Inicio ASP Las conversaciones por ‘WhatsApp’ entre médicos y pacientes no garantizan la confidencialidad

Las conversaciones por ‘WhatsApp’ entre médicos y pacientes no garantizan la confidencialidad

Compartir

..Redacción.
La utilización de la tecnología es cada vez más frecuente en la relación médico-paciente. Presenta ventajas en cuanto a comodidad o ahorro de tiempo, aunque también entraña riesgos. Por ejemplo, la confidencialidad de los datos sanitarios de un paciente no estaría garantizada en una conversación por whatsapp.

Las abogadas María Suárez y Mireia Paricio han insistido en que los facultativos deben evitar comunicar datos de salud, a los pacientes, familiares u otros profesionales sanitarios, a través de programas de mensajería instantánea como el WhatsApp ya que éstos no garantizan la confidencialidad e integridad de la información, durante la jornada Impacto del Reglamento General de Protección de Datos en el ejercicio privado de la Medicina, organizada del Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem).

Las abogadas María Suárez y Mireia Paricio han insistido en que los facultativos deben evitar comunicar datos de salud, a los pacientes, familiares u otros profesionales sanitarios, a través de programas de mensajería instantánea como el WhatsApp

Para adaptarse al RGPD, las expertas hicieron hincapié en algunos aspectos de especial importancia que deben tener en cuenta los facultativos como “además de cumplir la norma acreditar que se cumple, tener una mayor transparencia a través de la revisión de las cláusulas de protección de datos, contar con el consentimiento expreso para realizar comunicaciones comerciales y revisar los contratos que se tienen con los proveedores encargados del tratamiento de datos”.

En cuanto a la conversación de las historias, se trata de una de las preocupaciones de los médicos que ejercen en el ámbito privado. Las abogadas explicaron que éstas se deben tener mientras tenga lugar el tratamiento del paciente y, como mínimo,  durante cinco años desde la fecha de alta del mismo, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 41/2002 de autonomía del paciente.