Inicio ASP La OMC y SESPAS consideran la iatrogenia un problema de salud pública...

La OMC y SESPAS consideran la iatrogenia un problema de salud pública de primera magnitud

Compartir

La Organización Médica Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) dieron a conocer el primer documento de posición sobre iatrogenia en España, en concreto bajo el título ‘Documento del grupo de trabajo SESPAS-OMC sobre iatrogenia’, es decir, sobre los daños o resultados clínicos no deseados que, no necesariamente es por error, negligencia o calidad baja, causados por la atención sanitaria en los procesos de diagnóstico o tratamiento, y que no están relacionados con la enfermedad que padece la persona afectada.

Hoy se presenta un documento que aunque se presentó en el Congreso de SESPAS, era necesario hacerlos a nivel nacional. Se enmarca en el entorno del profesional médico, pero no exclusivamente, ya que la atención sanitaria se hace en equipos”, y es que así daba comienzo el presidente de la OMC, el Dr. Serafín Romero, la presentación del informe.

Hay que ofrecer garantías de que quien atiende al paciente está sano y en desarrollo profesional continuo

Las razones de plantear este documento junto a SESPAS, y por ende crearlo, como ennumeró el presidente de la OMC era “porque garantiza una asistencia profesional de calidad y segura; por el hecho de ser médico, como garantía al ciudadano de que se encuentra sano y ofrecer garantías al paciente de que quien le atiende está sano y en desarrollo profesional continuo y que están en un entorno de recertificación”. Para Romero, también hay un punto que “no es baladí”, y es que hay que “actuar en la cultura del intervencionismo médico y también la formación transversal que abarque el hecho asistencial y que hay que pensar y reconocer en la existencia de los riesgos”, en definitiva, “en pro de la seguridad del paciente y en pro de la buena praxis médica”.

Para la Dra. Beatriz González López-Valcárcel, presidenta saliente de SESPAS, hablar de iatrogenia, implica hablar de “un problema de salud pública de primera magnitud”. A su juicio, es necesario incidir en el hecho que el médico no es solo el que además puede “hacer daño al paciente”, sino que también “el propio sistema sanitario también hace daño a través de políticas, cribados…que derivan en el problema del sobrediagnóstico y del tratamiento”.

Hay que combatir la medicalización; a veces por no defraudar se practica la medicina defensiva

La doctora aportó una serie de cifras que ponen de manifiesto la magnitud del problema; en Estados Unidos el coste anual es de 270.000 millones de dólares, cuatro veces más de lo que gasta España en salud pública; en España, un 9,3% de los pacientes hospitalizados sufren algún tipo de efectos adversos relacionados con intervenciones quirúrgicas, infecciones o medicamentos; en el ámbito de la Atención Primaria afecta al 11,2% de los pacientes; al 40% de los que están en la UCI y al 7,2% en servicios de urgencias.

Uno de los grandes objetivos, para la Dra. López-Valcárcel es “combatir la medicalización de la sociedad”, y es a que “a veces por no defraudar se practica la medicina defensiva”, por ello, demanda “la complicidad de todos los agentes para hacer visible lo que es invisible; la iatrogenia se hace invisible porque se tiende a la culpabilización”.

“Errores y negligecias no es la única causa de iatrogenia”

El Dr. Andreu Segura Benedicto, de la vocalía Grupos de Trabajo de SESPAS, no duda en afirmar que la iatrogenia “es un problema de salud de primera magnitud, estructural y sistemático” que implica una serie de conceptos, principios que deben tenerse en cuenta. “Errores y negligencias no es la única causa de iatrogenia”, y es que “a veces no somos críticos con las novedades”. Por ejemplo, los cribados de cáncer de pulmón con TAC, desde “SESPAS se considera que no hay evidencia suficiente de que haya más beneficio, además, se desvía la atención, que es lograr que los fumadores dejen de fumar”. Esto, como explica el Dr. Segura, “remite al principio de prudencia, que haya una perspectiva de beneficio, de que valga la pena”. Lo “primero es no hacer daño”, ya que “hay que pensar que lo que podemos hacer puede ser dañoso”. Por ello, el fin, no debe ser otro que “garantizar a la población de que el ejercicio de la profesión médica no les va a a perjudicar”.

Finalmente, el Dr. Juan Manuel Garrote, secretario general de la OMC, calificó la iatrogenia “como un problema conocido pero con poca luz y poca sistematización”, de ahí que destacó la importancia de la presentación de este documento, “de esta primera aproximación que implica una serie de recomendaciones públicas”.
..Emilio Ramirez