Inicio ASP Una dieta rica en proteínas y el consumo de micronutrientes ayudan a...

Una dieta rica en proteínas y el consumo de micronutrientes ayudan a mantener una alimentación equilibrada

Compartir

..Redacción.
La ajetreada vida de hoy en día, el consumo de la llamada ‘comida rápida’ y el sedentarismo hacen que, en muchos casos, la población no sea capaz de mantener una dieta sana y equilibrada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calculó que en 2016 el 39% de las personas adultas tenían sobrepeso y el 13% eran obesas. Además, en ese mismo año se registraron más de 340 millones de niños y adolescentes de entre 5 y 19 años que presentaban sobrepeso u obesidad.

Según la OMS, en 2016 el 39% de las personas adultas tenían sobrepeso y el 13% eran obesas

Con estas cifras, la OMS recomienda, por un lado, mantener una cantidad mínima de actividad física en cualquier rango de edad para prevenir la aparición de enfermedades no transmisibles en el conjunto de la población. Por otro lado, aconsejan mantener una dieta sana a lo largo de la vida para evitar la malnutrición en todas sus formas. La preocupación por el aumento de la producción de alimentos procesados y el cambio de los estilos de vida es cada vez mayor. Por esta razón, cobran especial importancia los complementos nutricionales que ayudan a mantener unos niveles adecuados de los nutrientes necesarios para llevar una vida saludable.

Las proteínas esconden otro papel fundamental en el ámbito de la nutrición ya que pueden ayudar a controlar el peso

Hoy en día existen en el mercado complementos alimenticios que actúan como reductores del hambre, que disminuyen la absorción y son inhibidores de la lipogénesis, o que actúan como termogénicos. Uno de los nutrientes más importantes que encontramos en los alimentos, y una de las piezas clave para desarrollar cada célula de nuestro cuerpo son las proteínas.  Algunas de sus propiedades son ya conocidas, como su contribución al crecimiento y mantenimiento de las masa muscular y también contribuye al buen funcionamiento del sistema inmune. Sin embargo, las proteínas esconden otro papel fundamental en el ámbito de la nutrición y es que pueden ayudar a controlar el peso.

Dieta alta en proteínas
Diversos estudios han demostrado que una dieta alta en proteínas se asocia a un bajo Índice de Masa Corporal (IMC) además de que la evidencia científica sugiere que, cuando se trata de perder peso, las dietas bajas en calorías y altas en proteínas son más efectivas que aquellas dietas de proteínas estándar bajas en calorías. Más allá de esto, después de que se produzca una pérdida inicial de peso, una dieta alta en proteínas puede prevenir un nuevo aumento, por lo que facilita el control de peso.

Una dieta alta en proteínas se asocia a un bajo Índice de Masa Corporal (IMC)

Algunos de los mecanismos que explican estos efectos son una mayor termogénesis, esto es la capacidad de generar calor en el organismo debido a las reacciones metabólicas; inducida por la saciedad y el mantenimiento de la masa muscular que acompaña a las dietas altas en proteínas. Independientemente del tipo de proteína, sus beneficios están más que demostrados y algunos de los alimentos donde se encuentra mayor cantidad y calidad de este nutriente son el pescado, la soja, huevos, carnes magras, , productos lácteos bajos en grasas así como suplementos alimenticios ricos en proteínas.

Este tipo de dietas reduce el deseo de comer durante la noche ya que se evita comer en exceso durante las tardes

Otro aspecto clave que han demostrado este tipo de dietas es su efecto beneficioso en cuanto a la reducción del deseo de comer entre horas o los llamados ‘antojos, o “picoteo”’. Algo que para muchas personas supone un quebradero de cabeza difícil de controlar.

Según el estudio Los efectos del consumo frecuente de comidas altas en proteínas en el apetito y la saciedad durante la pérdida de peso en hombres con sobrepeso u obesos (The effects of consuming frequent, higher protein meals on appetite and satiety during weight loss in overweight/obese men), publicado en 2011 por Leidy, H.J.; Tang, M.; Armstrong, C.L.; Martin, C.B.; Campbell, W.W; lo que se consigue con este tipo de dietas es evitar comer en exceso durante las tardes y reducir la ingesta de alimentos durante la noche.

Consumo de micronutrientes
Un Índice de Masa Corporal elevado supone un importante factor de riesgo para enfermedades no transmisibles como las cardiovasculares, principalmente cardiopatías y accidentes cerebrovasculares; diabetes, trastornos del aparato locomotor y algunos tipos de cáncer como el de mama, ovarios, próstata, hígado, riñones y colon. El riesgo de contraer estas enfermedades no transmisibles crece con el aumento del IMC.

Los micronutrientes constituyen un elemento fundamental para cualquier proceso que se desarrolle en el interior del cuerpo humano

Para evitar el sobrepeso y la obesidad la OMS recomienda limitar la ingesta energética procedente de la cantidad de grasa total y de azucares, aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos y, por último, realizar una actividad física periódica, de 60 minutos diarios para los jóvenes y 150 minutos semanales para los adultos.

Dentro de estas recomendaciones también se considera importante una ingesta adecuada de vitaminas y minerales, llamados micronutrientes, ya que constituyen un elemento fundamental para cualquier proceso que se desarrolle en el interior del cuerpo humano. Uno de los ejemplos es el hierro, necesario para transportar el oxígeno por el cuerpo, así como la vitamina A es necesaria para la vista, especialmente de noche.

Los micronutrientes están considerados como nutrientes “esenciales”, lo que quiere decir que nuestro cuerpo no puede producirlos por sí mismos y es necesario ingerirlos a través de los alimentos.

En todo el mundo hay cerca de dos mil millones de personas con esta falta de micronutrientes, como el hierro o la vitamina A

Aunque, no son necesarias grandes cantidades de vitaminas y minerales, resulta llamativo que en muchos países de Europa se registra un alto porcentaje de personas que tienen una carencia de estos nutrientes esenciales. Además, las cifras hablan por sí solas, ya que en todo el mundo hay cerca de dos mil millones de personas con déficits de micronutrientes, como el hierro o la vitamina A, y más de mil novecientos millones de personas adultas padecen sobrepeso. Esto se debe, entre otros motivos, a un exceso de alimentos procesados que son densos en energía pero pobres en nutrientes (atractivos o sabrosos pero poco nutritivos);por eso complementar la alimentación con productos fáciles de preparar, que controlan la energía y ricos en nutrientes, proporciona una buena solución a este problema.

Artículos relacionados