Inicio ASP La biopsia líquida, la gran esperanza en cáncer de páncreas

La biopsia líquida, la gran esperanza en cáncer de páncreas

Compartir

..Juan Pablo Ramírez.
El escaso éxito de los medicamentos actuales contra el cáncer de páncreas, ha obligado a los oncólogos a centrar el objetivo en la mejora del diagnóstico de esta enfermedad. “La biopsia líquida es la gran esperanza”, señaló el jefe del Servicio de Oncología del Hospital ramón y Cajal y vicepresidente de la Fundación ECO, el Dr. Alfredo Carrato, durante la presentación del curso ‘Panorama actual y futuro del cáncer de páncreas’, impulsado por la compañía farmacéutica Shire y con el aval científico de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y de la Fundación ECO.

La aplicación de la biopsia líquida para el diagnóstico del cáncer de páncreas plantea hoy una serie de retos. La principal dificultad radica en “el estroma que rodea el tumor“, explicó el jefe del Servicio de Oncología Médica del Centro Integral Oncológico Clara Campal (CIOCC), el Dr. Antonio Cubillo, del Hospital Universitario HM Sanchinarro. Mientras se trata de avanzar en esa técnica los hospitales han puesto diferentes modelos de cribado con el fin de diagnosticar la enfermedad en las fases iniciales.

La aplicación de la biopsia líquida para el diagnóstico del cáncer de páncreas plantea hoy una serie de retos. La principal dificultad radica en “el estroma que rodea el tumor”, explicó el Dr. Cubillo.

El Dr. Cubillo explicó que existen dos patrones de cribado. El primero de ellos consiste en le identificación de la población de alto riesgo. Este grupo se sometería a pruebas como la ecoendoscopia digestiva o la resonancia. La segunda se basa en la utilización de “test que pueden detectar estadios precoces“, añadió.

El Hospital Ramón y Cajal ha trabajado en el último año en la localización de personas susceptibles de desarrollar este tipo de tumor. “Nosotros tenemos a la población de alto riesgo identificada. Desde hace año contamos con un registro de familias“, reveló el Dr. Carrato. Esta labor les ha permitido detectar “tres tumores en personas totalmente asintomáticas que están curadas“, explicó. Dos de estos tumores eran de tipo exocrino, que presenta solo un 5% de largos supervivientes, y el tercero de tipo endocrino.

El jefe de Servicio de Oncología del Ramón y Cajal hizo hincapié además en la necesidad de que “el diagnóstico de cáncer de páncreas debe estar en la cabeza” de los médicos de atención primaria y hospitalaria. El profesional debe atender a síntomas como una diabetes, pérdida de peso, el cambio de los ritmos intestinales, la dificultad para digerir.

La biopsia líquida para la detección del cáncer de páncreas solucionaría otro de los problemas que encuentran los oncólogos a la hora de hacer frente a este tumor. “No tenemos tejido en cáncer de páncreas. Se utiliza para el diagnóstico y no lo podemos usar para estudios“, explicó el Dr. Carrato.

Dr. Carrato: “Si hay una docena de tumores de mama, los debe haber también en páncreas. Estamos tratando a todos los pacientes igual”

De manera paralela se plantea un reto en el tratamiento de la enfermedad. “Si hay una docena de tumores de mama, los debe haber también en páncreas. Estamos tratando a todos los pacientes igual“, subrayó el Dr. Carrato. El tumor exocrino y el endocrino reciben hoy el mismo tratamiento. El primero de ellos “representa el 95% de los casos” y cuando se diagnostica “el 70% está metastatizado“, explicó el director médico de Shire, el Dr. Juan Vila.

En la actualidad existen dos líneas de tratamiento. La primera ofrece dos alternativas. Por un lado nab-paclitaxel en combinación con gemcitabina; por otro, otra combinación denominada folfirinox. La segunda línea es irinotecán nanoliposomal (nal-IRI). El Dr. Carrato subrayó que en la actualidad no existe curación para los pacientes con metástasis. “Todavía queda mucho trabajo por hacer para que el cáncer de páncreas sea una enfermedad curable. Por ello, la formación médica continuada en esta patología es fundamental, ya que a mejor formación del equipo multidisciplinar, mejor pronóstico y, en definitiva, mejora el bienestar de los pacientes”, afirmó el Dr. Cubillo.