Inicio ASP El IIS La Fe participa en la nueva guía europea de práctica...

El IIS La Fe participa en la nueva guía europea de práctica clínica para el tratamiento de la Hepatitis C

Compartir

..Redacción.
El Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) ha participado en la nueva guía de práctica clínica que, para el tratamiento de la Hepatitis C, es elaborada por la Asociación Europea para el Estudio de las Enfemedades del Hígado (EASL).

Como informa el Portal de Salut La Fe, la guía, en la que ha participado la Dra. Marina Berenguer, hepatóloga del servicio de Digestivo del Hospital Universitari i Politèctic La Fe e investigadora principal del grupo de Hepatología y Transplante Hepático del IIS La Fe, ha sido publicada en la revista Journal of Hepatology. La aportación de la doctora Berenguer a la guía se ha centrado en el tratamiento de los pacientes con enfermedad hepática más avanzada.

El objetivo de la guía es proporcionar directrices basadas en la evidencia científica para la toma de decisiones clínicas. Destacar que el documento ha contado con la colaboración de un reducido grupo de expertos europeos en el ámbito de la hepatología para redactar una versión revisada de la guía existente sobre el tratamiento de la Hepatitis C.

Las primeras guías sobre el tratamiento de la Hepatitis C se habían quedado antiguas, había necesidad de actualizarlas porque “son el soporte científico en que se suelen basar las sociedades nacionales para establecer sus propias recomendaciones”

Como explica la Dra. Berenguer, tras aprobarse  los primeros fármacos orales frente al virus de la Hepatitis C se publicaron las primeras guías europeas sobre el tratamiento de esta patología, sin embargo, la realidad es que “se habían quedado obsoletos”, por lo que “esta es la primera actualización que se ha hecho desde la aparición de combinaciones de antivirales pangenotípicas, es decir, que actúan contra el VHC, independientemente de su genotipo”, añade la experta.

La importancia de estas guías, radica, a juicio de la Dra. Berenguer en que “son el soporte científico en que se suelen basar las sociedades nacionales para establecer sus propias recomendaciones”. Además, la hepatóloga destaca que en esta guía, “se pretende sobre todo, simplificar al máximo el tratamiento y necesidad de monitorización para que el tratamiento pueda ampliarse al máximo número de personas”.

El documento pretende ayudar a los médicos y pacientes en el proceso de toma de decisiones clínicas, describiendo el tratamiento adecuado para pacientes con infecciones agudas y crónicas por el virus de la Hepatitis C

Esta nueva guía de práctica clínica para el tratamiento de la Hepatitis C pretende ayudar a los médicos y otros proveedores de atención médica, a los pacientes y otras personas interesadas en el proceso de toma de decisiones clínicas, describiendo el tratamiento adecuado para pacientes con infecciones agudas y crónicas por el virus de la Hepatitis C (VHC), -la infección por el virus de la Hepatitis es una causa de enfermedad hepática crónica que afecta aproximadamente a 71 millones de personas en todo el mundo- además recoge los avances de la atención clínica para pacientes afectados por el virus gracias a una mejor comprensión de la fisiopatología de la enfermedad y a la evolución de los procedimientos de diagnóstico y las mejoras en la terapia y la prevención de la enfermedad -leer Hepatitis C: Lo que queda por hacer-.

Cabe destacar que estas recomendaciones se aplican a las terapias que han sido aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento y otras agencias nacionales europeas. Actualmente, en este sentido, tal y como señala la doctora, “las terapias actuales son muy sencillas, con pautas de solo 8-12 semanas que no precisan monitorización y con una eficacia en la erradicación del virus que alcanzan básicamente el 98-100%”.

¿Qué son las Guías de Práctica Clínica?

Las Guías de Práctica Clínica son recomendaciones que, desarrolladas de forma sistemática, ayudan tanto al profesional sanitario como al paciente en la toma de decisiones cuando el paciente tiene una enfermedad o condición de salud determinada.

Para el médico, estas guías son de gran valor, ya que las recomendaciones que ofrecen provienen de las mejores evidencias científicas de las que se disponen. El paciente, además tiene la confianza que lo que le indica su médico proviene de estudios científicos que han sido evaluados y resumidos en forma de guía.  “Estas guías son muy importantes porque son el soporte científico en que se suelen basar las sociedades nacionales para establecer sus propias recomendaciones”, concluye la Dra. Berenguer.