Inicio ASP Mareos: causa muy frecuente en Atención Primaria, de origen multifactorial

Mareos: causa muy frecuente en Atención Primaria, de origen multifactorial

Compartir

“El Médico Responde” es el espacio habilitado en el marco de “Pacientes SEMERGEN“, de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, con el objetivo de que el paciente pueda formular una pregunta sobre un aspecto de su salud que le preocupe, y que profesionales médicos de SEMERGEN le contesten en un breve plazo de tiempo. De este modo, y sin sustituir la visita médica en consulta, el paciente es informado y formado con criterios médicos adecuados, consensuados y documentados.

Esta semana, el Dr. Fernando María i Ros (NC: 4622291), del Equipo Médico PacientesSemergen.es, resuelve algunas dudas de los pacientes relacionadas con vértigos y mareos.

Desde hace 10 años tengo cada vez más vértigos: al cerrar los ojos o andar con luz apagada no voy en línea recta. También me duelen más los huesos: tomo tramadol 50 retard, baja el dolor, pero se me “encajan” las lumbares y me quedo clavada. Desde hace 6 meses, me duelen mucho los músculos y las articulaciones.

Tengo hipertiroidismo subclínico diagnosticado hace 6 años, nódulos de líquido tiroides. Colesterol +250 desde “siempre”. La pierna izquierda se hincha mucho con vena gruesa y dolorosa. Retención de líquidos. Ando más de 3 horas al día. Mido 1,65 y peso 51 kilos (Mujer, 51 años)

Respuesta:
El tramadol es un analgésico considerado como opioide menor (con una potencia analgésica de efecto moderado) que, en ocasiones, es pautado para dolor que no se controla adecuadamente con analgésicos como paracetamol, metamizol o antiinflamatorios. Sin embargo, como efecto secundario puede producir mareos e incluso náuseas.

En primer lugar, sería conveniente valorar si los vértigos o mareos se están acrecentando por efecto secundario de la medicación. En caso de no objetivar una clara relación, habría que llevar a cabo una adecuada exploración ya que el origen de estos puede estar determinado por diversos factores (problemas de columna cervical, alteraciones en el oído donde se encuentra ubicado el sentido del equilibrio…). En ocasiones, puede ser necesario perfeccionar el estudio con pruebas complementarias.

Me levanto muy a menudo con muchos mareos, y me dicen que son vértigos… Estoy tomando Dogmatil, pero me sienta fatal. ¿Hay algo que se pueda hacer contra los vértigos? (Hombre, 45 años)

Respuesta:
Los mareos son causa muy frecuente de la consulta en Atención Primaria, de origen multifactorial y, en ocasiones, desconocido. Sin embargo, el vértigo no es exactamente lo mismo.

El vértigo es la sensación de movimiento o giro rotatorio de los objetos respecto al paciente. El tratamiento en el proceso agudo suele ser, como bien comenta, sulpirida (Dogmatil) en pauta descendente. El efecto secundario más frecuente es la hipotensión postural que puede ser la sensación de malestar que te está produciendo. Una alternativa de tratamiento es la betahistina.

De todas formas, debería controlar las cifras de tensión arterial para verificar que no estén descontroladas. Si persiste la clínica, se deberían realizar más pruebas complementarias (analíticas, radiología cervical…)

Desde hace 15 días me está pasando que, al levantarme bruscamente del sofá o al incorporarme, me da un fuerte mareo y tengo que sujetarme a lo que tenga a mano. Tengo 47 años y presión arterial alta, para lo que estoy medicándome desde hace muchos años.

No tengo ningún otro problema de salud. Dono sangre habitualmente y me tomo la tensión con regularidad y está correcta (Hombre, 47 años)

Respuesta:
Este caso parece tratarse de mareos por ortostatismo, es decir, que son desencadenados por cambios en la presión arterial al cambiar de posición. Esto suele deberse a cambios en los mecanismos de regulación de la presión arterial, lo que no significa que se trate de un problema de salud, sino que se trata de un mecanismo fisiológico de regulación del organismo que puede aparecer con los años.

No obstante, sería conveniente medir la presión arterial tanto tumbado como incorporado para poder llevarle las cifras escritas a su médico. Habitualmente, la solución únicamente está en realizar los cambios de posición lentamente para evitar estos mareos.