Inicio ASP Dra. Mercedes Hurtado: Aún arrastramos las consecuencias de cuando las mujeres no...

Dra. Mercedes Hurtado: Aún arrastramos las consecuencias de cuando las mujeres no estaban incorporadas al mercado laboral

reunión-ICOMV-consellera

..Elena Santa María.
La Dra. Mercedes Hurtado es la presidenta del Colegio de Médicos de Valencia. En España solo siete mujeres, entre ellas Mercedes, preside un colegio médico, frente a los 45 hombres que lo hacen. Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, ha hecho balance en iSanidad de su trayectoria como presidenta, haciendo hincapié en las dificultades a las que se enfrentan las mujeres para alcanzar un puesto como el suyo.

El pasado octubre se puso en marcha la Oficina de la Mujer Médica (OMUME). ¿Cómo está funcionando en estos primeros meses?
La creación de la Oficina de la Mujer Médica fue uno de los compromisos de esta Junta durante las pasadas elecciones ya que este servicio lo consideramos necesario ante la necesidad de conocer la realidad laboral de la mujer médica. Para ello, hemos puesto en marcha el Observatorio de la Mujer Médica, que recopila el mayor número de experiencias y situaciones reales en el entorno laboral de las profesionales mediante encuestas, sondeos… Una vez conocidos los resultados, impulsaremos las medidas más efectivas para tratar de garantizar un entorno de equidad en el ejercicio de la profesión médica. Esta es una, pero no la única, de las acciones que impulsaremos desde la OMUME, ya que tenemos previstas varias labores relativas, por ejemplo, a cursos formativos.

Desde la OMUME impulsaremos las medidas más efectivas para tratar de garantizar un entorno de equidad en el ejercicio de la profesión médica

Actualmente hay más mujeres que hombres en la profesión médica. ¿Están en igualdad de condiciones?
Actualmente, el Colegio de Médicos de Valencia cuenta con 7.717 colegiadas y 7.361 colegiados. Esto supone una feminización de más del 50% de la colegiación, predominando las médicas en las franjas de edad más jóvenes. Estos datos, además, son extrapolables tanto a nivel autonómico como estatal. Sin embargo, los puestos directivos están ocupados por médicos hombres en casi el 65%, siendo esta diferencia aún más acusada en las jefaturas de servicio y de sección: 81’1% y 72% respectivamente (datos del Primer Plan de Igualdad de la Conselleria de Sanitat). Esto evidencia que, a pesar de la feminización de la profesión, a las mujeres nos cuesta acceder a los altos cargos.

¿Qué factores condicionan la discriminación por género?
Para el sector femenino, continúa existiendo un “techo de cristal” y una “brecha salarial”, y son dos desigualdades que hay que corregir y eliminar. Las mujeres nos hemos incorporado al mercado laboral hace relativamente poco, y todavía hoy arrastramos consecuencias de una época en la que muchas mujeres no estaban incorporadas al mercado laboral. Por ello, uno de los puntos es la dificultad a la hora de conciliar la actividad asistencial y profesional con el desarrollo personal y familiar.

Es una cuestión que requiere incidir en la educación, mostrando que las mujeres somos igual de válidas tanto en los puestos básicos como en los altos cargos sanitarios

El Decálogo de la OMC propone promover un cambio cultural en aras de la igualdad. ¿Qué medidas concretas se pueden tomar para que ese cambio sea efectivo?
Lo primero, es ser conscientes de la situación y reconocer que continúan habiendo diferencias. En mi opinión, es una cuestión que requiere incidir en la educación, mostrando que las mujeres somos igual de válidas tanto en los puestos básicos como en los altos cargos sanitarios. Así que los principales esfuerzos deben de ir en la educación de la población, en especial de las nuevas generaciones.

De los 52 colegios de médicos de España, solo 7 están presididos por mujeres. ¿Qué dificultades se ha encontrado para presidir el Colegio de Valencia?
Con la victoria en las elecciones del año pasado, me he convertido en la primera mujer que lidera la entidad colegial durante dos legislaturas. Por suerte, cuento con un equipo que siempre me ha apoyado y animado en mis cometidos. Sin embargo, como doctora, sí que puedo decir que es palpable la falta de equidad en el acceso a puestos de responsabilidad profesional.

Cuento con un equipo que siempre me ha apoyado y animado en mis cometidos. Sin embargo, como doctora, sí que puedo decir que es palpable la falta de equidad

En los últimos años se han tomado medidas como los cupos. ¿Cómo valora este tipo de medidas?
A mi entender, solo cuando alcancemos el 50/50 en puestos directivos, conseguiremos una sociedad más justa, más integradora e igualitaria. Debe ser lo normal ver a mujeres en altos cargos igual que vemos normal que voten en elecciones y hace apenas dos siglos era impensable. Tiene que fomentarse la participación y la inclusión femenina, sobre todo en sectores en los que la mujer se ve, todavía a día de hoy, invisibilizada. A lo que debemos aspirar como sociedad es que la normalidad social sea la igualdad de oportunidades y derechos, y que los criterios a valorar sean los méritos, capacidades, actitudes y aptitudes sin atender al género.

Aún queda mucho por hacer, pero, ¿vamos por la buena dirección?
Es evidente que en los últimos años hemos dado muchos pasos hacia delante. Sin embargo, aún queda mucho por hacer, muchos puntos sobre los que reflexionar y muchas medidas que tomar. Para empezar, la igualdad de género no debería concebirse como una “lucha de sexos”, sino como una suma de talentos. La feminización del colectivo hay que concebirla como un progreso, no como una amenaza. Juntos debemos luchar por una sociedad justa e igualitaria en todos los ámbitos.

Noticias complementarias: