Inicio ASP Ruber Juan Bravo de Quirónsalud incorpora la cirugía de Mohs para saber...

Ruber Juan Bravo de Quirónsalud incorpora la cirugía de Mohs para saber cuándo el tumor es extirpado por completo

Compartir

..Redacción.
El cáncer de piel en todas sus variantes, tanto melanoma como no melanoma, está en aumento, y es que según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) en España, al año hay unos 4.000 casos de melanoma y más de 74.000 de cáncer cutáneo no melanoma. Unas cifras que en los últimos 30 años se han duplicado, por lo que la protección solar, como también el diagnóstico y tratamiento precoz de estas lesiones son vitales para evitar posibles dificultades.

El Servicio de Dermatología del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo del grupo Quirónsalud, dirigido por la Dra. María Calvo Pulido, ha incorporado a su cartera de servicios la técnica de la cirugía de Mohs que, de la mano de la Dra. Claudia Bernárdez ha demostrado una gran eficacia en el tratamiento del cáncer de piel, tanto melanoma como no melanoma.

¿Qué es la cirugía de Mohs?

También llamada micrográfica, la cirugía de Mohs debe su nombre al cirujano que la desarrolló. Es una práctica que al cirujano, el beneficio primordial que le aporta en la intervención quirúrgica del cáncer de piel es que mientras realiza la técnica, el cirujano puede saber con certeza cuando el tumor ha sido extirpado completamente, una prestación que no es posible con otros tratamientos más convencionales del cáncer de piel.

Un paciente sometido a este tipo de cirugía sabe antes de llegar a su casa que ya no tiene tumor”, afirma la Dra. Bernárdez.

Para plantear su realización el paciente debe primero acudir a consulta para un correcto diagnóstico y planteamiento del tratamiento.

Beneficios de la Cirugía de Mohs: mayor tasa de curación y la conservación del máximo posible de tejido sano disminuyendo la cicatriz resultante

La posibilidad de ver donde acaba el tumor, o que el cirujano sepa cuando el tumor se extirpó por completo, le otorga a la Cirugía de Mohs dos beneficios principales frente a otros tratamientos del cáncer de piel: en primer lugar una mayor tasa de curación y por otra la conservación del máximo posible de tejido sano disminuyendo de esta manera la cicatriz resultante. Este aspecto es de especial relevancia en áreas con menos cantidad de piel como pueden ser la cara, el escote o las manos.

Al ser una técnica específica, la Cirugía de Mohs precisa, además de dermatólogos, de un anatomopatológo, que revisa la muestra de piel al microscopio

La Cirugía de Mohs, al ser una técnica específica, además de realizarla dermatólogos con una formación concreta para ello, precisa también de un anatomopatológo, que es el encargado de revisar la muestra de piel al microscopio.

Se realiza en fases hasta determinar en el propio quirófano que el tumor está completamente eliminado, en cuyo caso se procede a la reconstrucción de la piel para cerrar el defecto quirúrgico o cicatriz de la forma más estética.

Artículos relacionados

Compartir