Inicio ASP Mentiras arriesgadas e innecesarias

Mentiras arriesgadas e innecesarias

Compartir

..Dr. Francisco M. Toquero de la Torre.

No me puedo sustraer a escribir sobre el trasiego informativo a que nos somete el famoso máster de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, después de leer en Facebook la reflexión de un gran internista, amigo y compañero.

Pienso que ella no es nada más que un chivo expiatorio de esa caterva de políticos y altos cargos en todas las instituciones, sindicatos, colegios profesionales y empresas públicas que han llegado a ellas a servirse, en lugar de servir con el altruismo que corresponde a un trabajador público “temporal”, con vocación de ayudar a mejorar la sociedad como experimentado profesional.

Los que peinamos canas, echamos de menos aquellos primeros políticos que eran referente moral y profesional en su vida profesional y personal. Por ello la  sociedad de antaño, mucho más sana en principios que la que tenemos ahora, se dignaba a elegirlos para eso, para gestionar y mejorar “lo público”.

A la política hay que ir a servir, con un desarrollo curricular, con  una experiencia previa y con un bagaje ya bien formados, con “algo” que aportar, no a servirse de ésta para lograr ingresos, hacer “carrera”, situar a los suyos, adquirir compromisos dando favores para que luego tengan que retornar a su persona y seguir nadando en muchos casos en una indigencia intelectual y una incompetencia, impropia de un responsable o gestor.

A la política hay que ir a servir, con un desarrollo curricular, con  una experiencia previa y con un bagaje ya bien formados, con “algo” que aportar, no a servirse de ésta

Pero los partidos y los sindicatos, las instituciones representativas, y hasta la universidad  han convertido su naturaleza de representación en agencias de colocación y de generación continuada de rentas, influencias y prebendas varias. Y así nos va con tantos personajes sobresalientes, hoy se les ficha como en los equipos de fútbol por su capacidad mediática, aunque mientan, aunque roben, aunque sean y muchas veces lo son o al menos lo eran los últimos de la clase. Ahora son los primeros, han sabido sobrevivir y destacar, maniobrando en la sombra, fulminando al competente, rodeándose de mediocres que los hagan destacar, y encima engañando a una sociedad anestesiada y dormida con sus problemas, sus inquietudes y sus valores.

Lo de Cifuentes es un caso más de fuego amigo parece, de alguna reyerta pendiente por envidia y venganza,  pero hay muchos más casos notorios: Errejón y su trabajo de campo en Málaga, sin pisar Málaga, un amigo de la facultad  que luego iría en las listas de Podemos…; el caso de Pedro Sánchez y su doctorado veloz casi urgente; la Cátedra Universitaria de Don Manuel Chávez; la plaza de técnico de la propia señora Cifuentes ante un tribunal con dos amigos que luego fueron nombrados altos cargos, y tantos y tantos técnicos en las consejerías que sacaron sus plazas en OPE restringida, y yo añado dirigida, gerencias de hospital que se han nutrido de “médicos sin MIR” pero con cursos a cargo del dinero público impartidos y acreditados por la propias consejerías en sus factorías de dirigentes, gestores sindicales, que ha usado la liberación para trabajar por sus compañeros, para promoción profesional y personal ….. y pero sería interminable…

¿Quién va a dedicar 12 años de estudios superiores para ganar una parte de lo que otros logran sin estudios superiores y sólo por estar ahí, en la adulación crónica, por ser palmeros, comparsas del líder, cobijados un tiempo…esperando el dedo salvífico que rescata?

¿Quién va a dedicar 12 años de estudios superiores para ganar una parte de lo que otros logran sin estudios superiores y sólo por estar ahí, en la adulación crónica, por ser palmeros, comparsas del líder, cobijados un tiempo…esperando el dedo salvífico que rescata?

¿Qué consejos podemos dar a nuestro hijos sobre esfuerzo y competencia sana y legal en unas oposiciones públicas o en un simple curso para formarse que es pagado con el esfuerzo retributivo de toda una familia, si luego otros lo tiene vía directa y gratis?

Si seguimos así, nos convertiremos en el “salvaje oeste” donde vive y triunfa , el más fuerte, el más falto de principios y escrúpulos y los demás sobreviven “acogotados” esperando que las necesidades del fuerte no sean a costa del sacrificio del débil , cosa que por otro lado no suele suceder.