Inicio ASP Luis Mayero: Los profesionales de la salud no están considerados porque el...

Luis Mayero: Los profesionales de la salud no están considerados porque el PIB español en sanidad es ridículo

Compartir

..Emilio Ramirez
“Formación y Recursos Humanos en el sector sanitario”, y es que ese fue el nombre de la última mesa en el especial que, Valor Salud dedicó al Día Mundial de la Salud con ocho horas de radio desde el jueves 5 de abril que, comenzó con la primera tertulia a las 15:00 horas, para acabar en la jornada del viernes con la citada última mesa en la que participaron Carlos Rus, secretario general de ASPE, Luis Mayero, presidente de la Fundación IDIS; Antonio Cabrera, secretario general de Sanidad de Comisiones Obreras; Jorge Gabiola, presidente de la comisión de Recursos Humanos de Aspe y Ángel Javier Vicente, director de Recursos Humanos de Cofares.

Para Rus el tema es más que relevante porque “estamos en una situación donde hay una gran preocupación por la muy cercana falta de profesionales que vamos a tener”. Por su parte, Mayero considera que “es un tema muy controvertido que requiere datos y que se hable seriamente de ellos porque nos va el futuro a los profesionales y a los ciudadanos de nuestro país”.

A la pregunta que lanzó Fran García Cabello, ¿Si ponemos un termómetro a la generación de empleo, cómo estamos en este momento? “La incompatiblidad, la homologación de los títulos, la jubilación, ampliar la formación de los MIR, ahora mismo son temas muy candentes en el ámbito de la sanidad”, tanto en la pública como en la privada, “y que son de gran preocupación” respondía Carlos Rus.

CCOO: “Mientras en la sanidad pública hay un envejecimiento de las plantillas, en la sanidad privada hay un rejuvenecimiento de las plantillas

Cabrera, por su parte, destacó “que en el ámbito sanitario público han firmado dos acuerdos con el gobierno; el primer acuerdo intentaba evitar la excesiva precarización del empleo sanitario público”, un acuerdo “que ha conseguido sacar 100.000 plazas de oferta pública de empleo que saldrán de aquí al año 2020”; y un segundo acuerdo “que hemos conseguido la posibilidad de recuperar el empleo público que se había perdido, en torno a unos 28.000, hemos conseguido el 100 por 100 de tasas de reposición”, dos acuerdos importantes y que para Cabrera “va a permitir intentar recuperar la dinámica de creación de empleo que se venía generando y que son necesario en el empleo sanitario público para dar una buena atención al ciudadano, que debe ser el objetivo primordial de un sistema sanitario  como el nuestro”. En la sanidad privada, “nos preocupa también la excesiva precarización, no tanto como la pública -36%-, pero supera el 20%”, pero hay una diferencia clara en relación a la planificación de profesionales y es que “mientras en la sanidad pública hay un envejecimiento de las plantillas, en la sanidad privada hay un rejuvenecimiento de las plantillas”.

En sanidad “siempre la colaboración público-privada está en el disparadero

Gabiola, desde ASPE, considera que es fundamental “la implicación de los departamentos de recursos humanos como parte integrante del modelo estratégico de cada organización”, ya que a su juicio “hay mucha indefinición de lo que es necesario, se está politizando la prestación del servicio, y no estamos yendo a que los trabajadores necesitan una estabilidad, les den un proyecto, y a día de hoy en España hay un poco de inseguridad jurídica”, además, “siempre la colaboración público-privada está en el disparadero, cada vez que hay movimientos políticos a lo primero que se ataca es acabar con la colaboración público-privada ”.

Desde IDIS, su presidente, destaca que “en el sector privado hay trabajando 300.000 personas y tiene 10 millones de clientes”, cifras que ponen de manifiesto que “el sector privado está muy consolidado en puestos de trabajo”.

¿Cómo va a ser en el futuro los trabajadores sanitarios?

Para el director de Recursos Humanos de Cofares, “no mucho más diferente a lo que estamos viendo en otros sectores”, destacando la importancia de “la disrupción de las nuevas tecnologías” que, “en el ámbito de la sanidad va a ser tremendo”. Antonio Cabrera de CCOO aportó un dato, y es que “formar un médico a las arcas del estado le puede llegar a costar unos 70.000 euros” por lo que “todos estamos de acuerdo que no hay mayor fracaso que estar formando, invirtiendo en médicos y que se beneficien otros países”. Rus, incidió de nuevo en la importancia de la homologación de títulos que, a día de hoy “hay 3.000 médicos que están pendientes de homologación”.

Desde IDIS, Mayero considera que este “país necesita planificación; tiene que tomar el liderazgo el ministerio en cuanto a la planificación de profesionales, ¿qué profesionales necesitamos?, ¿qué especialistas necesitamos?; el registro de profesionales es fundamental y la carrera profesional”. Lo que sí va a cambiar a su juicio va a ser la tipología del paciente, “vamos a tener pacientes mayores, pacientes que antes se morían y ahora son pacientes crónicos”, “pero la relación con los pacientes no debería de cambiar”, pero sí reconoce “que el médico deberá tener otras cualidades”, relacionadas con el empleo de nuevas tecnologías, como el robot Da Vinci.

¿Están los profesionales de la salud motivados?

Desde CCOO se considera que están motivados, “sino la sanidad pública no subsisitiría”, pero “no están considerados, no los valoran”. Para Mayero no se les considera porque el “PIB en España en sanidad es ridículo”, hay que “ser conscientes de que tenemos muy buenos profesionales pero que hay que considerarlos y pagarlos porque si no no estará a gusto ni en la sanidad pública ni en la privada”. Los recortes, como apunta Cabrera, ha hecho que “con toda seguridad, el profesional que más ha perdido en poder adquisitivo ha sido el profesional médico”.

Desde Cofares destacan que es “vital la formación del profesional sanitario y aprovechar todo los que nos dan las nuevas tecnologías y hacer planes de desarrollo profesional acorde a lo que necesitan ellos, que realmente son los que están viendo en el día a día lo que necesita el paciente”. Por parte de ASPE, plantean una iniciativa, que es “coger la vocación que se presupone a cada personal sanitario y encauzarlo en un proyecto de desarrollo profesional e implicarlos en objetivos”.