Inicio ASP Éstas son las diez claves de la reconstrucción mamaria

Éstas son las diez claves de la reconstrucción mamaria

Compartir

En España el cáncer de mama es el más frecuente, ya que se diagnostican más de 26.000 nuevos casos cada año, aunque la buena noticia es que gracias a los avances en el diagnóstico precoz, a su abordaje bajo equipos multidisciplinares y la llegada de nuevos tratamientos, actualmente se están logrando supervivencias de hasta el 95%. Sin embargo, es importante recordar una “asignatura pendiente”: la reconstrucción mamaria.

El Dr. Pérez Luengo, cirujano plástico especializado en cirugía reparadora, plástica y estética, explica que “pese a la cirugía conservadora, hasta un 30 por ciento de las pacientes que se someten a ella obtiene resultados estéticos inaceptables, con asimetrías. Pero tenemos que tener en cuenta que todas las mujeres necesitan volver a la situación previa antes de la enfermedad, para lograr su integridad anatómica, psicológica, social y laboral. La reconstrucción mamaria es y debe ser un eslabón imprescindible en el tratamiento moderno del cáncer de mama en todas las pacientes, tanto en las que tienen que pasar por una mastectomía como en las que se realiza cirugía conservadora”.

Con la llegada de nuevos tratamientos se están logrando supervivencias de hasta el 95%

Por todo ello, existen diez claves a tener en cuenta antes de una reconstrucción mamaria. La primera de ellas es elegir la mejor estrategia. “La técnica elegida para la reconstrucción mamaria puede alterar también el resultado. Cada paciente es único, y cada caso es diferente, de ahí la importancia de la experiencia del cirujano”, recuerda el doctor Pérez Luengo. Actualmente existen tres: La reconstrucción con expansores y prótesis (un expansor es un dispositivo  formado por una prótesis mamaria vacía con un sistema valvular de llenado, que se coloca debajo de los tejidos remanentes durante o después de la mastectomía). La reconstrucción mamaria con tejidos propios: La piel y el tejido graso es transferido con técnicas microquirúrgicas a la región del tórax. De esta manera, se consigue una mama con aspecto y tacto natural. Las reconstrucciones híbridas: cuando no hay una cantidad insuficiente de tejidos donantes se hace necesaria la utilización materiales protésicos con tejidos aportados con otras técnicas: “lipofilling” (autoinjerto graso) o transferencias de tejidos regionales de la espalda (músculo Gran Dorsal).

En segundo lugar es importante escoger a un cirujano con experiencia que trabaje en equipos multidisciplinares. La calidad de la reconstrucción mamaria va a depender en buena medida de la habilidad y experiencia del cirujano, de su trabajo en equipos multidisciplinar, así como de otros factores, como la cantidad de tejido extirpado, el estado de salud de la paciente, entre otros. No obstante, es importante que las afectadas se informen adecuadamente del perfil e idoneidad del especialista que va a llevar a cabo la reconstrucción. Porque, por ejemplo, la integración de un Cirujano Plástico especializado en oncología mamaria dentro de un equipo multidisciplinar permite planificar la reconstrucción mamaria desde el principio.

La reconstrucción mamaria inmediata representa una serie de ventajas para la paciente: despertarse de la anestesia tras una mastectomía con la mama reconstruida es, “sin duda alguna, una parte importante para la recuperación física y psicológica de la paciente que evita vivir un tiempo con la deformidad y, por otro lado, representa una sensación de alivio y tranquilidad al pensar que no tiene que volver a pasar por quirófano pasado el tiempo”, recuerda el experto. Sin embargo, puede llevarse a cabo tanto de forma inmediata (en el mismo momento de la mastectomía) o diferida (meses o años después de la mastectomía).

Es importante que las afectadas se informen adecuadamente del perfil e idoneidad del especialista que va a llevar a cabo la reconstrucción

La cuarta clave se refiere a la reconstrucción a la vez que el tratamiento oncológico. El objetivo es siempre la curación y las prioridades son una cirugía oncológica eficaz y segura y recibir el tratamiento idóneo, tanto si es quimioterapia, radioterapia o ambas. El Cirujano Plástico especializado en reconstrucción mamaria, establecerá una estrategia de reconstrucción y un calendario de acuerdo con el equipo multidisciplinar.

