Inicio ASP Hematología recomienda introducir el concepto de curación en los esquemas terapéuticos de...

Hematología recomienda introducir el concepto de curación en los esquemas terapéuticos de leucemia mieloide crónica

Compartir

..Redacción.
El tratamiento de la leucemia mieloide crónica (LMC) ha cambiado en los últimos años. Tanto es así que los hematólogos insisten en su recomendación de de introducir el concepto de curación en los esquemas terapéuticos y estudiar más a fondo los efectos adversos de los tratamientos. “A pesar de que hemos llegado a controlar la enfermedad en cerca del 95% de los pacientes, con una supervivencia similar a la de población sana en menores de 60 años, no hemos conseguido los mismos resultados en mayores de esta edad“, explica el Dr. Juan Luis Steegmann Olmedillas, presidente del Grupo Español de LMC (GELMC), de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), con motivo del LMC.

Esta enfermedad representa hasta el 20% de todas las leucemias y “constituye un paradigma en el tratamiento del cáncer puesto que, a día de hoy, en España, un 56% de los pacientes presenta una respuesta molecular completa al tratamiento. No obstante, para pensar en una curación total de la enfermedad, se debe conseguir el 100% de estas respuestas”, comenta el Dr. Steegmann.

Por el momento, la discontinuación del tratamiento no es una práctica clínica habitual. No obstante, hay miles de pacientes que, tras una respuesta completa duradera durante años, han detenido el tratamiento, la mayoría en el marco de ensayos clínicos o en centros en los que el estándar de calidad es muy alto. “Un 50% de estos pacientes no han recaído, pero el tiempo de seguimiento es corto a día de hoy“, asegura el Dr. Steegmann.

Hay miles de pacientes que, tras una respuesta completa duradera durante años, han detenido el tratamiento. “Un 50% de estos pacientes no han recaído, pero el tiempo de seguimiento es corto a día de hoy”, asegura el Dr. Steegmann

El presidente del GELMC recordó que “la LMC fue el primer tipo de cáncer tratado con un inhibidor específico de tirosina quinasa, el imatinib. Ahora existen cientos de fármacos de este tipo que se emplean con éxito en otras neoplasias, aunque es en la LMC donde se obtienen los mejores resultados. Además, este tipo de leucemia ha sido pionera en incorporar los estudios genéticos y moleculares en las rutinas de tratamiento. De hecho, llevamos una década de adelanto en la estandarización de esta clase de estudios, respecto a otros tipos de cáncer”.

Entre los avances más significativos del último año destacan la aprobación, por parte de la Agencia Estadounidense de Medicamentos (FDA, en sus siglas inglesas), de bosutinib 400 en primera línea; la consolidación de ponatinib como tratamiento de rescate, y la inclusión, por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas inglesas), de nilotinib como terapia a la que recurrir si se planea la discontinuidad del tratamiento.

Artículos relacionados:

Compartir