Inicio ASP Unos 3.500 bebés mueren al año en Estados Unidos por problemas relacionados...

Unos 3.500 bebés mueren al año en Estados Unidos por problemas relacionados con el sueño que pueden prevenirse

Compartir

Unos 3.500 bebés mueren al año en los Estados Unidos a causa de problemas relacionados con el sueño que pueden ser prevenidos siguiendo unas recomendaciones básicas, y es que así lo informan los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Brenda Fitzgerald, directora de los CDC, alerta que todavía y “desafortunadamente” son muchas las muertes de bebés por causas como el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL, por sus siglas en inglés), también conocido como Síndrome de Muerte Súbita del Bebé, o “muerte en cuna”, la cual es la primera causa de muerte en los países occidentales en niños de entre uno y 12 meses; ahogo accidental y otras relacionadas con el sueño.

Según un nuevo informe de la serie Signos Vitales de los CDC, el riesgo persiste, y es que a pesar de que se destaca que en la década de los años 90 hubo “agudos” descensos en las muertes de bebés mientras dormían a consecuencia de una campaña nacional que se realizó con ese fin, la realidad es que después el ritmo de disminución se ralentizó.

Fitzgerald, obstetra y ginecóloga, incide en la importancia que tiene seguir las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) para que los bebés duerman de manera segura. “Estas estrategias ayudarán a reducir el riesgo y a proteger a los bebés del daño”, afirma al respecto.

19 consejos que la Academia Americana de Pediatría establece para evitar la muerte súbita en el bebé

La Academia Americana de Pediatría publicó en octubre de 2016 una guía con 19 recomendaciones que, basadas en 63 estudios, tiene como objetivo evitar la muerte súbita del lactante. “Sabemos que los padres pueden verse superados por la llegada al mundo de un niño y queremos proporcionarles una guía clara y sencilla sobre la forma y el lugar para dormirlos”, afirmaba la autora principal de estos consejos, Rachel Moon.

  1. Coloque al bebé boca arriba para dormir al menos hasta el primer año de edad en esa postura que no aumenta el riesgo de asfixia.
  2. Utilice para dormir una superficie firme.
  3. Alimentarlo con lactancia materna siempre que sea posible. Rachel Moon informa que la lactancia materna reduce en un 50% la muerte súbita del lactante.
  4. Los niños deben dormir en la habitación de los padres, pero en cama separada durante el primer año. Obligatoriamente en los primeros seis meses.
  5. Retirar de la superficie de la cama objetos blandos y ropa de cama.
  6. Ofrecerle el chupete durante la siesta y al acostarse.
  7. Evitar la exposición al humo durante el embarazo y tras el nacimiento.
  8. Evitar el consumo de alcohol y drogas durante el embarazo y después del nacimiento.
  9. Evitar el sobrecalentamiento y gorros para dormir en la cabeza de los bebés.
  10. Las mujeres embarazadas deben recibir atención prenatal regular.
  11. Los bebés deben ser vacunados de acuerdo con el calendario de vacunación.
  12. Evitar el uso de dispositivos no recomendados para el sueño seguro, tales como cuñas y posicionadores.
  13. Los monitores cardiorrespiratorios en casa no reducen el riesgo de muerte prematura del lactante.
  14. Supervisar el tiempo que pasa boca abajo mientras el bebé está despierto para ayudar al desarrollo y reducir al mínimo la plagiocefalia posicional que, como define la Asociación Española de Pediatría (AEP), es la “deformidad de la cabeza del bebé producida por una postura determinada que actúa modificando la forma de la cabeza del niño”.
  15. No hay evidencia de que los pañales reduzcan el riesgo de muerte prematura del lactante.
  16. Seguir las recomendaciones de su pediatra, neonatólogo y las unidades de cuidados intensivos neonatales, para reducir el riesgo de muerte prematura del lactante.
  17. Los medios y los fabricantes deben seguir las recomendaciones para un sueño seguro en sus informaciones y en la publicidad.
  18. Promover las recomendaciones de sueño seguro para reducir aún más las muertes relacionadas con el sueño.
  19. Se debe continuar la investigación y vigilancia sobre los factores de riesgo.

El estudio analiza por separado cómo siguen las recomendaciones distintos grupos de edad y revela que las madres más jóvenes (de 19 años o menos) son las que actúan de una manera más incorrecta.

Según el informe Signos Vitales, el 22% de las madres no coloca al bebé boca arriba para dormir y el 39% deja elementos como almohadas y mantas en el lugar donde el niño duerme.

El dato más llamativo es que el 61% comparte cama con el bebé, cuando lo recomendable es que se comparta habitación pero que el niño tenga su propio lugar para dormir.

..Emilio Ramirez