Inicio ASP Dos médicas en el Gobierno de Pedro Sánchez

Dos médicas en el Gobierno de Pedro Sánchez

Compartir

..Juan Pablo Ramírez.
Carmen Montón será la vigésimo segunda ministra de Sanidad de nuestra democracia. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido confiar el Ministerio a la hasta consejera de Sanidad Universal y Salud Pública de la Comunidad Valenciana. No es la única médica del Ejecutivo. La hasta ahora consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, ocupará el Ministerio de Hacienda.

Ya durante el debate de la moción de censura, Sánchez dio las primeras pistas. Hizo un guiño a las políticas que la región valenciana había llevado a cabo en materia sanitaria en estos tres últimos años: “Vamos a seguir la inspiración y el ejemplo del Gobierno valenciano en muchos ámbitos. Hoy por ejemplo he hecho referencia a que vamos a acabar con ese decreto de la primera legislatura de Rajoy que quebraba la universalidad de la sanidad pública, expulsando a cientos de miles de personas, también extranjeros”.

El nombramiento de Montón se conoció después de que las quinielas mantuvieran durante toda la mañana a Rafael Bengoa como la principal apuesta del nuevo presidente del Ejecutivo para dirigir la sanidad de los españoles. Su participación como asesor en el desarrollo del Obamacare, así como su etapa como consejero de Salud del País Vasco eran sus grandes méritos.

Montón también había sonado en las quinielas, aunque con menor fuerza. Licenciada en Medicina por la Universidad de Valencia, llegó a la Consejería de Sanidad hace justo tres años con un objetivo marcado en rojo: la reversión de las concesiones hospitalarias a los grupos privados. Ante la imposibilidad de romper unilateralmente los conciertos, Montón optó por esperar a su finalización. Precisamente este año concluyó el contrato con Ribera Salud por el Hospital de Alzira, que ya se ha incorporado al modelo de gestión pública.

Licenciada en Medicina por la Universidad de Valencia, Montón llegó a la Consejería de Sanidad hace justo tres años con un objetivo marcado en rojo: la reversión de las concesiones hospitalarias a los grupos privados

Durante estos años ha sido también una de las consejeras más críticas con el Ministerio de Sanidad y un referente para el resto de consejeros de comunidades autónomas gobernadas por el PSOE. Sus dardos se han dirigido especialmente hacia la universalidad de la sanidad y a la devolución de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes en situación irregular. Su primera tarea irá encaminada a resolver este problema con la derogación del Real Decreto 16/2012 y el regreso al sistema sanitario previo a la crisis económica.

Otra de las cuestiones que requiere una solución con urgencia es el modelo de financiación sanitaria. Contará con el apoyo de María Jesús Montero, nueva ministra de Hacienda y la otra médica en el Gobierno de Sánchez. Como titular de la cartera de Hacienda, Montero deberá definir las líneas estratégicas, que preocupan en gran medida al Sistema Nacional de Salud. De hecho, este pasado lunes estaba previsto una reunión monográfica del Consejo Interterritorial sobre financiación. El triunfo de Sánchez cambió los planes, pero Montero y Montón deberán retomarlos cuanto antes.

Esta licenciada en Medicina y Cirugía y máster en Gestión Hospitalaria por la Escuela de Negocios EADA había ocupado desde septiembre de 2013 hasta la actualidad la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía. Su gestión ha permitido que la comunidad andaluza cumpliera los objetivos de déficit marcados por la Unión Europea y diseñados por su antecesor en Hacienda, Cristóbal Montoro.

María Jesús Montero, licenciada en Medicina y Cirugía y máster en Gestión Hospitalaria por la Escuela de Negocios EADA, había ocupado desde septiembre de 2013 hasta la actualidad la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía

Antes de acceder a la Consejería de Hacienda, Montón desempeñó durante ocho años el cargo de consejera de Salud. Durante esta etapa puso en marcha las subastas de medicamentos, una medida que ha levantado polémica, especialmente entre la industria farmacéutica y las asociaciones de pacientes, pero que también ha recibido el apoyo de la Organización Médica Colegial. El PSOE ha llevado esta medida en diferentes programas electorales. Incluso Sánchez publicó un tuit para ensalzar la iniciativa: “Los socialistas defendemos la subasta de medicamentos y no los copagos, que se aprieten el cinturón las empresas farmacéuticas. #VotaPSOE“. A pesar de las palabras del entonces candidato socialistas, hoy ya presidente del Gobierno, ninguna comunidad autónoma ha seguido de momento la estela marcada por la región andaluza.