Inicio ASP Farmaindustria evidencia el valor del medicamento en nuestra sociedad

Farmaindustria evidencia el valor del medicamento en nuestra sociedad

Compartir

Farmaindustria y la Fundación Max Weber han presentado en Madrid el informe El valor del medicamento desde una perspectiva social. Se trata de un análisis pormenorizado acerca de la aportación clínica, económica y social de los fármacos, para mostrar que la introducción de nuevos medicamentos contribuye a mejorar de forma notable la salud y la calidad de vida de los pacientes. Durante la jornada participaron representantes de diferentes ámbitos del sector sanitario: gestores, profesionales sanitarios, asociaciones de pacientes y de compañías farmacéuticas.

Álvaro Hidalgo, presidente de la Fundación Weber y director del informe ha sido el encargado de repasar los aspectos más relevantes del estudio. A partir del análisis pormenorizado de más de 500 referencias de la literatura científica sobre el medicamento y su aportación a la sociedad, el informe se centra en las evidencias existentes en tres ámbitos: el ahorro de los costes generales e individuales que suponen para la sociedad, su contribución a la mejora de la economía y la productividad laboral, y los beneficios que aportan en términos de salud y calidad de vida.

El informe se centra en el ahorro de costes, la mejora de la economía y los beneficios que aportan los medicamentos en términos de salud y calidad de vida

Humberto Arnés, director general de Farmaindustria destacó, durante la apertura del acto, los aspectos positivos de evidenciar el valor del medicamento en nuestra sociedad. “Este valor va creciendo porque los avances en la investigación biomédica van a permitir desarrollar nuevos tratamientos que dan lugar a una medicina más de precisión, lo que sin duda tendrá un efecto mucho más importante en el tratamiento de la enfermedad”. Arnés destacó la importancia de que los medicamentos “lleguen al ciudadano, compatibilizando ese acceso con la sostenibilidad del SNS“, un equilibrio que “es responsabilidad de la industria, los profesionales, los gestores, las autoridades sanitarias y los propios pacientes”.

Humberto Arnés: Los medicamentos deben llegar al ciudadano, compatibilizando ese acceso con la sostenibilidad del SNS

Para Encarnación Cruz, directora general de la Cartera de Servicios y Farmacia del Ministerio de Sanidad, la calidad del sector industrial del medicamento en España es fundamental y se caracteriza por tener “unos profesionales altamente cualificados, ya que el 58  por ciento de ellos son titulados superiores”. Destacó también que la prestación farmacéutica en nuestro país está muy actualizada: “En los últimos tres años hemos incorporado 128 innovaciones terapéuticas y la mayor parte de estos principios activos se refieren al tratamiento del cáncer”, añade la directora.

En lo que respecta a la contribución económica del sector farmacéutico, Hidalgo destacó el papel del medicamento como generador de empleo cualificado. “Es uno de los sectores industriales con mayor productividad por empleado y también es el sector de alta tecnología que genera más empleo en España”. A esto hay que sumar que nos encontramos ante el segundo sector con mayor productividad por empleado. “La productividad por empleado en la industria farmacéutica llegó a los 118.000 euros en el año 2015” explica el director del informe y añade que “el valor añadido bruto que generan las empresas del sector es de 4.600 millones de euros”.

El valor del medicamento también es notable en el ahorro de costes. En este sentido, los estudios recogidos en el informe demuestran que la introducción de novedades terapéuticas y las mejoras en la adherencia a los tratamientos suponen un mejor estado de salud que tiene a su vez un impacto muy relevante en la reducción de costes sanitarios y no sanitarios. En el primer caso, la reducción de hospitalizaciones, cirugías, consultas y visitas médicas o cuidados personales, que dejan de ser necesarios gracias al mejor estado de salud del paciente, generan ahorros y liberan recursos dentro del sistema sanitario para otros usos. “Existe un efecto compensación de los nuevos medicamentos sobre el coste sanitario neto, pueden reducir el resto de partidas de coste llegando a generar ahorros netos y los efectos de estos ahorros son muy superiores a medio y largo plazo”, explica Hidalgo. Aunque para poder valorar cuál es la contribución en términos de ahorro es necesaria una visión a medio y largo plazo.

El valor añadido bruto que generan las empresas del sector es de 4.600 millones de euros

En lo que se refiere a los costes directos no sanitarios, la mejora clínica producida por la innovación farmacéutica acaba redundando en mejoras en el ámbito laboral del paciente, reduciendo el número de bajas laborales y la merma de productividad en el trabajo, lo que tiene consecuencias muy positivas para el conjunto de la sociedad.

En este sentido, el informe pone de relieve, a partir de estudios en Estados Unidos, que la introducción de nuevos medicamentos supone un ahorro neto de costes sanitarios de entre 2,4 y 8,3 veces el gasto farmacéutico incurrido, siendo este “efecto compensación” más pronunciado a largo que a corto plazo.

La introducción de medicamentos innovadores supone un ahorro de entre 2,4 y 8,3 veces la inversión realizada

Los nuevos medicamentos ahorran costes a través de una mayor adherencia al tratamiento; de hecho, el retorno de la inversión por paciente con adherencia mejorada es de 7,1 veces el gasto realizado en diabetes, de 5,1 en hipercolesterolemia y de 4 en el caso de la hipertensión. Asimismo, tal como refleja el informe, el uso de nuevos medicamentos también puede generar ahorros a través de la reducción de la carga de cuidados personales que requieren los pacientes.

Las vacunas ocupan un espacio destacado en este informe, como una de las intervenciones de salud pública más coste-efectivas que tenemos y con unos beneficios que normalmente superan con creces a sus costes. Destaca, por ejemplo, que por cada dólar invertido en vacunación infantil contra la difteria-tétanos-tosferina se ahorran a largo plazo 27 dólares, de los cuales 9 corresponden a costes sanitarios directos para el sistema. “Las vacunas han demostrado claramente el valor que tienen desde el punto de vista de prevención de la enfermedad y desde el punto de vista de ahorros tanto a corto como a largo plazo”, añade Hidalgo.

El uso de nuevos medicamentos también puede generar ahorros a través de la reducción de la carga de cuidados personales que requieren los pacientes

Belén Crespo, directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, fue la encargada de clausurar el acto y en su intervención destacó la importancia de recoger las evidencias científicas que aporta el medicamento en cuanto a la medición de resultados en salud, no sólo de otros países como incluye este informe, sino también de España. “Tenemos que buscar estas evidencias en nuestro propio Sistema Nacional de Salud”, declara Crespo y añade que “la única manera de seguir avanzando en la regulación de los medicamentos y aportando valor es tener más información de éstos”. Por eso, desde la Agencia Española de Medicamentos  Crespo señala que “estamos trabajando a nivel europeo y nos implicamos en todos los grupos en los cuales se comparte ese conocimiento”.
..Cristina Cebrián