Inicio ASP Margarita Alfonsel: “El parque tecnológico global es el más antiguo de las...

Margarita Alfonsel: “El parque tecnológico global es el más antiguo de las últimas décadas”

los_productos_sanitarios

..J.P.R.
La renovación del parque tecnológico es una de las prioridades de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin). Su directora general, Margarita Alfonsel, nos explica en una entrevista a iSanidad que el coste ascendería a 1.400 millones de euros. “el 70% de los TACs, el 69% de los ecógrafos, y el 81% de los equipos de soporte vital superan los 5 años de antigüedad”, explica.

¿Cuáles son las líneas estratégicas que debe tener un plan de renovación del equipamiento tecnológico?
El objetivo del plan es poder facilitar a los responsables de las Administraciones la renovación gradual y coordinada del parque tecnológico y la introducción de nuevas tecnologías innovadoras, con el fin de garantizar a la población una atención sanitaria de calidad. Hay que tener en cuenta que un equipo obsoleto o utilizado fuera de su plazo de vida útil aporta mucha menos información y en algunos casos, con un nivel de radiación más elevado, de la que puede proporcionar uno de última generación, algo que puede verse claramente en el terreno del diagnóstico por imagen, lo que puede repercutir directamente en la seguridad del paciente y en el profesional.

Del mismo modo, vemos imprescindible revisar el proceso de mantenimiento de los equipamientos, para que sea el más adecuado y que se ajuste a los protocolos del fabricante. La estrategia que planteamos desde Fenin también prevé el establecimiento de criterios de valor en los procesos de adquisición y renovación. Estos deben tener en cuenta el ciclo de la vida, la calidad y el servicio, así como la evaluación del impacto de las nuevas tecnologías en la eficiencia de los procesos asistenciales y la realización de un registro de los recursos tecnológicos disponibles. 

Vemos imprescindible revisar el proceso de mantenimiento de los equipamientos, para que sea el más adecuado y que se ajuste a los protocolos del fabricante

También pone sobre la mesa la importancia de designar y reforzar las funciones del responsable de vigilancia de los centros sanitarios y la promoción de la colaboración con la industria, así como la formación continua de los profesionales e implicarles en el proceso de toma de decisiones. En el año 2017 presentamos a los Ministerios de Hacienda y Sanidad lo que denominamos el ‘plan renove’, y de igual modo trasladamos al Ejecutivo actual la necesidad de ponerlo en marcha, puesto que consideramos que debe ser un proyecto coordinado por la Administración central.El control de la antigüedad de los equipos tecnológicos debería ser más exhaustivo en el sistema sanitario español y en cada Comunidad Autónoma, para evitar encontrar por ejemplo equipamiento con 10 a 15 años de antigüedad en algunos hospitales. Se trata, por tanto, de una cuestión “muy variable” que depende de cada comunidad, existiendo hospitales que están en una buena situación, en otros es mejorable y otros muchos presentan un alto nivel de obsolescencia.

Por otro lado, es necesario y urgente que se complete la trasposición de la Directiva 2013/59/EURATOM, que implica la gestión integral de la dosis de radiación aplicada a los pacientes sometidos a pruebas de imagen diagnóstica. Su principal objetivo es proteger la salud humana y el medio ambiente contra los peligros de las radiaciones ionizantes, derivadas de prácticas con radiaciones o sustancias radioactivas. Durante este año, ampliaremos el informe, hoy orientado a las 11 tecnologías más sofisticadas, con un nuevo equipamiento, el de las endoscopias, para poder poner encima de la mesa los datos más actuales de las tecnologías más usadas en el sistema sanitario.

 ¿Qué nivel de obsolescencia existe en el Sistema Nacional de Salud?
Para conocer la realidad sobre la obsolescencia de los equipos tecnológicos del conjunto de hospitales públicos y privados de España, en 2017 elaboramos el segundo estudio “El Perfil Tecnológico Hospitalario y Propuestas para la Renovación de Tecnologías Sanitarias”, que analizaba 11 familias tecnológicas como antes señalaba. Los datos pusieron de manifiesto que el parque global es el más antiguo de las últimas décadas. En estos momentos estamos realizando una actualización de estos datos con las endoscopias, como ya decía, así como un análisis del impacto de la obsolescencia en el equipamiento de electromedicina.

Un informe reveló que el 70% de los TACs, el 69% de los ecógrafos, y el 81% de los equipos de soporte vital superan los 5 años de antigüedad

¿Qué áreas terapéuticas requieren mayor inversión?
Dicho informe reveló que el 70% de los TACs, el 69% de los ecógrafos, y el 81% de los equipos de soporte vital superan los 5 años de antigüedad. Estas cifras no cumplen con las reglas de oro marcadas por el Comité de Coordinación Europea de la industria Radiológica, Electromédica y Sanitaria, que señalan, entre otras cuestiones, que el 60% de los equipos debería tener menos de 5 años. Hay que tener presente que la tecnología avanza muy deprisa y que la incorporación de innovación en hospitales se traduce en mejores resultados en salud, pero también en eficiencia y ahorro para el sistema. Algún ejemplo de ello son los avances producidos en sistemas de diagnóstico y en cirugías mínimamente invasivas que aumentan la seguridad y reducen los efectos adversos y tiempos de hospitalización, la inteligencia artificial y el big data, la medicina personalizada, la nanotecnología, los robots quirúrgicos, los equipos de imagen más precisos, impresoras 3D para la creación a medida de órganos y tejidos o las camas inteligentes con sensores biométricos del paciente, así como la telemedicina, la telerehabilitación, la televigilancia y la telemonitorización.

