Inicio ASP Eligiendo una plaza MIR. Carta abierta a un futuro residente. Dr. Juan...

Eligiendo una plaza MIR. Carta abierta a un futuro residente. Dr. Juan Antonio Vargas

llegada-nuevos-mir

..Dr. Juan Antonio Vargas. Decano de Medicina de la UAM. Jefe de Sección de Medicina Interna y Jefe de Estudios del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda.
Hace más de 30 años que realicé el examen MIR y, cuando llegó la hora de elegir la especialidad, creo que tuve las mismas sensaciones que ahora tendréis muchos de vosotros. Por un lado, alegría tras haber conseguido superar el examen; y, por otra, incertidumbre ante la elección de la plaza. Es un momento complicado ya que, tras un gran esfuerzo por superar el examen MIR, no quieres equivocarte y pretendes escoger la mejor opción o, al menos, una de las mejores. Es por ello que todo el tiempo que emplees en buscar la plaza que mejor se adapte a ti será un tiempo muy bien invertido.

En primer lugar, te recomiendo que conozcas tus opciones a fondo y te preguntes si realmente te sentirás feliz personal y profesionalmente. El motivo principal de elección de una especialidad suele ser su campo de actuación y su capacidad de desarrollo ante nuevos desafíos y retos, aunque también deberás tener claro desde el principio si prefieres una especialidad de contacto directo con el paciente u otra más alejada del mismo.

A continuación, toca elegir el hospital donde realizar la especialidad y, ante ello, surge la pregunta: ¿hospital grande o pequeño? Los hospitales grandes dan una mayor oportunidad de ver patología muy diversa, pero en los centros pequeños el residente puede tener una mayor responsabilidad. Como vemos, ambas opciones tienen sus ventajas.

Te aconsejo que hables con diferentes personas de confianza de la especialidad elegida ya que tu decisión no debe depender de opiniones aisladas

Asimismo, te aconsejo que hables con diferentes personas de confianza de la especialidad elegida, profesionales que te puedan dedicar tiempo para resolver tus dudas e inquietudes. Por supuesto, tus interlocutores deben incluir residentes y adjuntos del servicio en un número amplio, ya que tu decisión no debe depender de opiniones aisladas.

Entre tus dudas a estos profesionales, será importante que preguntes si el servicio elegido tiene unidades de referencia, consultas monográficas, participación en ensayos clínicos y laboratorio de investigación, porque todo ello avalará la calidad del servicio elegido. Otro de los aspectos a conocer es el volumen asistencial del hospital, tanto por exceso como por defecto, ya que la experiencia y el nivel de responsabilidad que adquieras a lo largo de la residencia marcarán tu futuro profesional. Igualmente, es recomendable considerar la capacidad docente del servicio, las sesiones clínicas que se realizan, las posibilidades de investigación y de realizar la tesis doctoral, así como las facilidades para realizar rotaciones externas.

Hay algo más importante todavía que debes intentar conocer y es el ambiente que se vive en el servicio

Otra de las cuestiones clave, y te diría que quizá más importante todavía, es el ambiente que se vive en el servicio: la cercanía entre residentes y adjuntos, las ganas de crecer como servicio y el espíritu de equipo. En ello, sin duda, entra la distribución del trabajo y el tipo de guardias realizadas. Por todo ello, te aconsejo que acudas a la Jornada de Puerta Abiertas de diferentes hospitales donde podrás conocer de primera mano aspectos concretos de la especialidad, del hospital en su conjunto y a los propios médicos especialistas.

No olvides que la parte más importante durante la residencia será tu actitud y tu compromiso con el hospital elegido, con los profesionales de tu servicio y, principalmente, con los pacientes a los que vas a tener la oportunidad de tratar y cuidar. Esa actitud personal ante tu formación será fundamental para conseguir lo mejor del entorno en que realices la residencia.

Te aconsejo que tengas la certeza que acertarás en tu elección; y si te equivocas, no te preocupes: en la vida es mejor dar un paso atrás para que los siguientes sean más firmes y enriquecedores

Finalmente, después de todo este proceso de elección, tendrás diferentes opciones que podrán satisfacerte. Te aconsejo que las pongas en orden de preferencia, y que tengas la certeza que acertarás en tu elección pase lo que pase. Y si te equivocas o tienes dudas, no te preocupes: conozco a muchos compañeros que, aún con dudas, encontraron la especialidad deseada, y otros que tuvieron que replantearse la situación. En la vida es mejor dar un paso atrás para que los siguientes sean más firmes y enriquecedores. Mucho ánimo, estás en el momento que llevas años esperando.