Inicio ASP ¿Qué sucedería si al médico le apoyara la administración?

¿Qué sucedería si al médico le apoyara la administración?

Compartir

..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
España es un país con una economía avanzada y una sanidad “excelente”. Sin embargo, esta realidad no es la que perciben ni pacientes, ni profesionales, ni los empresarios vinculados a la sanidad. Tampoco los agentes sociales.

Existen diversos factores que pueden explicar esta desconfianza. Un paciente puede tardar ocho meses en ser atendido en la sanidad pública, pero solo dos días si hace un doble pago y se va a la sanidad privada, incluso a ser atendido por el mismo médico. Un médico de Atención Primaria puede tener 45 pacientes en un día y encima dedicar un 70% de su tiempo dedicado a temas administrativos. Un especialista tiene que pedir tres o cuatro pruebas antes de emitir un diagnóstico para defenderse de posibles demandas de un paciente… Parece que todavía estamos lejos de esa “excelencia”.

Un paciente puede tardar ocho meses en ser atendido en la sanidad pública, y dos días si hace un doble pago y se va a la sanidad privada, incluso ser atendido por el mismo médico

El día que la clase política y las administraciones correspondientes dediquen su tiempo y esfuerzo a proyectos a largo plazo, el paciente podrá salir de las listas de espera antes y verse con su médico en un tiempo lógico y razonable, el médico de Atención Primaria atenderá a menos pacientes y menos cuestiones administrativas, y el especialista podrá trabajar de manera más eficiente. Un cambio en el esquema de trabajo permitirá alcanzar una mayor eficiencia y vendrá acompañada de mayores inversiones.

Los proyectos a dos, tres o cuatro años, aquellos que podríamos llamar cortoplacistas y que encajan muy bien con el periodo legislativo “hunden” al sistema sanitario, acaban con la ilusión del médico, consumen ideas, proyectos y recursos económicos. Solo los proyectos a largo plazo, alejados de los protagonismos y personalismos tan “apreciados” por los políticos salvarán la sanidad y el sistema sanitario. Solo los proyectos a largo plazo son un apoyo para el paciente y para el médico.