Inicio ASP Acreditación QH, un referente en calidad asistencial

Acreditación QH, un referente en calidad asistencial

Compartir

..Dr. Fernando Mugarza
Un día antes de celebrarse el día mundial de la calidad la Fundación IDIS hizo entrega de sus acreditaciones QH (Quality Helthcare) que reconoce el esfuerzo realizado por las organizaciones asistenciales públicas y privadas en esta compleja senda. Con esta son ya cinco las convocatorias impulsadas desde el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad y 126 las acreditaciones entregadas en total a otros tantos centros asistenciales públicos y privados.

La calidad en el entorno asistencial no solo ofrece una oportunidad de diferenciación, sino que contribuye a construir entornos de confianza y credibilidad basados en la propia experiencia del individuo en su contacto con el sistema. Este hecho unido a los criterios de seguridad implantados y los resultados de salud obtenidos constituyen la piedra angular del liderazgo en un entorno tan complejo como el de la asistencia sanitaria.

La calidad en el entorno asistencial no solo ofrece una oportunidad de diferenciación, sino que contribuye a construir entornos de confianza y credibilidad basados en la propia experiencia del individuo en su contacto con el sistema

No podemos hablar de calidad total si no procuramos medir los logros alcanzados y adaptar los procesos y procedimientos a los estándares validados más exigentes, es por ello que el indicador sintético de calidad sobre el que se asienta la acreditación QH (Quality Healthcare) tiene tanta relevancia una vez que aúna todas las certificaciones más relevantes en materia de calidad, excelencia en el servicio, seguridad y responsabilidad social entre otras.

Dar respuesta a las necesidades manifestadas por ciudadanos y pacientes es clave y para ello es fundamental implantar una cultura que se asiente en el conocimiento y satisfacción puntual de todas sus expectativas. No puede haber calidad total si no hay una preocupación especial y un compromiso firme con la mejora de la experiencia vivida por el individuo con la organización y una responsabilidad evidente y constante con la satisfacción de las expectativas del individuo en las diferentes etapas y momentos por los que este transita en su contacto con el centro o la organización asistencial de que se trate.

Uno de los retos de las organizaciones asistenciales sanitarias en el ámbito de la calidad sigue siendo el saber transmitir la relevancia de sus logros en esta materia. El ciudadano, el paciente y su entorno han de ser capaces de identificar y premiar con su confianza y capacidad de elección a aquellas organizaciones que acreditan un esfuerzo especial en materia de calidad, seguridad y como consecuencia en la obtención de los mejores resultados de salud posibles.

Uno de los retos de las organizaciones asistenciales sanitarias en el ámbito de la calidad sigue siendo el saber transmitir la relevancia de sus logros en esta materia

Hoy en día la información fluye con inmediatez favorecido este hecho por las herramientas relacionadas con las tecnologías de la información y la comunicación, y en este contexto las organizaciones que aglutinan a pacientes y profesionales adquieren un protagonismo esencial a la hora de determinar criterios por los que medir el grado de satisfacción de sus expectativas y necesidades.

No cabe ninguna duda que el ciudadano en general y el paciente y su entorno en particular a través de la información ocupa un estatus cada vez más participativo en lo que respecta a la gestión corresponsable de su propia salud, es por ello que todo sistema de calidad que se precie ha de contemplar su participación e implicación directa teniendo en cuenta su opinión a través de una escucha activa eficaz y una predisposición a considerar e implantar sus recomendaciones de mejora.