Inicio ASP Antonio Burgueño: “El consentimiento informado debe ir orientado al caso concreto de...

Antonio Burgueño: “El consentimiento informado debe ir orientado al caso concreto de cada paciente”

consentimiento-informado

..Elena Santa María.
..Cristina Cebrián y Fernando Ruiz (fotografías y vídeo).
Más allá de la formalidad de la firma, el consentimiento informado es un documento imprescindible en la relación entre médico y paciente. El director gerente de Operaciones de El Consentimiento, José Francisco Ruiz y el director del Proyecto Impulso, Antonio Burgueño; han charlado ante las cámaras de iSanidad sobre este importante proceso. “El consentimiento informado es un acto íntimo entre el paciente y su médico” ha definido José Francisco Ruiz. Una definición que según Antonio Burgueño, introduce un factor humano, porque no deja de ser “la consecuencia de un proceso de interrelación con el paciente”.

¿Quién redacta el consentimiento informado? En muchos casos son las sociedades científicas las que describen estos documentos. Aunque, según advierte Ruiz, “no todos los consentimientos de las sociedades han cuidado los detalles específicos”. El director de El Consentimiento insiste en que es importante que tenga todas las cláusulas bien descritas, puesto que también supone un documento de protección para el médico. En muchas ocasiones, es el propio centro médico el que provee el consentimiento a los médicos. Aunque, como señala Burgueño, antes de usarse el documento debería pasar un proceso de validación. Idealmente,  el médico está capacitado para redactar el consentimiento, pero normalmente no tiene tiempo de hacerlo. Así que tiende a coger un modelo ya hecho. José Francisco Ruiz cree que “las organizaciones deberían unificar y estandarizar el documento, así como el proceso asociado al mismo”.

Es importante que tenga todas las cláusulas bien descritas, puesto que también supone un documento de protección para el médico

En cualquier caso, aunque utilice un modelo, el médico tiene la responsabilidad de asegurar que el consentimiento es adecuado. Y, añade Burgueño, “la organización tiene que apoyar al médico y actualizar constantemente los consentimientos”.

Dando un paso más, ambos han debatido sobre la personalización de este documento. Un aspecto decisivo ya que “cada consentimiento debería estar orientado al caso concreto de cada paciente”. Además, al paciente le gusta ver que su consentimiento está personalizado. “Lo que demuestra la personalización es que está considerada la circunstancia de cada uno”, explica Antonio Burgueño. De hecho, una de las demandas más frecuentes, señala José Francisco, es cuando el consentimiento es demasiado genérico. En este punto, entra en conflicto el papel de las sociedades científicas. Ruiz y Burgueño coinciden en que tienen un valor como base, como punto de partida.

Lo que demuestra la personalización es que está considerada la circunstancia de cada uno

En cuanto a la información que hay que incluir, explica Ruiz que “es importante entender que el consentimiento lo que hace es reforzar nuestra capacidad autónoma de decidir”. Esa es la clave, coincide Burgueño; cuanto más sepa el paciente más confiará en su médico.

Noticias complementarias: