Inicio ASP La inmunoterapia se abre hueco en el tratamiento del cáncer de mama...

La inmunoterapia se abre hueco en el tratamiento del cáncer de mama triple negativo

..Juan Pablo Ramírez.
La inmunoterapia comienza a ofrecer resultados positivos en cáncer de mama triple negativo. Hasta la fecha estas pacientes no contaban con terapias adecuada para su enfermedad. “Es el grupo que cumula más aberraciones genéticas”, destacó la Dra. Ana Lluch, miembro del Comité Científico de GEICAM y jefa del Servicio de Hematología y Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, durante la Reunión de Conclusiones Geicam sobre la 41 edición del Simposio de Cáncer de Mama de San Antonio (SABCS), por sus siglas en inglés.

Este mayor número de mutaciones del cáncer de mama triple negativo le asemejan “en parte al melanoma o al cáncer de pulmón”. Por este motivo los investigadores se decidieron a poner en marcha estudios para probar la inmunoterapia en este subgrupo de pacientes que suponen entre el 12% y el 15% de los tumores de mama, el más común en la mujer. Los resultados del IMpassión130 ponen de manifiesto que la combinación de atezolizumab y quimioteria cosechaba mejoras en la supervivencia con respecto a quimioterapia sola. En concreto, este estudio en fase III demuestra que la supervivencia libre de progresión fue de 7,5 frente a 5 meses, con una reducción del 38% del riesgo de progresión. También se observaron beneficios en la supervivencia global, 25 frente a 15,5 meses.

Los datos que aporta el simposio de San Antonio constatan que “que aquellas pacientes con tumores que sobreexpresan más de un 1% el biomarcador PD-L1, que suelen ser el 40-50% de todas las mujeres con tumores triple negativo, son las que obtienen un mayor beneficio”, añadió la Dra. Lluch.

“Sabíamos por datos presentados en octubre en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica, que la inmunoterapia aporta más supervivencia en pacientes con enfermedad triple negativa”, señaló la Dra. Lluch. Los datos que aporta el simposio de San Antonio constatan que “que aquellas pacientes con tumores que sobreexpresan más de un 1% el biomarcador PD-L1, que suelen ser el 40-50% de todas las mujeres con tumores triple negativo, son las que obtienen un mayor beneficio”, añadió la especialista.

La Dra. Lluch insistió en que es preciso ahora “estudiar aún más en profundidad cuáles son las candidatas idóneas”, una vez que ya se está produciendo un cambio en “la práctica clínica en este grupo de pacientes”. Dentro de este subgrupo las pacientes que más se beneficiarían serían aquellas con que presentan enfermedad en ganglios linfáticos, las que tienen menos masa tumoral y las que han recibido pocos tratamientos previos.

La jefa del Servicio de Hematología y Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia destacó la existencia de diferentes ensayos en marcha. El más avanzado es el Keynote III con pembrolizumab, cuyos resultados podrían estar disponibles a finales de este año. “Podemos paliar y controlar síntomas pero no podemos curar”, añadió.

La jefa del Servicio de Hematología y Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia destacó la existencia de diferentes ensayos en marcha

La reunión de GEICAM sirvió para presentar también los resultados del estudio GEICAM/2003-11 que pone de manifiesto un impacto favorable del uso de la quimioterapia oral capecitabina en pacientes con tumores triples negativos no basales. No onstante, el ensayo con 876 pacientes no ha podido demostrar mejoras en la supervivencia libre de progresión y la supervivencia global. “Nos abre una vía muy importante, existen muchos esfuerzos para subclasificar el tumor triple negativo”, destacó la Dra. Eva Carrasco, directora general y científica de GEICAM.