Inicio ASP La universalidad y la equidad deben ir unidas

La universalidad y la equidad deben ir unidas

Compartir

…Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
Comienza el curso político. Son muchas las asignaturas pendientes del Ministerio de Sanidad. No quiero decir que sean culpa de esta ministra. Se han ido acumulando a lo largo de los años, como el polvo en una casa cerrada durante mucho tiempo. Carmen Montón ha aireado la cuestión de la universalidad. Ya lo hacían las comunidades autónomas, pero era quizás necesario unificar el modo en que los servicios sanitarios autonómicos asistían a los inmigrantes en situación irregular.

No vamos a repetir las tareas por hacer del Ministerio. Sí parece claro que vamos a continuar por este camino de reforzar la universalidad en el Sistema Nacional de Salud: eliminación o cambio del modelo de copago, salud de la mujer…

Existen cuestiones que urge corregir. No tiene sentido que una comunidad como País Vasco invierta 1.669 euros por habitante y otra como Andalucía solo 1.110. Son 559 euros de diferencia

De fondo aparecen los Presupuestos Generales del Estado. En los últimos años años se ha hablado de financiación sanitaria. Tanto que incluso se llegó plantear el cambio de todo el modelo de financiación de las comunidades autónomas. No es de extrañar. La salud representa aproximadamente un 40% del presupuesto de todas las comunidades. Finalmente el presidente Pedro Sánchez anunció que no se iba a producir la reforma durante esta legislatura. Es cierto que el anterior Gobierno había dado ya los primeros pasos en el Senado pero el ritmo al que se estaban desarrollando los acontecimientos no auguraban que el proyecto pudiera continuar en esta legislatura aunque hubiera seguido Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo.

Si no hay cambio de modelo como ha dicho Sánchez. Deberían establecerse medidas orientadas a mejorar la financiación sanitaria. Esto debe producirse antes que se aprueben los Presupuestos de 2019. Existen cuestiones que urge corregir. No tiene sentido que una comunidad como País Vasco invierta 1.669 euros por habitante y otra como Andalucía solo 1.110. Son 559 euros de diferencia. O que el desfase entre el gasto real y los presupuestos esté por encima del 11%.

Son ejemplos de que la equidad en el sistema sanitario viene cojeando desde hace años. Y para que exista verdadera universalidad en el sistema sanitario, debe haber igualdad en el territorio nacional.