Inicio ASP El Consejo de Colegios de Cataluña lanza un decálogo sobre terapias complementarias

El Consejo de Colegios de Cataluña lanza un decálogo sobre terapias complementarias

Compartir

..Redacción.
El Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña (CCMC) ha aprobado un documento de posición en el que define los principios que deben seguir los médicos que indican terapias complementarias para garantizar el ejercicio correcto de la medicina. Estos principios quedan recogidos en un decálogo y que parte de la base general de que cualquier profesional de la medicina debe guiarse, “de manera inexcusable“, por criterios científicos consensuados y actualizados y de que el abordaje de cualquier enfermedad debe comprender, de manera inequívoca y fundamental, la indicación de tratamientos basados en los conocimientos médicos validados.

El documento advierte de manera tajante que las terapias de carácter complementario, aunque pretendan contribuir a mejorar el estado del paciente, no pueden ocupar nunca un papel principal ni exclusivo en el manejo de ninguna patología. “El Documento de Posición del CCMC deja muy claro que el uso de terapias complementarias en el ejercicio de la medicina implica que el abordaje de la enfermedad que afecta al paciente comprenderá, antes que nada, la indicación del tratamiento basado en los conocimientos médicos validados“, advierte el consejo en un comunicado.

El texto insiste en que el médico debe advertir al paciente del carácter no sustitutorio de estos procedimientos en relación a los tratamientos validados. “El proceso de información al paciente debe ser muy riguroso. El médico tiene la obligación de insistir en la necesidad de no abandonar ningún tratamiento principal y necesario”, insiste el comunicado.

El documento excluye del concepto de terapias complementarias aquellos procedimientos que inducen de forma clara al abandono de tratamientos validados por la comunidad médica (como la Nueva Medicina Germánica o Método Hamer, la Bioneuroemoción, la dieta milagrosa del pH, etc.), así como el uso de productos o procedimientos no autorizados o prohibidos para el uso humano (MMS, derivados del muérdago, etc.).