Inicio ASP Investigación del CIBERDEM logra curar con terapia génica la diabetes tipo 2...

Investigación del CIBERDEM logra curar con terapia génica la diabetes tipo 2 y la obesidad en ratones

Compartir

..Redacción.
Curar en ratones la obesidad y la diabetes tipo 2 mediante terapia génica, y es que eso es lo que ha logrado un equipo de investigadores liderados por Fátima Bosch, jefa de grupo del CIBERDEM en la Universidad Autònoma de Barcelona (UAB),

Los resultados que, se han publicado en EMBO Molecular Medicine, como recoge un comunicado de CIBERDEM,en una sola inyección, de un vector viral adenoasociado (AAV) que transporte el gen del FGF21 (Fibroblast Growth Factor 21), que permita la manipulación genética del hígado, del tejido adiposo o del músculo esquelético, el animal produce de manera contínua la proteína FGF21.

¿Qué es la proteína FGF21?

Se trata de una hormona que, secretada de forma natural por varios órganos, actúa en muchos tejidos para regular el funcionamiento correcto a nivel energético. Al inducir su producción mediante terapia génica, el animal reduce su peso y también la resistencia a la insulina que provoca el desarrollo de la diabetes tipo 2, cuya incidencia a nivel mundial es mayor que la diabetes tipo 1, estimándose en un 90%.

En el caso de la obesidad, la terapia ha sido probada con éxito en dos modelos de la enfermedad, inducida tanto genéticamente como por la dieta. Además, los científicos han observado que administrar la terapia génica en individuos sanos provoca un envejecimiento más saludable y los protege del sobrepeso y de la resistencia a la insulina, asociados a la edad.

Durante el año y medio en que se ha hecho seguimiento de los animales, tras el tratamiento con AAV-FGF21, los ratones han disminuido de peso y han reducido la acumulación de grasa y la inflamación en el tejido adiposo; se ha contrarrestado el depósito de grasa (esteatosis), la inflamación y la fibrosis en el hígado (NASH); mientras han incrementado la sensibilidad a la insulina y la salud general al envejecer, sin observarse ningún efecto secundario.

Los resultados se han reproducido mediante la manipulación genética de diversos tejidos para que produzcan la proteína FGF21, ya sea el hígado, el tejido adiposo o el músculo

Toda esa serie de resultados se han reproducido manipulando genéticamente distintos tejidos para que produzcan la proteína FGF21, ya sea el hígado, el tejido adiposo o el músculo. Al respecto, como indica Fátima Bosch, directora del estudio, “esto da una flexibilidad muy grande a la terapia, ya que permite seleccionar cada vez el tejido más apropiado y en caso de que alguna complicación impida manipular alguno de los tejidos, se puede aplicar a cualquiera de los otros. Cuando alguno de estos tejidos produce la proteína FGF21 y la secreta a la circulación sanguínea, ésta la distribuye por todo el cuerpo”.

Los investigadores destacan la trascendencia de estos resultados, y es que “la prevalencia” tanto “de la diabetes tipo 2” como “de la obesidad está incrementando de manera alarmante en todo el mundo”, alerta la investigadora de la UAB y coautora del estudio Claudia Jambrina.

Por primera vez se contrarresta la obesidad y la resistencia a la insulina a largo plazo mediante la administración de una sola sesión de terapia génica en el modelo animal que más se parece a la obesidad y a la diabetes tipo 2 de los humanos

Los resultados demuestran que es una terapia segura y eficaz”, como afirma la primera firmante del artículo, la investigadora de la UAB Verónica Jiménez. Además, la investigación – desarrollada por investigadores del Centro de Biología Animal y Terapia Génica (CBATEG) y los Departamentos de Bioquímica y Biología Molecular y de Sanidad y Anatomía Animal de la Universitat Autònoma de Barcelona y del CIBERDEM- marca un hito, y es que “es la primera vez que se logra contrarrestar la obesidad y la resistencia a la insulina a largo plazo mediante la administración de una sola sesión de terapia génica en el modelo animal que más se parece a la obesidad y a la diabetes tipo 2 de los humanos”,

Los resultados también muestran cómo la administración de la terapia génica tiene, además,un efecto protector contra el riesgo de formación de tumores cuando el hígado está sometido a una dieta hipercalórica durante mucho tiempo.

Para Fátima Bosch el siguiente paso será “probar esta terapia en animales más grandes para, después, comenzar con los ensayos clínicos en pacientes”. La terapia génica mediante la utilización de vectores virales adenoasociados ha sido aprobada en Europa y en EEUU para el tratamiento de diferentes enfermedades por su eficacia y seguridad, y cuenta con mucha experiencia clínica con aplicaciones en el hígado y en el músculo, por lo que “la terapia propuesta en esta investigación constituye la base para futuros ensayos clínicos para el tratamiento de enfermedades metabólicas en humanos”, concluye Bosch.

Artículos relacionados