También es importante el momento en que la paciente recibe la radioterapia. Este tratamiento ayuda al control local y regional de la enfermedad reduciendo de forma importante las posibilidades de recaída en la zona operada. La reparación de las secuelas de una mastectomía parcial después de concluida la radioterapia implica cirugías  complejas para transferir grandes cantidades de tejidos. En algunos casos, es preferible completar la extirpación de la mama y realizar una reconstrucción completa con tejidos autólogos del abdomen.

Otra de las claves que dan los expertos es la simetría de las mamas. Se puede ajustar la forma, el volumen y posición de la mama sana como parte del tratamiento del cáncer aunque la mama complementaria no deba ser tratada primariamente, sobre todo cuando está previsto administrar radioterapia  en la mama enferma. El efecto de la radioterapia sobre la forma y el tamaño es impredecible. El ajuste de la simetría de la mama contralateral debe llevarse a cabo una vez transcurrido un mínimo de seis meses desde el fin de la radioterapia.

El Lipofilling es otro aspecto a destacar. Las técnicas de injerto actuales han permitido que el auto injerto de grasa sea una herramienta de primer nivel en la reconstrucción mamaria. La técnica de extracción es similar a una liposucción convencional, pero los adipocitos injertados son células sanas que promueven la formación de nuevos capilares, aumentando la cantidad de oxigeno que llega a los tejidos. “Multitud de estudios avalan que lipofilling no aumenta el riesgo de recaída del cáncer mamario”, recuerda el cirujano plástico.

En algunos casos, es preferible completar la extirpación de la mama y realizar una reconstrucción completa con tejidos autólogos del abdomen

No hay que olvidar el papel de las células madre. Los hallazgos de la existencia de una alta concentración  de células madres en la grasa periumbilical, convirtió a la grasa abdominal en el material de elección para obtener, concentrar y amplificar células madre del adulto. Estas células pueden ser incluidas en un autoinjerto graso, con la intención de promover aún más los efectos beneficiosos del mismo. Sin embargo, hoy en día, está prohibido por las autoridades sanitarias el empleo de células madre como uso terapéutico en la práctica clínica.

Muchas pacientes que se enfrentan a este diagnóstico por primera vez, se preguntan a dónde acudir. Tanto en el Sistema Nacional de Salud, como las compañías de seguro médico privado, incluyen la reconstrucción mamaria en su cartera de servicios. Dada la escasez de cirujanos plásticos en los hospitales públicos, la Administración ha optado por asegurar solo la reconstrucción mamaria inmediata. Lamentablemente, solo los hospitales de tercer nivel disponen de servicios de Cirugía Plástica, capaces de ofrecer todo el proceso de reconstrucción completo, así como las reconstrucciones con tejidos propios. Dado que solo en algunos casos no está indicada la reconstrucción inmediata, es importante que la paciente se asegure de que ésta prestación existe en su hospital y, en el caso contrario, pida que remitan su caso a un hospital con Servicio de Cirugía Plástica.

Sólo los hospitales de tercer nivel disponen de servicios de Cirugía Plástica, capaces de ofrecer todo el proceso de reconstrucción completo, así como las reconstrucciones con tejidos propios

Por último, una clave importante es tomar en consideración las novedades en reconstrucción mamaria. En un futuro próximo se espera la nueva generación de prótesis mamarias con nuevas cubiertas más resistentes a la  ruptura por “fatiga de los materiales” y texturas superficiales más avanzadas que mejoren la integración del implante con el organismo.

También que se produzca el perfeccionamiento de expansores mamarios autohinchables, controlados a distancia por el paciente y el cirujano, para disminuir el número de visitas al hospital y poder así tratar a pacientes en países con gran dispersión geográfica de la población.  Finalmente, los avances en oncogenética permitirán mejorar la detección de más mujeres portadoras de oncogenes de alto riesgo, que se beneficiaría de mastectomías reductoras de riesgo.
..Redacción