Inicio ASP Más formación para los especialistas en oncología radioterápica pediátrica

Más formación para los especialistas en oncología radioterápica pediátrica

Compartir

 

El perfil del paciente en edad pediátrica que se suele tratar con radioterapia es el de niños con edades comprendidas entre los 5 a los 10 años con tumores cerebrales o lesiones de carácter benigno localizadas el Sistema Nervioso Central (SNC). Para tratar estos casos, es imprescindible una atención multidisciplinar e individualizada, coordinada por un equipo de especialistas específicamente formados para el tratamiento de este tipo de pacientes. En este sentido, una de las conclusiones del curso Progresos en el tratamiento radioterápico del cáncer infantil, organizado por la Fundación GenesisCare, es la de reclamar mejor formación para estos profesionales dedicados al tratamiento del cáncer en edad pediátrica. “Desde hace cuatro años venimos contribuyendo a mejorar y facilitar la información y el conocimiento de este tipo de tratamiento gracias a esta jornada de formación que cada edición reúne a expertos internacionales y de nuestro país especializados en cáncer infantil. En esta ocasión, hemos analizado las principales novedades en técnicas diagnósticas, cirugía, inmunoterapia, oncología radioterápica, así como los nuevos protocolos médicos en el ámbito de la oncología pediátrica”, asegura el Dr. Ignacio Azinovic, director médico de GenesisCare España.

Expertos nacionales han analizado las principales novedades en técnicas diagnósticas, quirúrgicas, inmunoterapia, oncología médica y oncología radioterápica pediátrica

Durante el encuentro, una veintena de expertos han coincidido en que los avances tecnológicos que ha experimentado la oncología radioterápica en los últimos años han permitido administrar dosis más altas de irradiación de forma cada vez más precisa, lograr mejores resultados en el control de la enfermedad y mejor calidad de vida.

Radioterapia, útil para el tratamiento de enfermedades hematológicas
En la jornada, la Dra. Patricia Tavera, oncóloga radioterápica y coordinadora médica de GenesisCare Madrid, Hospital La Milagrosa, ha presentado los primeros casos realizados en España en este centro, con Irradiación Corporal Total (ICT) utilizando Tomoterapia. Este procedimiento, indicado para algunas enfermedades hematológicas como la leucemia, linfomas y algunos tumores sólidos, forma parte del acondicionamiento previo del paciente a un trasplante de médula ósea, y con el que se logra la inmunodepresión del organismo. Al mismo tiempo esta especialista se ha referido a otra técnica de tratamiento de radioterapia, la Total Marrow Irradiation (TMI), igualmente indicada también como acondicionamiento previo al trasplante de progenitores hematopoyéticos, las de mayor incidencia entre la población infantojuvenil. “Esperamos que esta técnica de tratamiento de radioterapia que actúa sobre la médula ósea se convierta en otra alternativa para este tipo de pacientes. Podemos considerarla como la evolución de la ICT. Con la TMI conseguimos escalar la dosis, es decir administrar más dosis para mejorar los resultados, a la vez que minimizamos la cantidad de dosis que depositamos en órganos de riesgo y logrando reducir los efectos secundarios. Aún habría que realizar más estudios científicos sobre sus beneficios y limitaciones. Lo que es evidente es que, en caso de aplicarla, el equipo para hacerlo es la Tomoterapia”, afirma la Dra. Tavera, que ha aclarado que la alta tecnología de la Tomoterapia contribuye a salvar las dificultades técnicas y clínicas de forma sencilla, segura, fiable y cómoda para el niño o adolescente.

Más supervivencia, pero con calidad de vida
La supervivencia del cáncer pediátrico supera en la actualidad el 80% de los casos, pero los pacientes, una vez superada la enfermedad, necesitan tener un seguimiento debido a los posibles efectos secundarios físicos, neurocognitivos, así como psicosociales que se pueden derivar. Por ello, la calidad de vida del niño durante y tras el tratamiento ha sido otro de los temas en los que se ha puesto el foco en este curso formativo; un aspecto que preocupa especialmente en GenesisCare que presta una atención global tanto al niño como a la familia.  

Al respecto, la Dra. Ana Sanz, psico-oncóloga y neuropsicóloga de GenesisCare, ha advertido que el papel de la familia es muy importante para que el niño o adolescente se adapte al proceso de la enfermedad. “Tras el diagnóstico tanto los padres como el niño tienen una serie de reacciones emocionales o sentimientos como el miedo, la tristeza, la amenaza, la culpa, la vergüenza que en la mayor parte de los casos no llegan a ser psicopatológicas y desaparecen con el tiempo. Sin embargo, es necesario que tanto el niño como la familia tengan acceso a una atención psicológica especializada que les ayude a normalizar la situación y evitar el aislamiento social. Para su consecución, una buena comunicación se postula como una herramienta esencial y actualmente se considera un elemento más del tratamiento que el niño recibe”, indica la Dra. Sanz.

La atención de enfermería y psico-oncológica facilitan la normalización y adaptación de niños y padres a la enfermedad

Durante la mesa dedicada a la calidad de vida también ha intervenido la coordinadora de enfermería de oncología radioterápica en GenesisCare, Concha Rodríguez, que ha defendido el papel de la enfermería, formada y con conocimientos especializados en oncología, y que participa dentro del abordaje multidisciplinar que han de recibir este tipo de pacientes. “La atención de enfermería centrada en la atención del niño y la familia, desde el inicio del tratamiento acoge, acompaña, cuida y asesora facilitando la comunicación entre los profesionales sanitarios y el “tándem” formado por niño y familia. Desde enfermería reforzamos información de forma clara, concisa y con lenguaje adaptado al desarrollo del niño sobre los posibles efectos adversos agudos durante el tratamiento, realizamos un seguimiento continuo valorando necesidades de cuidados de la piel, soporte nutricional, implicando a los papás en el cuidado de sus hijos. Y además evaluamos el dolor, nuestro objetivo es que los niños que acudan al tratamiento con confianza y seguridad en las enfermeras que les cuidan. Los cuidados de enfermería facilitan la adherencia terapéutica, contribuyen a la continuidad de los tratamientos, ayudan a normalizar la vida de los niños y familia a la vez que favorecen el mantenimiento de su calidad de vida”, afirma Rodríguez.

Este curso, que organiza la Fundación GenesisCare, se ha convertido en un referente para los especialistas de la oncología radioterápica en España. En sus cuatro ediciones ha logrado formar a más de un centenar especialistas hemato-oncólogos, oncólogos radioterápicos, oncólogos médicos, radiólogos, enfermeros, psico-oncólogos y técnicos en radioterapia que tratan a la población pediátrica.

Compartir