenso en la lucha contra estas fake news en salud.

Ante la dificultad de combatir este tipo de informaciones, todos coincidimos en la necesidad de coordinar acciones entre profesionales sanitarios, comunicadores y pacientes.  La blogosfera sanitaria destacó la formación de los pacientes por parte de los profesionales sanitarios como una de las principales asignaturas pendientes: así, hay que tener en cuenta que, en numerosos casos, son los propios pacientes quienes se convierten en los mayores divulgadores de los bulos en salud. Sin embargo, hubo voces que también señalaron a algunos medios de comunicación como propagadores de bulos y que pidieron una mayor regulación del sector. Una regulación que podría incluir, según algunos profesionales sanitarios, sanciones a medios pero que, personalmente, considero una medida poco probable y nada efectiva.

Emociones y datos
Acudir a fuentes de información contrastada es siempre una medida eficaz para evitar los bulos sanitarios. La fuente y la plataforma de la que proviene la información son elementos fundamentales para reconocer noticias fidedignas. La blogosfera sanitaria recomendó acudir siempre para informarse a medios especializados rigurosos (como la web de iSanidad en la que estoy escribiendo estas líneas) y profesionales reconocidos.

Acudir a fuentes de información contrastada es siempre una medida eficaz para evitar los bulos sanitarios

Por otra parte, los representantes de comunicadores y periodistas resaltaron como una de las mayores dificultades en la lucha contra las fake news la rapidez de la difusión de la información en redes. Una rapidez contra la que no pueden competir ni medios de comunicación ni autoridades sanitarias. Pero ¿quizá podrían hacerlo algunos influencers en las mismas redes sociales donde los bulos se propagan?

Para terminar,  la efectividad de combatir las falsas noticias con datos y argumentos fue otro de los puntos de consenso. Pero, en ocasiones, los datos no son suficientes y hay que incluir también en la ecuación el factor humano, la emoción, esa misma emoción que utilizan los bulos para convertirse en virales, alertando de falsos peligros para la salud o apelando a la solidaridad ciudadana.

En ocasiones, los datos no son suficientes y hay que incluir también en la ecuación el factor humano, la emoción

Las conclusiones de esta reunión de la blogosfera sanitaria serán resumidas y formarán parte de un completo informe sobre el estado de la información de salud que será publicado por  Aiesalud a principios del año 2018.
..Ricardo A. Mariscal. COM SALUD