Inicio ASP El sistema abierto de receta electrónica privada permitirá herramientas de prescripción propias

El sistema abierto de receta electrónica privada permitirá herramientas de prescripción propias

receta-electrónica-privada

..Cristina Cebrián.
El carácter abierto del proyecto de receta electrónica privada permitirá cierta libertad a los agentes participantes. Aunque se marcan unos criterios de seguridad iguales para todos, cada miembro puede establecer su propio sistema de prescripción. Así lo explicó Adolfo Fernández-Valmayor, secretario general de la Fundación IDIS, durante un coloquio organizado por iSanidad.

El sistema de receta electrónica privada se ha desarrollado bajo el consenso de todos los consejos generales involucrados. Tanto la sanidad privada, representada por IDIS y ASPE, como las aseguradoras y las tres mutualidades Muface, Mugeju e Isfas. “Hemos definido un sistema muy abierto de tal manera que marcamos muy claramente las reglas y los criterios de seguridad que se deben seguir. Pero luego permitimos que todos los actores puedan encontrar la forma de trabajar sin encontrar muchas restricciones”, señala Fernández-Valmayor.

Fernández-Valmayor (IDIS): “Permitimos que todos los actores puedan encontrar la forma de trabajar sin encontrar muchas restricciones en la receta electrónica privada”

receta-electrónica-privadaDe este modo, no obligan a sumarse a un único sistema de prescripción. Sino que “existen tantos sistemas de prescripción como puedan ser necesario”, aclara el secretario general de IDIS. Por ejemplo, Muface tendrá su propio método y los grupos hospitalarios también podrán desarrollar sus propios sistemas. De hecho, Fernández-Valmayor recuerda que “pueden existir aplicaciones con las que están trabajando los médicos a domicilio que necesitan prescribir”. Sin embargo, todos los sistemas incluidos en la receta electrónica privada deberán cumplir una serie de condiciones para estar homologados dentro del sistema.

Pasos para la homologación de la receta electrónica privada
La primera condición, comenta Fernández-Valmayor, es que “tienen que estar certificados como sistema de prescripción válido por el consejo general. La OMC es la única que tiene la potestad, según real decreto, de homologar los sistemas de prescripción”.

En segundo lugar, una vez iniciada la prescripción, el sistema prescriptor debe hacer una consulta real al colegio médico. El objetivo de esto es “validar que el médico que está prescribiendo está colegiado y habilitado”, explica el experto. Además, existen ayudas de apoyo como una base de datos de medicamentos activa. Esta se actualizará en tiempo real y podrá realimentarse con información de los colegios de farmacia. Con la idea de advertir sobre posibles problemas de desabastecimiento de medicamentos.

José-María-Rodríguez-OMCJosé María Rodríguez (OMC): “Cuando nos llega desde el juzgado una inhabilitación, lo anulamos automáticamente en el registro de profesionales”

Por último, la prescripción se depositará en un repositorio único pero distribuido. Dentro de este, puede haber varios nodos incluidos por diferentes entidades y registrados en el consejo médico. Además, cuando el paciente se va de la consulta, “lleva su plan de medicación. Bien en una hoja en papel, en el móvil o en la aplicación del grupo hospitalario”, añade Fernández-Valmayor.

En cuanto al médico prescriptor, no es necesario darlo de alta en el sistema ya que la propia receta incluye los datos del colegiado. Así, contiene su número de colegiado, teléfono, email y código de verificación electrónica. José María Rodríguez, secretario general de la Organización Médica Colegial (OMC), explica que “lo que estamos diciendo es que el médico está colegiado y en activo”.

Este aspecto es importante para controlar que no haya fraudes. Rodríguez apunta que “cuando nos llega desde el juzgado una inhabilitación, lo anulamos automáticamente en el registro de profesionales. De modo que ese médico no puede emitir recetas. Y si a la farmacia llega una receta de ese médico, el farmacéutico sabrá que esa receta es nula”. Así, “beneficia a todos porque el objetivo es que sea interoperable entre paciente, prescriptor y dispensador”, concluye Rodríguez.

Raquel-Martínez-CGCOFRaquel Martínez (CGCOF): “Estamos hablando siempre de una red privada virtual que llamamos VPN y todo circula por esta red”

Mantener la seguridad del sistema
La secretaria general del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), Raquel Martínez, insiste en la seguridad del sistema. “Estamos hablando siempre de una red privada virtual que llamamos VPN y todo circula por esta red”, apunta Martínez.  

Por otro lado, el acceso a esta red VPN la realiza el profesional sanitario con un certificado de autenticidad. Tanto si es por parte del prescriptor como si es del dispensador.

De este modo, “los médicos, dentistas y podólogos, darán esa garantía con estos certificados. También cuando se dispensa se hace con un certificado que damos desde la organización colegial. Es la garantía de que esa persona que está dispensando es un farmacéutico. Ahora mismo tenemos la receta electrónica pública y la privada. Lo que hacemos es cerrar ese círculo y dar esa seguridad al paciente”, concluye la secretaria general del CGCOF.

Noticias complementarias