¿Cuál sería el coste global y cuánto tiempo se requiere para llevarlo a cabo?
El análisis realizado sobre la necesidad de renovar el parque tecnológico nos indica que deberían invertirse aproximadamente 1.400 millones de euros en renovación de equipos a lo largo de los próximos cuatro años para garantizar la calidad de la asistencia. Ahora estamos en una actualización de este informe que concluirá finalizando este trimestre.

El análisis realizado sobre la necesidad de renovar el parque tecnológico nos indica que deberían invertirse aproximadamente 1.400 millones de euros

 ¿Cómo puede afectar el rechazo de los Presupuestos Generales del Estado?
Al margen de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, creemos que cualquier gobierno debe priorizar la financiación adecuada de la Sanidad, y esto pasa por que la población disponga de unos equipos tecnológicos que garanticen la calidad de la asistencia sanitaria. Una de las líneas estratégicas de Fenin siempre ha sido mantener una interlocución con los gobiernos de cada legislatura para trasladarles la importancia de contar con un parque tecnológico sanitario actualizado. Confiamos en que se produzca una estabilización de la situación política que permita la implementación del ‘plan renove’, que ayudará a las comunidades a financiar la compra de nuevos equipos y su mantenimiento, revitalizará el sector y, lo que es más importante, dotará a la población de las mejores prestaciones, en beneficio de su salud.

Las competencias están transferidas a las Comunidades Autónomas, ¿por qué debe liderarlo el Ministerio de Sanidad? ¿Es proclive el Ministerio a liderar el plan?
Si bien es cierto que el grueso de las competencias sobre financiación sanitaria está en manos de las Comunidades Autónomas, creemos que un proyecto de estas características debe ser coordinado a nivel estatal, aunque siempre contando con la integración de las administraciones autonómicas, representadas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, quien debería coordinar el plan. La participación de las Comunidades Autónomas será fundamental por ejemplo a la hora de configurar un mapa tecnológico que señale las necesidades de renovación tecnológica, como objetivo necesario para lograr un sistema de calidad, seguridad y eficacia, centrado en el paciente. Esta herramienta debería estar coordinada por el Ministerio de Sanidad, pero a través del Consejo Interterritorial.

La deuda de las CC.AA. con las empresas tecnológicas sanitarias ha crecido un 12,7%, aunque el periodo de cobro se ha mantenido en torno a los 85 días, ¿habría que buscar otras fórmulas diferentes al FLA para financiar estas compras?
Nuestro Observatorio de Deuda permanece atento a la morosidad de la Administración con el sector de la Tecnología Sanitaria desde que comenzó la crisis económica. El retraso en el pago de las facturas ha mermado la capacidad de crecimiento de las compañías, con un impacto negativo sobre la inversión en investigación e incorporación de nuevos productos al mercado español. Aunque a partir del año 2015 la situación de morosidad ha mejorado, según los últimos datos del Observatorio, las Comunidades Autónomas tienen contraída una deuda con las compañías de tecnología sanitaria que a cierre de 2018 se situaba en 923 millones de euros. Esto supone un incremento del 12,7% respecto al ejercicio anterior, si bien el periodo de cobro se ha mantenido.

Esto indica que, aunque el mecanismo del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), y ahora otros sistemas como el Fondo de Facilidad Financiera (FFF), juegan un papel destacado a la hora de hacer frente al pago de las facturas, hay margen de mejora

Esto indica que, aunque el mecanismo del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), y ahora otros sistemas como el Fondo de Facilidad Financiera (FFF), juegan un papel destacado a la hora de hacer frente al pago de las facturas, sumado al esfuerzo realizado por las administraciones autonómicas para disminuir los tiempos de pago, hay margen de mejora. Más allá de la necesidad de normalizar los pagos a las compañías de Tecnología Sanitaria, consideramos que la entrada en vigor de la Ley de Contratos del Sector Público puede suponer una mejora en la provisión de equipamientos tecnológicos. En este sentido, continuaremos manteniendo una intensa interlocución con los responsables de gestión y aprovisionamiento de las Comunidades Autónomas y de los centros sanitarios para defender la adquisición de Tecnología Sanitaria basada en el valor y los beneficios que aporta, evitando utilizar el precio como criterio único o mayoritario en dicha compra, de modo que aumente el de la calidad.