Inicio ASP Costa Rica se convierte en el primer país de Latinoamérica que se...

Costa Rica se convierte en el primer país de Latinoamérica que se adhiere contra el tráfico de órganos

Compartir

..Emilio Ramirez.
Costa Rica se ha convertido en el primer país de Latinoamérica que se adhiere al Convenio del Consejo de Europa contra el tráfico de órganos humanos, también conocido como Convenio de Santiago de Compostela.

Como informa Efe, el Ministerio de Salud informó a través de un comunicado de prensa que el embajador de Costa Rica en Francia, Gabriel Macaya, fue el responsable de la firma del tratado ante la secretaria general Adjunta del Consejo de Europa, Gabriella Battaini-Dragoni.

Según la OMS, el 10% de todos los trasplantes en el mundo se realizan bajo alguna forma de comercialización, el llamado “turismo de trasplantes”

La firma de este convenio marca un antes y un después ya no solo para las autoridades del país centroamericano, sino también en toda Latinoamérica, y es que constituye el primer tratado internacional para combatir este tipo de delitos que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 10% de todos los trasplantes en el mundo se realizan bajo alguna forma de comercialización, en su mayoría en forma de “turismo de trasplantes”, lo que supone un paso decisivo en la lucha contra el tráfico de órganos en el mundo.

En palabras de la ministra de Salud de Costa Rica, Karen Mayorga, que Costa Rica sea el primer país latinoamericano en adherirse al Convenio del Consejo de Europa contra el tráfico de órganos humanos “es un importante paso no sólo para la salud de las personas, sino porque cierra puertas a prácticas delictivas que ponen en riesgo la salud pública y privada”.

Prevención, lucha contra el tráfico de órganos humanos, protección de víctimas y fomentar la cooperación nacional e internacional en este ámbito

El objetivo de la adhesión es prevenir y luchar contra el tráfico de órganos humanos, proteger a las víctimas y fomentar la cooperación nacional e internacional en este ámbito.

En concreto, el convenio establece que los Estados miembros deberán de adoptar las medidas legislativas y otras que fueran necesarias para garantizar el acceso a la información, la asistencia y el derecho de compensación a las víctimas. Además, el tratado solicita a todos los gobiernos la tipificación de los delitos de extracción llevada a cabo sin el consentimiento libre informado y el consentimiento específico del donante vivo o fallecido; así como también aquellas situaciones en las que haya una “recompensa económica” a cambio de la extracción de órganos, es decir, que el donante vivo o un tercero reciban un beneficio económico o una ventaja comparable, o cuando a cambio de la extracción de órganos de un donante fallecido, una tercera parte obtenga un beneficio económico o una ventaja comparable.

El 1 de marzo entró en vigor el Convenio del Consejo de Europa para luchar contra el tráfico de órganos

El Convenio del Consejo de Europa para luchar contra el tráfico de órganos entró en vigor el pasado 1 de marzo, tras la ratificación de la República Checa, Noruega, Malta, Moldavia y Albania.

España encabeza la lucha contra el tráfico de órganos y el turismo de trasplantes ante la comunidad internacional

Como indicaba por entonces el Consejo de Europa en un comunicado, es el primer tratado internacional destinado a prevenir y combatir el tráfico de órganos humanos, firmado por otros 17 países, entre los que está España que, como líder mundial en donación y trasplantes, encabeza también la lucha contra el tráfico de órganos y el turismo de trasplantes ante la comunidad internacional.

Thorbjorn Jagland, el secretario general de la organización, valoraba la importancia de la entrada en vigor del acuerdo e instaba a que nuevos miembros se adhirieran “lo antes posible”. Cabe recordar que el Convenio fue abierto a la firma hace cerca de tres años, el 25 de marzo de 2015 en la ciudad española de Santiago de Compostela y es que allí se creó “el primer marco global para reprimir en el plano penal el tráfico de órganos humanos, proteger a las víctimas y perseguir a los traficantes”, afirmaba Jagland.