Inicio ASP Pacto por la Sanidad, empleo de calidad y colaboración público-privada, retos para...

Pacto por la Sanidad, empleo de calidad y colaboración público-privada, retos para cuatro ex ministros

..Juan Pablo Ramírez
Cuatro ex ministros de Sanidad analizaron los retos de futuro a los que se enfrenta el Sistema Nacional de Salud. Enrique Sánchez de León, Julián García Vargas, Bernat Soria y Dolors Montserrat hicieron un repaso de su etapa por el Ministerio de Sanidad y ofrecieron su visión de futuro, durante el encuentro El valor de la experiencia, que organizó la Fundación Bamberg en el Senado con la colaboración de la compañía farmacéutica Novartis.

El Pacto por la Sanidad es uno de los principales retos. El ex ministro socialista Bernat Soria (2007-2009) subrayó que “es posible”. El principal obstáculo, matizó, “son los partidos políticos pero son también el único modelo de representación política”. Una necesidad con la que coincidió la ex ministra popular Dolors Montserrat (2016-2018) que abogó por “la despolitización de la sanidad”. Para ello, insistió en la puesta sobre la mesa de medidas “a corto, medio y largo plazo”.

Una medida que serviría para despolitizar la sanidad es otorgar al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) poderes ejecutivos. Montserrat defendió que las decisiones sean vinculantes. “Lo dice una ministra que no tenía mayoría de consejeros de su partido dentro del CISNS”, añadió. Esta medida serviría para potenciar “la cohesión territorial, la calidad y una mejor gestión de los recursos”.

Una medida que serviría para despolitizar la sanidad es otorgar al CISNS poderes ejecutivos. Montserrat defendió que las decisiones sean vinculantes

Precisamente el CISNS se puso en marcha en la etapa del ex ministro socialista García Vargas (1986-1991), “que tenía mayor capacidad para tomar decisiones”. García Vargas defendió una vuelta a los orígenes del Consejo Interterritorial, tal y como propuso Montserrat. El ex ministro socialista insistió en la necesidad de “mejorar la coordinación” para evitar las diferencias de gasto por habitantes de casi 500 euros que existe entre País Vasco, las regiones que más y menos gastan.

La capacidad de gasto de las comunidades autónomas fue otra de las cuestiones abordadas. “No se va a recuperar el gasto a corto y medio plazo. El programa de estabilidad prevé incrementos moderados”, señaló García Vargas, quien entiende que la prioridad se encuentra en las pensiones. Montserrat rechazó el establecimientos de fondos finalistas, pero sí “suficientes”. Soria subrayó que durante su etapa los consejeros de sanidad estaban a favor de una financiación finalista, sin embargo, los de economía se oponían.

Soria subrayó que el Pacto por la Sanidad “es posible”. El principal obstáculo, matizó, “son los partidos políticos pero son también el único modelo de representación política”

En este debate sobre la sostenibilidad del sistema, el primer ministro de la democracia, Enrique Sánchez de León, mostró su preferencia sobre “los sistemas de seguridad social” en lugar de los “sistemas nacionales de salud”. No obstante, argumentó que ya no existen “sistemas puros” en Europa. “Es el Estado quien financia y la Seguridad Social complementa, antes era al contrario”. añadió.

El mantenimiento del sistema pasa también por la colaboración público-privada. “Tenemos que resolver los consorcios público-privados. Tenemos grandes asimetrías. La Constitución nos insta a proteger la salud con el modelo que sea”, explicó Soria. “El sector privado es parte de la solución”, había declarado antes García vargas, que destacó su capacidad de crecimiento en los momentos de crisis. “¿Somos tan ricos que nos podemos permitir dos seguros sin conexión entre ellos”, se preguntó. Montserrat también defendió el valor de la sanidad privada que ha permitido compensar la reducción del gasto público. No se olvidó de la industria para el lanzamiento de nuevos medicamentos o para la puesta en marcha de “un plan renove en tecnología sanitaria”.