Inicio ASP Un 90% de las mujeres con cáncer de mama están libres de...

Un 90% de las mujeres con cáncer de mama están libres de recaída a los cinco años

Compartir

..Redacción.
El diagnóstico precoz y la evolución de los tratamientos contra al cáncer de mama han permitido que un 90% de las pacientes afectadas estén libres de recaída a los cinco años. En los años 80, esta cifra se situaba en el 70%, según las cifras de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

El primer gran avance se produjo en los años 70 cuando se demostraron los beneficios de la utilización de la quimioterapia después de la cirugía. En aquellos años, se comprobó además la eficacia del tamoxifeno como tratamiento hormonal para el cáncer avanzado de mama. El éxito en los resultados hizo que poco después comenzara a aplicarse en estadios precoces de la enfermedad.

El conocimiento de la heterogeneidad del tumor ha permitido seguir avanzando en un mejor diagnóstico y tratamiento. Los diferentes subtipos biológicos requieren de tratamientos específicos. El descubrimiento de diferentes perfiles biológicos permitió incorporar los anticuerpos monoclonales al arsenal terapéutico en el tratamiento del cáncer de mama HER2 positivo, hasta entonces de mal pronóstico por su mayor agresividad. El primero fue trastuzumab y después se ha añadido pertuzumab.

El conocimiento de la heterogeneidad del tumor ha permitido seguir avanzando en un mejor diagnóstico y tratamiento

Se ha conseguido un incremento notable de la supervivencia de las pacientes con esta alteración. Se advierte una mejoría de 15 meses en su esperanza de vida. En el caso de las pacientes con muy mal pronóstico con cáncer de mama metastásico se han alcanzado casi los 5 años de supervivencia. La combinación de trastuzumab y quimioterapia se ha convertido además en una alternativa eficaz para las pacientes que fracasan a tratamientos previos.

En el caso de las mujeres con enfermedad hormonosensible han surgido también nuevos fármacos biológicos que, asociados a tratamientos clásicos como la hormonoterapia, mejoran los resultados. Everolimus primero, y más recientemente los inhibidores de CDK4/CDK6 como el palbociclib y ribociclib son los ejemplos más relevantes y que han mejorado más la supervivencia libre de progresión de este subgrupo de pacientes.

Entre las pacientes con cáncer de mama metastásico y con presencia de una mutación en el gen BRCA1/2 en la línea germinal, los fármacos inhibidores de PARP (también denominados inhibidores de la poli (ADP-ribosa) polimerasa) como el olaparib y talazoparib han demostrado un beneficio significativo disminuyendo el riesgo de progresión comprado con la terapia estándar.

En mujeres con enfermedad hormonosensible han surgido nuevos fármacos biológicos que, asociados a tratamientos clásicos como la hormonoterapia, mejoran los resultados

Otro hecho de gran relevancia en las tres últimas décadas ha sido el incremento de cirugías conservadoras y una menor intervención sobre la axila. Este cambio ha servido para evitar complicaciones y mejorar la calidad de vida de las mujeres con cáncer de mama.

En esta línea de maximizar la ecuación riesgo/beneficio de cada tratamiento, el test de expresión génica de 21 genes ha demostrado que muchas mujeres con cáncer de mama con ganglios axilares negativos y receptores hormonales positivos que obtiene una puntuación intermedia en el test molecular pueden evitar la quimioterapia sin que impacte en sus resultados oncológicos.

Cada uno de estos pasos suponía una mejora de un 2% o 3% en la tasa de recaídas, algo que podría ser considerado irrelevante. Con más de 26.000 casos al año de cáncer de mama en España, cada avance en el tratamiento que suponga un 1% de mejora en la tasa de supervivencia hace que 260 mujeres menos recaigan de su enfermedad y puedan disfrutar de una mejor calidad de vida con reincorporación plena a su vida social y laboral. En la actualidad es el segundo tumor más diagnosticado en el mundo y el cuarto en España si se suman ambos sexos. Es además el tumor más frecuente en la mujer. En 2016 fallecieron 6.477 mujeres por cáncer de mama siendo la edad media de defunción 70 años.