Inicio ASP “Sobreviviendo” en la consejería de Sanidad de Madrid

“Sobreviviendo” en la consejería de Sanidad de Madrid

Compartir

..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
Los proyectos políticos en España son de “miras cortas”, con poco recorrido, normalmente porque las personas permanecen poco tiempo en sus cargos. Es difícil encontrar proyectos que tengan el beneplácito de quien gobierna y de la oposición, por eso van cambiándose, anulándose o desechándose.

La sanidad, y la madrileña en especial, no es distinta a la del resto del ámbito político. En los últimos años cada consejero ha traído una idea personal y ni Lamela, Güemes, Fernández Lasquetty, Javier Maldonado, Javier Rodríguez o Sánchez Martos han terminado sus proyectos. Incluso si se hubieran mantenido los cuatro años en el cargo, no habría sido suficiente. No se trata de alargar el periodo de legislatura. Es saludable para la democracia que los ciudadanos vayamos a votar cada cuatro años. Pero es cierto que la legislatura no casa bien con el largo plazo que requieren las estrategias sanitarias. ¿Qué falla entonces? La falta de continuidad. En multitud de ocasiones, hemos observado que el nuevo consejero olvida los proyectos de su predecesor, aunque pertenezcan al mismo partido político. Explica esto el retraso que llevamos en temas importante no solo en la Comunidad de Madrid, sino en todo el país.

A estas alturas todos saben que la llegada a la conserjería es un “plato con fecha de caducidad”, de corto recorrido, sin más interés que mantener y gestionar lo que hay, sin un proyecto nuevo. Entrar ahora a formar parte del equipo directivo de la conserjería es un “marrón”, por eso, los que llegan ahora son unos héroes -o unos ingenuos-.

Los que llegan ahora a la conserjería son unos héroes

El actual consejero, Enrique Ruiz-Escudero, es una persona seria, dispuesta, segura y eficaz, pero se ha encontrado con un problema sobrevenido, contra el que no puede enfrentarse, y es el corto plazo. En mayo de 2019 -como muy tarde- habrá elecciones autonómicas con sus consiguientes cambios de personas y de proyectos. La nueva legislatura traerá nuevos proyectos, mientras, solo “rutina”.