Inicio ASP A partir de una muestra de sangre desarrollan método para diagnosticar el...

A partir de una muestra de sangre desarrollan método para diagnosticar el hígado graso

Compartir

A partir de una muestra de sangre investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) buscan desarrollar un método más preciso para el diagnóstico del hígado graso..

Hasta ahora la única forma de diagnóstico es una biopsia hepática, procedimiento invasivo que en ocasiones no es muy preciso”, indicó en un comunicado Salvador Fonseca Coronado, investigador de la (UNAM).

El hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés) es una enfermedad provocada por la acumulación de grasa en ese órgano.

En tanto, en la esteatohepatitis no alcohólica o NASH (nonalcoholic steatohepatitis), además de acumular grasa en los hepatocitos (células funcionales del hígado), principalmente triglicéridos, hay inflamación, necrosis y lesión en estas células, explicó.

Fonseca Coronado, del Laboratorio Inmunología de Enfermedades Infecciosas de la Unidad de Investigación Multidisciplinaria de la UNAM, explicó que se busca identificar en los pacientes un polimorfismo genético que permita diferenciar entre quienes tienen NASH y los que sufren NAFLD.

El hígado graso, producido por la acumulación de grasa y acompañada de procesos inflamatorios, es una enfermedad progresiva que puede acabar desencadenando en un cáncer de hígado y para la que aún no hay un tratamiento. Además, también está ligada a la obesidad y la diabetes tipo II.

Para detectar los polimorfismos, a partir de una muestra de sangre del paciente se identifican marcadores tanto genéticos como serológicos (anticuerpos), con los que se establece si tiene NASH más diabetes, sobrepeso o algún grado de obesidad mórbida.

Los investigadores de la UNAM afirman que quieren distinguir entre los pacientes que solo tienen NAFLD y los que padecen NASH, porque durante el proceso de inflamación hay destrucción de los hepatocitos y su sustitución por fibroblastos, lo que lleva a la cirrosis y al cáncer de hígado. “Al paciente con NASH se le debe dar un cuidado y seguimiento más estrictos que al que padece NAFLD, aunque este tenga diabetes o síndrome metabólico, porque las personas con NASH tienen hasta 20 % más riesgo de desarrollar cirrosis”, indican.

Los pacientes de NASH con mayor posibilidad de progresión a cirrosis y cáncer son los que tienen otros factores de riesgo, como diabetes tipo II, hipertensión arterial, glucosa elevada, colesterol y triglicéridos.
..Redacción