Inicio ASP Casi la mitad de los pacientes críticos que precisan traslados intrahospitalarios sufren...

Casi la mitad de los pacientes críticos que precisan traslados intrahospitalarios sufren algún evento adverso

Compartir

Diversos estudios muestran que los pacientes críticos que tienen que ser trasladados entre diferentes estancias del hospital sufren de dos a cuatro veces más complicaciones que los que no precisan trasporte intrahospitalario, y alrededor del 46 % de los pacientes transportados experimentan eventos adversos. El transporte dentro del hospital se asocia también a una estancia más larga del paciente en la UCI5 y se ha sugerido como un factor de riesgo para las infecciones.

El traslado de un paciente de la UCI o de la sala de emergencias a otra unidad o departamento del hospital puede, por tanto, ser arriesgado y a menudo se convierte en una situación estresante, tanto para el propio paciente como para los responsables de realizarlo: médicos, enfermeros y otros profesionales. Sin embargo, se trata de una medida necesaria, ya que estos pacientes pueden necesitar pruebas diagnósticas o terapéuticas complementarias que son fundamentales para su tratamiento y que suelen hacerse en otras dependencias del hospital.

Los pacientes trasladados sufren de dos a cuatro veces más complicaciones que los que no precisan trasporte intrahospitalario

Los pacientes críticos precisan de una monitorización continua; por eso, cuando deben ser trasladados es muy importante que no se pierda en ningún momento su información vital: ni en el proceso de transporte, ni en el tiempo de preparación, durante el que se desconectan y conectan los cables de los sistemas fijos. Es decir, deben reducirse lo máximo posible los llamados “puntos ciegos”, o momentos en los que podría no tenerse información del paciente.

El transporte dentro del hospital se asocia a una estancia más larga del paciente en la UCI

Para limitar estos puntos ciegos, GE Healthcare ha desarrollado el nuevo sistema CARESCAPE ONE de monitorización móvil que puede medir hasta 6 parámetros diferentes (ECG, presión no invasiva, presión invasiva, saturación, temperatura, y CO2). La aplicación de este nuevo sistema puede permitir y reducir hasta un 28 % el tiempo de preparación del paciente y un 24 % el tiempo total del desplazamiento intrahospitalario.

Hasta ahora, para garantizar una monitorización continuada del paciente durante el traslado podía ser necesario el uso de monitores de gran tamaño y de sistemas muy complejos de cableado que, tal como explica la enfermera Inna Pennanen, del Peijas Hospital de Helsinki, hacía que “los cables se tuvieran que poner en la cama y quedaban a en la espalda del paciente, lo que les suponía una incomodidad”.

El nuevo sistema de traslado de GE Healthcare incorpora un monitor portátil del tamaño de una tablet al que se puede trasladar toda la información del monitor principal que está en la cabecera de la cama del paciente crítico sin necesidad de desconectarlo. Además, todos los cables que controlan los parámetros del paciente, como pueden ser la temperatura o la tensión arterial, son puertos USB. En los sistemas anteriores había diferentes formatos de conexiones, identificados normalmente por colores, lo que alargaba el tiempo necesario para realizar las conexiones. Este sistema es el primero que unifica el formato de todas las conexiones de cables, lo que permite realizar el cambio de una manera más rápida y segura.

Además, el sistema simplifica y elimina algunas tareas asociadas al proceso de conectar el paciente al monitor de transporte: antes era necesario desconectar los cables del monitor principal, conectarlos al monitor de transporte y ajustar nuevamente las alarmas, realizar el cero de los transductores y revisar otros parámetros, ya que el monitor de cabecera y de transporte no compartían configuraciones. Ahora solo es necesario desconectar el sistema del monitor de cabecera e iniciar el transporte. los cables del paciente no se tienen que desconectar, su información, las alarmas y el resto de los parámetros se copian automáticamente para iniciar el traslado de forma sencilla, más eficaz y segura.

La simplificación del proceso se repite cuando el paciente se vuelve a conectar al monitor de cabecera. El tiempo de preparación para el transporte y del traslado se reducen.