Inicio ASP Medicina de precisión, inmunoterapia y resistencias, retos de Geicam

Medicina de precisión, inmunoterapia y resistencias, retos de Geicam

..Redacción
Tres pilares marcan la estrategia de Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam): la reversión de las resistencias a los tratamientos, la medicina de precisión y la inmunoterapia. La directora general y científica de Geicam, la Dra. Eva Carrasco, explicó que la estrategia va orientada a dar respuesta un problema común en todos los tratamientos. En fases avanzadas el tumor acaba a la larga por dejar de ser sensible a su efecto. “Hay un porcentaje alto de pacientes que no responden al tratamiento pero desconocemos con exactitud las causas. En última instancia, buscamos poder saber más a la hora de utilizar combinaciones que sean eficaces sin dejar de utilizar fármacos como T-DM1. Porque a su eficacia hay que sumar la seguridad que supone poder dar una molécula dirigida que contiene una quimioterapia que no se libera hasta que no entra en contacto con la célula tumoral. Por ello, es importante averiguar qué motiva la resistencia y generar estudios que permitan identificar otras combinaciones capaces de revertir la pérdida de sensibilidad”, señaló la especialista

En cuanto al segundo pilar, diversos estudios de Geicam se van a enfocar este año en probar nuevas estrategias con terapias dirigidas. Es el caso del estudio fase III Alphabet, en pacientes con tumores HER2 positivo que ya han pasado por un par de líneas previas de tratamiento (Pertuzumab en primera línea, T-DM1 después) y llegan al menos a una tercera línea. El estudio se centra en una subpoblación concreta de pacientes: aquellas que tienen una mutación de PI3K (entre el 15% y el 20% de todos los tumores de mama son HER2 positivo; de estos, aproximadamente un 30% presenta mutación en PI3K). Esta mutación confiere una resistencia adicional a tratamientos en general y a los anti-HER2 en particular. El objetivo de este estudio es añadir a la terapia anti-HER2 un inhibidor específico de la subunidad alfa de PI3K denominado Alpelisib. “Ya sabemos, por otro estudio, que el fármaco aporta beneficio en pacientes con enfermedad luminal; ahora queremos comprobar si añadir este inhibidor de PI3K a la terapia estándar es mejor que quimioterapia más Trastuzumab. Es decir, si podemos obtener una mayor eficacia utilizando dos terapias diana que con una terapia diana más una quimioterapia”, destacó la Dra. Carrasco.

Diversos estudios de Geicam se van a enfocar este año en probar nuevas estrategias con terapias dirigidas. Es el caso del estudio fase III Alphabet, en pacientes con tumores HER2 positivo que ya han pasado por un par de líneas previas de tratamiento

También en el ámbito de la medicina personalizada y de precisión, Geicam tiene previsto iniciar en breve un estudio en neoadyuvancia (tratamiento antes de la cirugía) en pacientes con tumores de mama de alto riesgo con receptores hormonales positivos. Este subgrupo participará en un fase II aleatorizado para recibir quimioterapia estándar versus una terapia hormonal más Abemaciclib (inhibidor de CDK4/6). “La idea es que si demostramos que tiene el mismo beneficio en términos de eficacia administrar la quimioterapia estándar que sustituirla por terapia hormonal más una terapia de diana, a lo mejor a la larga estas pacientes podrían ahorrarse recibir quimioterapia, con lo que eso supone en su calidad de vida. El trabajo debe ser visto como un generador de hipótesis para hacer un estudio más grande; un primer paso en esa dirección”, indicó la especialista Carrasco.

Con tratamientos que estimulan el sistema inmune para que sepa reconocer y atacar a las células tumorales, ya está en marcha el estudio PANGEA-breast, un ensayo clínico fase II que evalúa la eficacia y seguridad de la combinación de la quimioterapia Gemcitabina y la inmunoterapia anti-PD1 pembrolizumab en pacientes con cáncer de mama avanzado HER2 negativo. En 2019 el Grupo también liderará un nuevo estudio con la inmunoterapia anti-PD-L1 Atezolizumab, en combinación con gemcitabina y carboplatino, diseñado para determinar el potencial de aplicar una terapia de inducción con inmunoterapia o quimioterapia, que estimule la formación de neoantígenos que podrá potencialmente producir una mayor eficacia cuando luego se utilicen en combinación, buscando así un efecto antitumoral mayor. “Con inmunoterapia”, añade la doctora Carrasco, “vamos a trabajar también con otros grupos internacionales como GEICAM, en enfermedad triple negativa en fases iniciales; será el IMpassion030 con atezolizumab en adyuvancia y, luego, en colaboración con el grupo alemán (German Breast Group / GBG), los estudios GEPARDOUZE con la misma inmunoterapia pero en neoadyuvancia comparando quimioterapia sola frente a quimioterapia más atezolizumab, y el GEPARTREIZE con diseño muy parecido, pero utilizando la inmunoterapia Durvalumab”. A estos habría que añadir, por último, el estudio de investigación APTneo con el grupo italiano de la Fondazione Michelangelo para evaluar el uso de inmunoterapia en una población con cáncer de mama HER2 positivo tratada con la terapia estándar (trastuzumab + pertuzumab + quimioterapia) antes de la cirugía, añadiendo en un grupo el uso de atezolizumab.